El suceso ocurrió después del hundimiento de un buque aliado por un submarino enemigo
El suceso ocurrió después del hundimiento de un buque aliado por un submarino enemigo - WIKIMEDIA

La verdadera Lassie hizo que un soldado de la Primera Guerra Mundial despertara de la morgue

En 1914, una perrita con este nombre lamió la cara de un marinero al que daban por muerto hasta que éste «volvió a la vida»

Actualizado:

Para una generación entera será imposible olvidar como la querida Lassie podía solventar cualquier situación en sus libros y en televisión. Sin embargo, parece que las proezas de este entrañable personaje no son totalmente de ciencia ficción.

Al menos, así lo afirma el fallecido historiador Rodney Legg quien –en uno de sus últimos libros- explica que durante la Primera Guerra Mundial una perrita llamada también Lassie (y de raza collie) despertó a un soldado de la morgue al que daban por muerto tras lamerle la cara durante más de media hora.

Tal y como recoge la versión digital del diario «Daily Mail», para hallar esta historia es necesario retroceder en el tiempo hasta el año 1914, en plena Gran Guerra. Corría concretamente el 31 de diciembre cuando, en aguas cercanas a la bahía de Lyme (en la Isla de Portland -Gran Bretaña-), el buque de guerra británico HMS Formidable realizaba una misión de vigilancia de rutina.

Todo parecía normal hasta que, repentinamente, sus tripulantes se percataron de que un torpedo se dirigía hacia ellos. Pero ya era demasiado tarde y el explosivo (lanzado desde el submarino alemán U-24) impactó contra el navío provocando la friolera de 547 muertos.

A partir de ese momento todo fue desconcierto. Cuando la tripulación reacción, trataron a toda prisa de bajar dos botes salvavidas al mar con los que lograr escapar de aquel ataúd de metal. Algunos lo consiguieron, pero apenas fueron 200 los que llegar a tierra. A su vez, la mayoría de ellos estaban ya muertos cuando se los depositó en una zona segura. Precisamente uno de los desgraciados que llegó aparentemente sin vida a la costa fue John Cowan.

Mientras se llevaban a cabo las labores de rescate de los cuerpos del buque, y debido a las dificultades para albergar los cuerpos, el dueño de una taberna local ofreció su bodega como morgue. Allí fue donde los militares enviaron siete cuerpos, entre ellos el del marinero Cowan (al que dieron por muerto).

Sin embargo, no sabían el milagro que se iba a suceder a continuación cuando Lassie -una perrita collie del lugar- se subió encima del cadáver de Cowan y trató (tal y cómo hacía con su dueño cuando sufría ataques epilépticos esporádicos) de despertarle lamiéndole la cara. Aunque se desconocen las razones, parece que este curioso sistema funcionó, pues (tras media hor) el marinero se levantó para asombro de los presentes.

Curiosamente, tras darse a conocer esta historia, fueron muchos los que afirmaron que el posterior personaje de Lassie podría estar basada en este suceso, algo que niegan los seguidores de la perrita afirmando que es imposible que Eric Knight (el autor de la primera novela) supiera de su existencia en 1938.