Cultura

Un esqueleto atrapado en calcita esconde el ADN neandertal más antiguo del mundo

Los restos, hallados en Altamura, tienen una antigüedad de entre 130.000 y 180.000 años

Los restos encontrados en Italia han sido extremadamente difíciles de recuperar
Los restos encontrados en Italia han sido extremadamente difíciles de recuperar - LIVE SCIENCE
ABC.ES - @abc_es - Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura

Hace unos 150.000 años (entre 130.000 y 170.000 para ser precisos) que, en Italia, uno de los primeros neandertales conocidos dio un mal paso y, sin percatarse, cayó a un pozo. Su destino no pudo ser peor, pues terminó sus días muerto de hambre o sed sin poder escapar de su improvisada cárcel.

Su cruel destino ha sido una gran ayuda para la ciencia, pues de sus restos se ha podido extraer el que, a día de hoy, se considera el ADN de un neandertal más antiguo que existe. Al menos, así lo afirman varios diarios internacionales como la revista «Live Science».

Este desafortunado sujeto fue hallado en Altamura (Italia) en 1993, año en que fue catalogado como el esqueleto de neandertal más completo conocido hasta la fecha. Por entonces no se le pudieron realizar los análisis pertinentes de ADN, pero ahora este problema se ha solventado gracias a una serie de novedosas pruebas que no dañan su estructura ósea, algo que ha permitido hacer una primera datación de los huesos.

A su vez, gracias a estos estudios, se ha podido determinar que los restos están tan bien preservados debido a que se encuentran recubiertos de calcita, una característica, no obstante, que ha hecho que fueran casi imposibles de recuperar hasta ahora.

El hombre, conocido como Altamura por su procedencia, cuenta con una serie de características asociadas a los neandertales tales como la forma de las cuencas de sus ojos o la parte posterior de su cráneo. No obstante, los arcos superciliares son más prominentes que la de estos seres, lo que ha llevado a especular que se trataba de un miembro de una especie anterior.

Con todo, la investigación que se está llevando a cabo (y cuyos primeros resultados han sido revelados en el «Journal of Human Evolution») han ofrecido una primera datación de los restos en base al ADN que se ha extraído de uno de sus omóplatos. De esta forma se ha podido determinar que cuentan con entre 130.000 y 170.000 años veranos.

Entre los restos que han podido ser rescatados, destacan los huesos del cráneo (de los que se conservan la mayoría). Su estado, como ya se ha comentado, es casi perfecto, pues –al estar atrapado entre estalactitas de calcita- las minerales depositados por el agua que cayeron sobre el cuerpo durante miles y miles de años lo fueron preservando poco a poco.

Toda la actualidad en portada

comentarios