El escaparate más «chic»
Terraza del Hotel Marqués de Riscal
hoteles con terraza

El escaparate más «chic»

En azoteas, junto al mar, urbanas o en medio de paisajes impactantes. Recopilamos las mejores terrazas de nuestra geografía

Actualizado:

Algunas son para ver y ser vistos. Otras están abiertas también a clientes externos o son para deleite exclusivo de los clientes. Las hay en azoteas, junto al mar, urbanas o en el medio rural, donde se convierten en privilegiada atalaya desde la que se observa un paisaje impactante. Estos hoteles tienen las mejores terrazas, aquellas en las que desconectar, tomar una copa, cenar… Son los escaparates «chic» de la temporada.

En la Gran Vía, pero en sus alturas, el Ático del Hotel de Las Letras es un clásico del terraceo madrileño. Este año, como novedad, cocina en vivo cada tarde con el sello del chef Paco Morales y la carta de coctelería de Carles Roca. Poco bulliciosa dado que el entorno no anima al griterío, recogida y con una panorámica de la monumental ciudad de Cáceres. Así es la maravillosa terraza del Hotel Átrio, que cuenta con dos pequeñas piscinas y una carta de picoteo con croquetas, ostras, jamón ibérico…

Más pistas urbanas, esta vez en Barcelona. En el NH Collection Constanza es noticia la llegada de Andrea Tumbarello y su célebre Don Giovanni, así como de la coctelería del magistral barman Diego Cabrera. Uno de los espacios más sorprendentes, tanto de noche como de día, en la Ciudad Condal, es la azotea del Majestic. Como bonita y ya convertida en un clásico es la del Hotel Claris, que esta temporada apuesta por la música y presenta cada jueves la actuación de Yara Beilinson y, los viernes y sábados, a DJ Augus. Durante el día, su soleada piscina es una delicia.

En San Sebastián, la más elegante es, efectivamente, en la que usted está pensando: la del Hotel María Cristina. Aunque habría que escribirlo en plural, terrazas, dado que cuenta con zona al aire libre, y su oportuno mobiliario, tanto en la zona del Teatro Victoria Eugenia como frente al río Urumea. Un oasis y una maravilla, en definitiva, cualquiera de ellas para tomar un cóctel.

Marinas

Seguimos en el Norte, porque entre Las Arenas y Gecho, se levanta el Hotel Embarcadero, concretamente en un antiguo caserío de 1925 y propone una terraza de esas que, a la hora del aperitivo, tras el paseo junto al mar, con la familia o los amigos, es parada obligatoria.

Bañada asimismo por la brisa marina, La Terraza Roja del Hostal de La Gavina de S’Agaró, con coctelería y platos fríos y calientes para disfrutar de un agradable almuerzo o cena. De aquí a una isla, porque el famoso Hotel Aguas de Ibiza inaugura nueva terraza con la cocina de Sergi Arola y su Vi Cool.

Alejadas de la contaminación hay más terrazas imprescindibles. Como la de esa antigua masía catalana del siglo XVIII, transformada hoy en el exclusivo hotel Mas Torrent o la de Tierra del Agua, que permite contemplar la exuberante naturaleza de este idílico valle asturiano. Y al mismo tiempo: desayunar, tomar una cerveza producida en la zona o comer algo de la tierra. Eso sí, sin prisa, con mucho deleite.

Sin pasar por alto, la terraza del Winebar del Hotel Marqués de Riscal en el corazón de La Rioja Alavesa. Aire puro para respirar y gran vino en la copa.