Detalle de la nave hallada bajo la catedral de Vic
Detalle de la nave hallada bajo la catedral de Vic - ABC

La catedral de Vic alumbra una nave románica oculta durante siglos

Las obras de reforma del templo sacan a la luz una sala del siglo XI en buen estado de conservación

BARCELONAActualizado:

Se intuía que, enterrado bajo las múltiples reformas y las reconstrucciones de una basílica en la que conviven románico, gótico, barroco y neoclásico, se podía encontrar algún resto de la antigua Sala de los Canónigos edificada en el siglo XI, pero con lo que no contaban los técnicos y arqueólogos que trabajaban en la rehabilitación y restauración de la Catedral de Sant Pere de Vic (Barcelona) era con toparse con una nave románica de treinta metros cuadrados y en buen estado de conservación. Un tesoro arquitectónico que ha permanecido oculto durante siglos y cuyo hallazgo, anunciado ayer por el Obispado de Vic y celebrado como un descubrimiento de gran «valor histórico y patrimonial», permite recuperar uno de los pocos elementos medievales que conserva la catedral.

Se trata, en concreto, de una gran nave románica de 30 metros de largo por casi siete de ancho y cubierta por una bóveda de medio punto cuya construcción, según los técnicos, se remontaría a la primera mitad del siglo XI. Era la época del obispo Oliba, quien, según el obispado, «construyó al servicio de la población las infraestructuras que se necesitaban». En aquellos tiempos, justo después de que se terminase de construir la catedral románica, cerca de veinte canónigos convivían en la catedral, por lo que el primer uso de la nave fue el de sala capitular. Ahí se reunían para discutir aspectos de su vida en común, mientra que en el otro extremo, en el retectorio, compartían las comidas.

Con los años y, sobre todo, con la construcción en el siglo XIV de otra sala capitular y un claustro gótico en un nivel superior, la nave perdió su razón de ser original y fue utilizada como bodega, residencia e incluso cripta para enterrar a los canónigos en el siglo XVII. «Es un elemento importante para entender no solamente la arquitectura, sino también cómo vivían y cómo era la parte convivencial», destacó ayer el vicario general del obispado de Vic, David Compte.

La nave, que conserva también restos de paredes y divisiones interiores realizadas en el siglo XII, no es el único elemento que ha salido a la luz gracias al proyecto de recuperación y adecuación del patrimonio que lleva a cabo el Obispado de Vic. Así, el proceso también ha permitido recuperar una puerta exterior del siglo XI, compartimentos interiores del siglo XIV, y una fachada exterior románica de la nave principal que da a la calle de la Alberguería (hasta ahora, sin acceso), en perfecto estado de conservación.

Restos romanos

Además, las excavaciones han permitido localizar en el subsuelo del edificio restos de construcciones de época romana de la ciudad de Ausa, piezas pendientes aún de documentar y que los técnicos se encargarán de estudiar durante los próximos meses para determinar su naturaleza y origen.

Según el obispado, este nuevo hallazgo abre la puerta a la recuperación de otras construcciones románicas de la catedral, actualmente inaccesibles, como el claustro y el palacio episcopal. Por el momento, sin embargo, los siguientes pasos serán la restauración de la catedral gótica y de las pinturas murales que Josep Maria Sert realizó en el siglo XX y la apertura al público, previsiblemente el año que viene, de este tesoro del románico.