Cultura

Descubren un gigantesco laboratorio secreto usado por los nazis para construir armas atómicas

El complejo ha sido hallado en Austria y tiene una extensión de más de 75 hectáreas

Uno de los corredores de la instalación
Uno de los corredores de la instalación - SUNDAY TIMES
ABC.ES - @abc_es - Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura

Una gigantesca instalación subterránea nazi formada por varios túneles y con una extensión de más de 75 hectáreas fue descubierta cerca de la ciudad de ST Georgen an der Gusen (en Austria) la semana pasada. Según publican varios diarios internacionales como el «Sunday Times», los expertos afirman que la construcción –edificada en territorio alemán en plena Segunda Guerra Mundial- habría sido usada por los científicos de Hitler para desarrollar armas atómicas durante la contienda.

Las excavaciones para descubrir esta gigantesca construcción comenzaron después de que los científicos hallaran niveles considerables de radiación en la zona. Este dato ha hecho pensar a los expertos que es realmente una central nuclear secreta nazi. De hecho, y según afirma el documentalista Andreas Sulzer (el director de la investigación) este lugar es «muy probablemente la planta de producción de armas más grande del Tercer Reich».

Además de los túneles como tal, en el lugar se han podido hallar restos de las tropas nazis tales como cascos de las SS y todo tipo de reliquias de la época. Con todo, se espera que aparezcan multitud de objetos más, pues el equipo de excavación todavía está eliminando las sucesivas capas de tierra que hay en los múltiples corredores, así como las placas de granito que fueron utilizadas para cubrir la entrada y evitar que los aliados pudieran descubrir el emplazamiento. Esto explicaría el por qué americanos y soviéticos no encontraron esta planta tras la caída del Tercer Reich.

A falta de poder descubrir todo el complejo, los investigadores consideran que esta zona podría estar conectada con el campo de concentración de Mauthausen-Gusen y la fábrica subterránea B8 Bergkristall, lugar de fabricación del conocidísimo Messerschmitt Me 262 -el primer caza a reacción del mundo operativo-. Ambos lugares, desvelados tras la Segunda Guerra Mundial por soviéticos y aliados.

Sin Embargo, no todo ha sido alegría y jolgorio en este importante hallazgo, pues la semana pasada las obras fueron detenidas a espera de un permiso extraviado. Se espera que se reanude el mes que viene.

Además, Sulzer considera que este complejo se construyó probablemente con prisioneros de los campos de concentración cercanos: «Los prisioneros fueron escogidos a dedo –físicos, químicos…- de los diferentes campos de concentración europeos para poner sus habilidades especiales al servicio de este monstruoso complejo. Se lo debemos a las víctimas». Para realizar esta afirmación, el experto se basa en la entrada de un diario de un físico que, como bien afirma en su texto, fue reclutado a la fuerza por los nazis.

Toda la actualidad en portada

comentarios