La Universidad de Barcelona, condenada por no respetar los derechos de autor
El Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) fue quien interpuso la demanda - abc

La Universidad de Barcelona, condenada por no respetar los derechos de autor

Actualizado:

La juez del Juzgado de lo Mercantil número 8 de Barcelona ha prohibido a la Universidad de Barcelona (UB) que reproduzca o comunique en su campus virtual obras de los autores representados por la entidad Cedro.

El fallo considera probado que dicha universidad reproducía y comunicaba públicamente de forma ilícita obras protegidas por los derechos de autor, y que esta actividad es «vulneradora de los derechos de propiedad intelectual». También reconoce que la UB tenía que haber obtenido la licencia de Cedro para la utilización digital que estaba llevando a cabo de los libros y demás publicaciones que forman parte del repertorio de esta entidad de gestión.

Esta es la segunda sentencia que estima un juzgado a instancias de Cedro contra dos universidades públicas catalanas: la Autónoma de Barcelona y ahora la UB. La juez ha condenado a la UB «a cesar de manera inmediata y a abstenerse de realizar en el futuro cualquier acto de escaneado o digitalización, reproducción y comunicación pública en sus plataformas digitales...» que afecte a las obras del repertorio de esta entidad de gestión hasta que no obtenga la autorización necesaria.

La UB deberá borrar en un plazo no superior a quince días todos los ficheros que incluyan contenidos de los autores y editoresrepresentados por la citada entidad. Estos ficheros con reproducciones de manuales o libros académicos están a disposición de los estudiantes en el espacio virtual que abre cada profesor con los materiales relacionados con su asignatura, lo que incluye apuntes de clase, presentaciones o fragmentos de obras protegidos.

Segunda sentencia

En la sentencia, que todavía se puede recurrir, se reconoce la legitimación de Cedro para presentar esta demanda en nombre de los autores y editores de obras de texto, la responsabilidad de la UB respecto a los actos ilícitos que se llevaban a cabo en su campus virtual y la razonabilidad de la tarifa de la licencia de esta entidad de gestión, que la juez califica de «prudente y equitativa».

El 16 de noviembre de 2012 Cedro presentó una demanda contra la UB porque tenía pruebas de que en el campus virtual de esta universidad se colgaban copias de obras de su repertorio sin la autorización previa necesaria. La sentencia incide en el hecho de que algunas de las copias ilícitas, incluso, se ponían en abierto, tanto para profesores y alumnos como para cualquier visitante de la web.