Cultura

Nuevas evidencias afirman que los vikingos tuvieron contacto con el mundo islámico

El análisis de un anillo milenario ha revelado la posibilidad de que estas dos culturas se encontraran

Representación de un vikingo, los llamados «los asesinos del norte»
Representación de un vikingo, los llamados «los asesinos del norte» - FLICKR
ABC.ES - @abc_es - Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura

No han pasado ni un par de meses desde que una nueva investigación señaló que los vikingos pudieron llegar a América antes que el mismísimo Colón. Sin embargo, en ese corto espacio de tiempo los expertos acaban de desvelar nuevos misterios sobre ellos. En este caso, y según explica en un extenso artículo la revista especializada en cultura nórdica «Scanning», los expertos han hallado al fin los lazos existentes entre estos asesinos del norte y la cultura islámica. Todo ello, en base a un anillo descubierto en una sepultura hace casi más de un siglo.

El adorno fue encontrado a comienzos del SXX en una tumba fechada hacia el año 950 D.C, la cual se encontraba ubicada en Birka (una ciudad al este de la actual Suecia que limita con el Mar Báltico). No obstante, el anillo era muy especial pues, tal y como se ha sabido hace pocas jornadas, contaba con dos nuevas características que demuestran que proviene del mundo musulmán. La primera es que cuenta con una extraña piedra teñida muy difícil de encontrar en la región y, por otro lado, tiene también una grabación escrita en cúfico (una antigua escritura musulmana) que se podría traducir como «Para Alá» o «En nombre de Alá».

Estos datos han provocado que los investigadores de la Universidad de Estocolmo hayan establecido la posibilidad de que los vikingos mantuvieran relaciones comerciales con diferentes culturas islámicas. Algo que ya se suponía gracias a los textos escandinavos antiguos, pero que nunca se había corroborado debido a que dichos escritos aúnan muy habitualmente realidad y ficción (tal y como sucede en el relato del famoso Ragnar Lodbrok). El que la ciudad de Birka fuera un enclave comercial de los escandinavos durante varios siglos parece corroborar esta teoría, aunque aún será necesario investigar más.

De esta forma, el anillo ha desvelado al fin sus secretos gracias a los experimentos del profesor Sebastian Wärmländer, quien ha hecho uso de novedosas técnicas para lograr descubrir el origen real de la piedra que el anillo porta, así como de su inscripción. A su vez, este experto ha podido determinar que el ornamento pasó por muy pocas manos antes de llegar a las de su dueña, lo que ha suscitado la teoría de que lo adquirió directamente en regiones islamistas.

Concretamente, los investigadores han determinado que la piedra hallada es cristal teñido, algo sumamente dificultoso de encontrar por entonces en la región escandinava y, por tanto, muy valioso. A su vez, Wärmländer ha señalado que, a día de hoy, no se ha logrado descubrir el origen étnico de la fallecida, lo que –a pesar de que usaba prendas vikingas- abre la posibilidad de que fuera musulmana (algo que los investigadores barajan como posible o, más bien «no imposible»).

Toda la actualidad en portada

comentarios