El esqueleto fue inhumado boca abajo, un castigo reservado para las monjas que pecaban
El esqueleto fue inhumado boca abajo, un castigo reservado para las monjas que pecaban - John Moore Heritage Services

Descubren los restos de una monja medieval obsesionada presuntamente por el sexo

Actualizado:

Un nuevo esqueleto de una monja medieval ha sido hallado en la excavación ubicada en las inmediaciones del estadio de fútbol del «Oxford United» (en Gran Bretaña), el mismo lugar donde los arqueólogos descubrieron hace algunas semanas los restos de más de 100 personas -muchas de ellas, según se cree, religiosas pertenecientes al convento de Littlemore-.

Sin embargo, lo que ha llamado la atención de los investigadores es que el esqueleto que acaba de ser encontrado se corresponde con el de una mujer que fue enterrada boca abajo, un «castigo» que era aplicado a aquellas monjas que eran acusadas de ser brujas o haber roto sus votos al practicar sexo. Esta teoría encaja con los tristes sucesos que se sucedieron en dicho convento, el cual fue cerrada por el cardenal Wolsey en el año 1500 después de que este acusara a las religiosas de cometer actos impúdicos.

Para saber más:

A su vez, también se corresponde con el resto de esqueletos que han sido hallados en esta zona de Gran Bretaña, muchos de los cuales fueron encontrados en una posición similar. Con todo, lo que resulta raro a los arqueólogos es que, usualmente, estos enterramientos se hacían lejos de las iglesias, y esta religiosa se encuentra

muy cerca del convento

.

«Eso nos sugiere que era una persona importante que había pecado. No podemos saber a ciencia cierta qué hizo, pero podría estar relacionado con la conducta religiosa», determina señalado Paul Murray, jefe de los servicios de arqueología del «John Moore Heritage Service».

A su vez, entre los cuerpos también se han hallado los restos de hombres y niños. Entre ellos, destaca el esqueleto de un pequeño de edad desconocida que fue enterrado en un ataúd, algo que denota que provenía de una familia acomodada. Por su parte, los huesos de las monjas serán estudiados para conocer un poco más de las mujeres que habitaron la zona hace unos 900 años.