Plaza principal del pueblo de Norcia - Wikipedia

Devastados por el terremoto dos de los pueblos más bellos de Italia

Nursia y Amatrice se encuentran en la lista de los 244 pueblos que forman «I borghi più belli d'Italia» («Los pueblos más bellos de Italia»)

MadridActualizado:12
  1. Nursia

    Piazza San Benedetto
    Piazza San Benedetto - Wikipedia

    Como tantas veces en su historia, Italia ha visto este miércoles peligrar su increíble patrimonio por la devastación de un terremoto. Otro seísmo, esta vez de de magnitud 6,2 en la escala Richter, ha sacudido el centro de Italia, trufado de localidades levantadas sobre toneladas de patrimonio histórico. Una de esas ciudades «víctimas» es Norcia -Nursia en español-, que le debe su nombre a Nortia, diosa de «la buena suerte».

    Hoy, Nursia es un bellísimo pueblo de la región de Umbría, ubicado a un poco menos de 100 kilómetros de la capital de la región y también de su provincia que es Perugia. Tiene aproximadamente 5.000 habitantes. Se encuentra a 600 metros sobre el nivel de mar, cerca del corazón de los Apeninos que se extienden, entre otras regiones, sobre Umbría y la región de Las Marcas. Son territorios que han sufrido en diversas ocasiones, algunas recientes, terremotos de distinta intensidad

    Tiene un rico patrimonio artístico, como casi la totalidad de las ciudades y pequeñas poblaciones italianas. Su remoto pasado se remonta a la época prerromana.

    Su centro artístico-monumental se concentra en la plaza que alberga la impresionante Basílica de San Benito y los principales edificios del Renacimiento, que son el símbolo de la ciudad.

    La Basílica de San Benito, de finales del siglo XII, presenta una espléndida fachada gótica con un magnífico rosetón a cuyos lados están representados los cuatro evangelistas. Una piadosa tradición reza que estaría construida sobre los restos de la casa natal del Santo. Fue muy dañada por un grave terremoto en el año 1859.

    En la misma plaza se encuentra el Palacio Comunale, es decir, el Ayuntamiento, construido en el siglo XIII. Ambos fueron restaurados en varias ocasiones debido a los frecuentes terremotos ocurridos en la zona.

    Un poco alejado de la plaza se levanta la iglesia de Santa María Argentea, que se convirtió al rito cristiano en el siglo III d.C. Este lugar de culto fue construido sobre un templo dedicado a la diosa Fortuna. Es del siglo XVI en estilo renacentista, con grandes arcos de piedra y capillas aristócratas. Esta iglesia también fue dañada por un terremoto y reconstruida en estilo neoclásico en el siglo XVIII. El interior conserva numerosas obras de arte, entre las que destaca un crucifijo de madera de Giovanni Tedesco de 1494, una pintura de José Paladini de 1756, un magnífico altar de Francesco Duquesnoy de 1640 y un fresco del siglo XVI con la imagen de la Virgen con el niño y los Santos Benito y Escolástica.

    La iglesia de San Francisco, situada en la plaza Garibaldi, es uno de los ejemplos más importantes del arte gótico de la zona, con importantes frescos de los siglos XV y XVI. Esta iglesia resultó dañada en el referido terremoto en el año 1859.

    En medio de Umberto, a poca distancia de Via Anicia, se puede admirar una pequeña capilla «El Tempietto». Un pequeño monumento románico-gótico que data del año 1354. Es el edificio histórico mejor conservado y más original de Norcia.

  2. Amatrice

    Iglesia de San Agustín
    Iglesia de San Agustín - Huffingtonpost

    La localidad italiana de Amatrice, una de las más afectadas por el terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter, era hasta hoy un enclave rico en historia y cultura, rodeado por la naturaleza montañosa de los Apeninos.

    El pueblo de Amatrice fue elegido por la Asociación «I borghi più belli d'Italia» («Los pueblos más bellos de Italia»), fundada en 2001, que ha elaborado una lista en la que se incluyen 244 pueblos. Un reconocimiento muy importante y prestigioso ya que no se limita a una evaluación estética, sino que se basa además en otros criterios socio-culturales que son evaluados de forma muy estricta por un comité científico.

    Su patrimonio artístico conforma un conjunto estético homogéneo. Conserva unos importantes restos de su muralla original. También destaca un fresco en la iglesia de «Icona Passatora» en el que se representa a la Virgen en el trono que soporta la ciudad de Amatrice, en el que se puede reconocer la muralla original.

    A lo largo de sus calles se alinean casas y palacios que reflejan la arquitectura de los siglos XVI, XVII y XVIII que incluye monumentos renacentistas y barrocos. Cabe destacar asimismo la Torre cívica que data del siglo XIII y los altos campanarios de las iglesias de San Emidio y de San Agustín, ésta del siglo XV. La iglesia de San Francisco, por su parte, cuenta con un espectacular pórtico gótico de mármol y en su ábside interior se pueden admirar preciosos frescos del siglo XV.