Premio Pritzker RCR Arquitectos: «Nos gustan los espacios que hacen sentir a la gente»

ABC visita el estudio en Olot de Carme Pigem, Rafael Aranda y Ramon Vilalta, ganadores del premio Pritzker

Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta, en su estudio de Olot
Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta, en su estudio de Olot - INÉS BAUCELLS
DAVID MORÁN - DMoranb Olot (Gerona) - Actualizado: Guardado en: Cultura

«Es un año excepcional», subraya Carme Pigem mientras Rafael Aranda y Ramon Vilalta entran y salen de la sala resolviendo dudas, atendendiendo proyectos y dejando llamadas por responder. Es un año excepcional, sí, pero ni siquiera algo tan insólito como un Pritzker, el segundo que cae en España de que Rafael Moneo fuese galardonado en 1996, consigue alterar las dinámicas de trabajo del estudio que los tres arquitectos instalaron en una antigua fundición del centro de Olot en 2008.

[Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta ganan el Pritzker]

En este caso, la excepcionalidad es doble, ya que el premio reconoce por primera vez y de manera conjunta a tres personas; tres arquitectos y amigos que compartieron estudios y decidieron sumar fuerzas para dar forma al RCR arquitectos hace más de tres décadas. «Para nosotros este es el éxito más grande: seguir juntos después de 30 años seguir juntos y seguir teniendo ganas de hacer cosas», subraya Vilalta. «El hecho de empezar a trabajar juntos nos ha hecho crecer y evolucionar juntos. Ahora nos entendemos tanto que si alguien nos oyese hablar no entendería nada. Son muchos años», añaden.

[RCR Arquitectos: de Gerona al cielo de la arquitectura]

En su despacho, rehabilitado por ellos mismos y convertido en el mejor ejemplo de lo que es su arquitectura, sólo una docena de escogidos sabían esta mañana que habían sido galardonados con el Pritzker. Por ahí han pasado «The Guardian» y «The New York Times» y horas antes del fallo empezaban a llegar mensajes del texto con preguntas seguidas por muchos interrogantes, pero la discreción es tal que el anuncio no ha salido de las cuatro paredes de su búnker gerundense.

[Fotogalería: Las obras más impresionantes de RCR Arquitectos]

De ahí que todo siga su curso y los proyectos para centros culturales parisinos o edificios de viviendas en Dubai que cuelgan de las paredes sigan exigiendo toda la atención del equipo. «El premio no nos hará crecer, pero nos dará más facilidades -reconoce Vilalta-. Si podemos centrarnos en hacer dos proyectos en vez de tener hacer cuatro será lo mejor de todo».

Bienestar

Un merecido descanso para tres arquitectos que llevan tres décadas trabajando sin parar y aplicando una manera de entender la arquitectura «vinculada al exterior y al interior, a lo existente y a lo nuevo, a lo viejo y a lo tecnológico». «Nos gustan mucho los espacios que hacen sentir a la gente. No se trata sólo hacer espacios, sino que conseguir que sean lugares que aporten bienestar e influyan en los sentimientos de las personas», explica Pigem.

Una idea que defiende también el jurado del premio, que ha querido valorar cómo «los premiados de este año han sido capaces desde su pequeña ciudad de entender los contexto locales y el paisaje y la cultura propia, y a su vez reflejar la intensidad y la poesía únicas de la universalidad del ser humano». «Su trabajo es importante para nuestro mundo porque nos habla de la posibilidad de no elegir entre lo local y lo global, ellos saben ligar lo específico con hacer vibrar la parte humana que compartimos todos», según la secretaria del jurado, Martha Thorne.

Toda la actualidad en portada

comentarios