Última Hora Hallan muertos a una mujer y dos menores en Ciudad Real y a un hombre que se tiró por una ventana

hallazgo en Israel

Unos submarinistas descubren por azar un tesoro fatimí en el fondo del mar en Cesarea

Las tormentas que removieron los fondos marinos del antiguo puerto mediterráneo sacaron a la superficie 2.000 monedas de oro

Monedas halladas en el fondo del mar en Cesarea - afp
Se descubrieron 2.000 monedas de oro - afp
La mayoría de las piezas se remontan a dos califatos fatimidas que reinaron a finales del siglo X y primer tercio del XI - afp
abc.es - Actualizado: Guardado en: Cultura

Unos submarinistas han descubierto en el fondo del antiguo puerto de Cesarea, en la costa mediterránea, 2.000 monedas de oro de hace 1.000 años que constituyen el más importante tesoro numismático jamás hallado en Israel, según anunció ayer la Autoridad de Antigüedades israelí.

Los miembros de un club de buceo realizaron el descubrimiento por azar, después de que las tormentas hubieran removido los fondos marinos de Cesarea, en el noroeste de Israel.

«Creyeron en un principio que habían dado con la ficha de un juego» y no se percataron del hallazgo hasta que reunieron varias, informaron las autoridades. Alertaron al director de su club quien, a su vez, informó a la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Los submarinistas de este organismo han descubierto unas 2.000 monedas en dinares, medios y cuartos de dinar de diversas dimensiones y peso, la más antigua de las cuales fue acuñada en Palermo (Sicilia), en la segunda mitad del s. IX. La mayoría de las piezas se remontan al califato fatimí que reinó a finales del siglo X y primer tercio del XI en un territorio que comprendía gran parte de África del Norte, Sicilia y parte de Oriente Próximo. En concreto, a la época de los califas Al-Hakim (996-1021 d.C.) y su hijo Al-Zahir (1021-1036 d.C.), y fueron acuñadas en Egipto y el norte de África.

En excelente estado de conservación a pesar del millar de años pasado en el fondo del mar, las monedas no necesitaron de una limpieza, según indica Robert Cole, experto en numismática. Algunas muestran señales de haber sido mordidas lo que indica que sus propietarios comprobaron su calidad con los dientes. Otras monedas tienen signos de desgaste y de abrasión por su uso, mientras que otras parecen como si estuvieran recién acuñadas.

Provendrían probablemente del naufragio de un barco que llevaba la recaudación de impuestos con destino al gobierno central en Egipto, conjetura Kobi Sharvit, director de la unidad de arqueología marina de la Autoridad de Antigüedades israelí. O bien el dinero debía servir para pagar los salarios de la guarnición que defendía Cesarea. O puede que el dinero perteneciera a un gran buque mercante que comerció con diversos puertos del Mediterráneo antes de hundirse. La autoridad espera que el estudio del contexto permita saber más.

Se cree que la dinastía fatimida fue fabulosamente rica, según las autoridades. Su advenimiento coincidió con un impulso al comercio marítimo en esta zona mediterránea. Cesarea, construida por el rey Herodes I en el s.I antes de Cristo y otras localidades portuarias se desarrollaron bajo el gobierno de los fatimidas. El comercio entre musulmanes y cruzados prosperó en tiempo de paz, sin cesar en tiempos de guerra, informó la autoridad.

Los importantes vestigios de la época romana y medievales hacen de Cesarea uno de los grandes sitios turísticos de Israel.

Toda la actualidad en portada

comentarios