Las personas mayores hablan más castellano
Las personas mayores hablan más castellano - emilio naranjo

Las personas mayores hablan mejor castellano que la gente joven

Actualizado:

Un estudio sobre el grado de conocimiento del vocabulario español realizado por el centro de investigación vasco Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) y la Universidad de Gante (Bélgica) a través de un test, ha revelado que los hispanohablantes mayores conocen más palabras que los jóvenes, y que el conocimiento del lenguaje varía dependiendo del sexo.

La investigación, liderada en el BCBL por el investigador Jon Andoni Duñabeitia y Manuel Carreiras, director de la entidad, y el equipo de Marc Brysbaert en la Universidad de Gante, se hizo mediante un test que podía realizarse en el sitio web; y cumplimentaron 200.000 hablantes nativos de español de 131 países diferentes. Estas cifras hacen de este estudio uno de los mayores realizado hasta ahora sobre este tema, siendo España el país que registró una mayor participación, seguido de Perú, México, Argentina y Colombia.

La prueba consiste en una sucesión de palabras, de las que el 80% son verdaderas (seleccionadas aleatoriamente de una base de más de 50.000 términos del español) y el 20% restante, inventadas, pero similares a otras existentes.

Los participantes tenían que decidir cuáles eran reales y cuáles falsas, y en menos de 5 minutos obtenían una calificación, en forma de porcentaje, de su conocimiento del vocabulario del español. Del análisis de los resultados logrados por los participantes se desprende que los hispanohablantes de entre 15 y 24 años conocen como media un 60% de las palabras del español, mientras que entre los que tienen de 55 a 64 años, la media se situaba en un 75%.

Para Jon Andoni Duñabeitia de BCBL, estos datos sugieren que «la capacidad de adquirir palabras nuevas no desaparece con la edad y que los hablantes de una lengua ven cómo su vocabulario aumenta en función de su experiencia con ella», lo que el investigador atribuye a que «las personas mayores han tenido un mayor tiempo de contacto con su idioma, y por tanto más tiempo para aprender palabras nuevas».

Este patrón se repite en otras lenguas, como el inglés y el holandés, según estudios previos realizados por la Universidad de Gante, «un hallazgo asombroso y revelador», en palabras de Duñabeitia, que apuntaría que hay un cierto grado de coherencia interna en la cultura europea respecto al vocabulario conocido por jóvenes y mayores, y por hombres y mujeres.

Diferencia por sexos

En lo que se refiere al dominio del lenguaje por sexos, aunque la puntuación media obtenida por mujeres y hombres hablantes nativos de español fue muy similar (67% y 68%, respectivamente) el estudio ha revelado diferencias entre el vocabulario que conocen los primeros y las segundas. Así, los participantes masculinos mostraron un mayor conocimiento de términos relacionados con los deportes, los vehículos, la física y la química, mientras que las féminas sabían más palabras relativas a ropa, medicina, jardinería y botánica. Vocablos como ‘drapeado’, ‘asténico’ o ‘dismenorrea’ eran conocidos por el 70% de las mujeres, frente a menos del 50% de los hombres.

Sin embargo, más del 65% de los participantes varones manejaba términos deportivos como ‘testarazo’ o ‘driblar’ con los que solo estaban familiarizadas menos de la mitad de las féminas. Para Duñabeitia, «estos datos apuntan que la experiencia directa de las personas con ciertos campos moldea su conocimiento léxico, y que el conocimiento experiencial es diferente entre hombres y mujeres», lo que en su opinión podría ser consecuencia de “diferencias más profundas, arraigadas en la sociedad.”

Asimismo, los resultados de decenas de miles de hispanohablantes con el español como lengua materna han ofrecido multitud de datos sobre tiempos de reacción y grupos sociológicos en relación con el idioma, que los investigadores del BCBL analizarán en profundidad como base para diversas investigaciones científicas, que tendrán entre sus objetivos desarrollar modelos informáticos que emulen el lenguaje humano.