Desde diarrea, hasta el sangrado. Muchos de los síntomas coinciden
Desde diarrea, hasta el sangrado. Muchos de los síntomas coinciden - Archivo ABC

La misteriosa peste que devastó la Antigua Grecia pudo ser el primer brote de ébola de la historia

Actualizado:

Han pasado unos 2.400 años desde que una extraña peste atacó Atenas, en la Antigua Grecia. Por entonces se desconocía su origen, lo que provocó que se dejase constancia de ella como un raro mal que llevó a cientos de personas a la tumba.

Sin embargo, a día de hoy la ciencia y el conocimiento de los virus han evolucionado de tal forma que el experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Michigan Powel Kazanji acaba de afirmar que esa plaga pudo ser en realidad el primer brote de ébola del que se tiene constancia.

Así lo ha afirmado la revista especializada «Live Science», donde este científico señala que los síntomas que padecieron aquellos que vivían en la Antigua Grecia en el 430 A.C. fueron similares a los de esta dolencia.

Concretamente, y según dicen los textos antiguos, aquellos que contraían esta enfermedad (llamada síndrome de Tucídides) padecían fiebre, dolores de cabeza, molestias estomacales, fatiga y, usualmente, vómitos constantes. Otros signos más extraños de la enfermedad incluían sangrado de boca, enrojecimiento de los ojos, convulsiones, erupciones cutáneas y gangrena.

Una vez pasados siete días sufriendo toda esa retahíla de síntomas, los pacientes solían fallecer. En caso contrario, los que sobrevivían experimentaban diarrea. Estos indicions físicos han sido comparados por el experto con los del ébola, un virus que puede provocar la aparición repentina de fiebre; debilidad intensa; dolores en los músculos, en la cabeza y en la garganta; vómitos; diarrea; sarpullidos; y hemorragias internas y externas.

De ser ciertas las sospechas de Kazanji se acabaría con la idea que afirma que el primer brote de este virus se sucedió en 1976 en la República del Congo. Así pues, habría que situar su aparición hace 2.400 años debido a una serie de roedores que, presuntamente, podrían haberlo contraído hace 20 millones de años.

El Síndrome de Tucídides se sucedió por primera vez en el año 430 A.C., durante la Guerra del Peloponeso. Los historiadores creen que entró en Atenas a través del Pireo, el puerto al que llegaban todos los alimentos y suministros de la ciudad. Esta extraña plaga se sucedió dos veces más, en el año 429 A.C. y en el 427 A.C. En todos los casos, se llevó consigo cientos de vidas.