Àngel Ros
Àngel Ros - I. Baucells

Àngel Ros, el alcalde que pasó de apoyar el 155 a denunciar su aplicación

Estratega y gran conversador, presentó un «recurso de reposición» contra la «orden» de Íñigo Méndez de Vigo

Actualizado:

Cuando, ayer, el camión que transportaría las piezas reclamadas por Sijena todavía estaba a las puertas del Museo Diocesano de Lérida, Àngel Ros presentaba un «recurso de reposición» contra la «orden» del ministro Íñigo Méndez de Vigo, a la sazón responsable de Cultura de la Generalitat de Cataluña, alegando su «falta de competencia» sobre el asunto del arte sacro. Así es Àngel Ros, el alcalde de Lérida que es capaz de apoyar y justificar -no sin pesar- la aplicación del artículo 155 de la Constitución y, a la vez, recurrir una decisión tomada de acuerdo a derecho en base a la aplicación del 155.

Àngel Ros Domingo (1952) es alcalde de Lérida desde 2004. Llegó a convertirse en el paer en cap después de veinticuatro años de mandatos de Antoni Siurana y solo uno después de llegar a la Paeria, que es el nombre que recibe el Ayuntamiento de Lérida desde Jaime I de Aragón. Ros se afilió al PSC en 1979 y desde hace tres años es su presidente -cargo honorífico-, que le permite cierta libertad dentro de la disciplina socialista, ya bastante flexible bajo control de Miquel Iceta, primer secretario del PSC.

«Derecho a decidir»

El Ros alcalde de la etapa previa a la efervescencia independentista sufrió las incongruencias que implosionaron en el seno del PSC. El concepto-trampa «derecho a decidir», que el nacionalismo puso encima de la mesa política, hizo mella en el socialismo catalán y, también, en Ros, que durante dos años (2012-2014) fue diputado autonómico. Decidió, entonces, centrarse en la ciudad de la Seu Vella y hacer municipalismo.

Estratega, gran conversador, negociador flexible y alcalde (con las dosis justas de populismo que todo gran alcalde practica), Ros se plantó la noche del domingo al lunes, la medianoche en punto, a las puertas del Museo Diocesano de Lérida. Los agentes de los Mossos d’Esquadra ya custodiaban el centro museístico, por lo que Ros no pudo acceder a él. Sabía que no podría resolver nada pero lo intentó. Ya por la mañana presentó el «recurso de reposición» ante el Ministerio de Eduación, Cultura y Deporte. Así es Ros, de justificar la aplicación del 155 a reprochar al Gobierno sus efectos.