Viñeta del capitán Juan Pablo de Carrión, protagonista del cómic «Espadas del fin del mundo»
Viñeta del capitán Juan Pablo de Carrión, protagonista del cómic «Espadas del fin del mundo» - verkami
Espadas del fin del mundo

Samuráis vs. conquistadores: el cómic que te permite morir en batalla por España

El guionista Ángel Miranda y el dibujante Juan Aguilera han abierto una campaña online con el objetivo de recaudar fondos para publicar un cómic sobre un increíble episodio del Imperio español. Una de las recompensas para los inversores es la opción de aparecer entre las tropas del capitán Carrión, el hombre que se enfrentó a los piratas japoneses en Filipinas

Actualizado:

A sus 69 años, el marino Juan Pablo de Carrión era uno de los últimos supervivientes de la generación más brillante de descubridores y conquistadores que ha tenido España. En los años finales de su carrera, le fue encomendada la misión de expulsar a un grupo de más de 600 piratas japoneses, entre los que se contaban unos cuantos samuráis desheredados, de la isla de Luzón, en Filipinas, con solamente un puñado de barcos y 40 hombres en lo que fue conocido como los combates de Cagayán. Y lo consiguió a costa de muchos litros de sangre. Siglos después, el guionista Ángel Miranda Vicente y el dibujante Juan Aguilera Galán han lanzado hace pocos días una campaña de crowdfunding con el propósito de recaudar el dinero necesario para llevar la gigantes hazaña de Carrión a las páginas de un cómic.

Carrión aparece por primera vez mencionado en un evento reseñable durante la fracasada expedición de Ruy López de Villalobos a las Filipinas en 1543. Durante el resto de su vida, el capitán palentino prácticamente no abandonaría las aguas del Pacífico, e incluso estuvo presente en el primer viaje del Galeón de Manila, que conectaba México con Filipinas. Solo con más cicatrices en la piel que aventuras en la memoria, el palentino fue designado para terminar con las violentas incursiones de los piratas wako («gentes del país de Wa», o sea de Japón) en las costas Filipinas. Con este propósito, el capitán Carrión consiguió reunir a 40 soldados españoles (casi la mitad eran indígenas mexicanos de Tlaxcala), armados con acero europeo y conocedores de algunas de las tácticas que usaban los Tercios Españoles para dominar los campos de batalla en Europa. Los españoles tuvieron que hacer frente a fuerzas muy superiores en número y debieron cruzar su acero con las katanas de auténticos samuráis japoneses sin señor, «ronin», en una serie de combates que tuvieron lugar en 1582 a lo largo del río Cagayán. Una épica historia con final feliz para los intereses hispánicos.

Solo tres días han bastado para que Ángel Miranda y Juan Aguilera se hayan dado cuenta de la enorme expectación que crea el relato de Carrión y su lucha contra los piratas japoneses entre el público. El pasado 1 de julio, los autores de «Espadas del fin del mundo» iniciaron una campaña de micromecenazgo a través de una popular plataforma online con el objetivo de recaudar 4.500€ para financiar la creación, producción y distribución del cómic: 64 páginas a todo color donde se narrarán a través de una atractiva trama los combates de Cagayán. Con el mínimo del dinero necesario conseguido en la primera semana –de una campaña planeada inicialmente para 40 días–, el guionista y periodista Ángel Miranda reconoce verse sorprendido por el éxito de la promoción: «Antes de lanzar la campaña había investigado mucho sobre como funciona el mecenazgo online. Sabía que hay un factor al azar que puede elevarte al éxito absoluto, pero es difícil dar con él. Nosotros hemos dado con la tecla con la expectación creada en las redes sociales y con la búsqueda de nuestro público», explica Miranda en declaraciones a ABC.

Salir «muriendo con honores en batalla»

Aficionado a la Historia y a los cómics, Ángel Miranda se vio fuertemente inspirado durante una travesía en «El Galeón Andalucía» –una reproducción de un galeón español del siglo XVII patrocinado y gestionado por la Fundación Nao Victoria– para lanzarse a la aventura de escribir un relato sobre Carrión. «Un día me encontré con la historia de este capitán trasteando entre las biografías de otros marinos español y me di cuenta del potencial narrativo que tienen los combates de Cagayán», señala. El siguiente paso del joven guionista fue buscar a un dibujante que se adaptara a una estética que aspira a retratar fielmente los galeones, las armaduras y las vestimentas del periodo. Juan Aguilera cumplía exactamente con las exigencias. «Tiene un toque europeo con gustos actuales y, sobre todo, me gusta que se preocupa por los detalles históricos», argumenta Miranda.

Los muchos obstáculos que presenta el sector del cómic en España, donde «es muy difícil que apuesten por alguien nuevo», forzaron a la pareja de autores de «Espadas del fin del mundo» a recurrir directamente al mecenazgo online. Además de las habituales recompensas para los inversores (un ejemplar impreso, portadas especiales, láminas de algunos de los personajes), «Espadas del fin del mundo» incluye la posibilidad, en función del dinero ingresado, de contar con un retrato del comprador hecho por el dibujante del cómic caracterizado como samurái o como soldado castellano, y, lo que ha causado furor en estos primeros días, el honor de aparecer como uno de los conquistadores entre las páginas del tebeo.

Los mecenas pueden pagar por formar parte de la tropa española que encabezó el capitán Carrión en los combates e incluso por hacerlo «muriendo con honores en batalla». «Evidentemente hay un número limitado de personas que pueden aparecer muriendo heroicamente, porque si no fuera así la historia se convertiría en una carnicería», bromea Miranda sobre una opción que se agotó al segundo día de poner en marcha la campaña, pese a que el pago para acceder a esta recompensa es de 250 euros.

El objetivo final es tener el cómic acabado para navidad, con sus 64 páginas a color, que podrían ampliarse a más debido al gran éxito en la recaudación. Una vez con el producto en sus manos, los autores de «Espadas del fin del mundo» estiman que será más fácil, con la repercusión mediática generada, convencer a alguna distribuidora para aumentar aún más la tirada y dirigirse a mercados extranjeros. Más difícil será ver una segunda parte, puesto que la trama está planeada como una historia cerrada, salvo por algunos flashback recordando episodios de la vida del veterano Carrión. No obstante, a Ángel Miranda le gustaría llevar la vida de otros héroes españoles, como Lope de Aguirre o Andrés de Urdaneta, o alguna batalla de los Tercios Españoles en Europa a las páginas de un cómic. «Tenemos personajes históricos que dejarían por los suelos a muchas películas de Hollywood. Basta con seguir la línea marcada por los propios escritos personales de estos militares y marinos para encontrar buenos guiones», señala Miranda pensando en el futuro.