Los filósofos regresan a Atenas
El filósofo alemán Jurgen Habermas durante su intervención - abc

Los filósofos regresan a Atenas

Actualizado:

Más de tres mil filósofos del mundo entero se reunieron la semana pasada en Atenas, participando en elXXIII Congreso Mundial de Filosofía. El tema principal: reflexiones sobre la cuestión socrática del «como hay que vivir», sobre la filosofía como arte de vivir y sobre el comportamiento responsable del filósofo hacia los problemas de hoy. Lo describió Constantinos Budúris, presidente del comité organizador, que ayudado por muchos voluntarios consiguió que los participantes pudieran acudir a todas las sesiones plenarias, mesas redondas, simposios y demás ponencias que tuvieron lugar durante seis días (de lunes a sábado). Y además se organizaron cuatro actos excepcionales en distintos sitios históricos de Atenas: la Pnix, la iglesia de Santa Fotini en el del río Ilisós, el Liceo de Aristóteles y la Academia de Platón.

A este congreso, organizado por la Federación Internacional de las Sociedades de Filosofía (FISF), presidida por William McBride, acudieron literalmente filósofos del mundo entero, con grandes delegaciones de países como China y la India. El único que no acudió fué el muy esperado Umberto Eco, pero su ponencia fué leída con gran seriedad y muy comentada: «Algunos comentarios sobre el nuevo Realismo» (la pueden leer entera aquí). Pero los asistentes que acudieron a las distintas conferencias que tuvieron lugar en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Atenas recordaron que Grecia es la cuna de grandes filósofos como Sócrates, Platón, Aristóteles, Zenón, Epícuro y Diogénes. Y entre las muchas ponencias, se eschucharon cosas interesantes y reconfortantes para los griegos.

Importancia de Europa

La invervención mas esperada fué la del filósofo alemán Jurgen Habermas, que insistió en que el proceso de la unificación de Europa se completará cuando vuelva a haber un equilibrio entre la política y los mercados. Recordó que los elementos de todo sistema democrático eran el pueblo, como portador de la voluntad política, el Estado como organización que permite a la gente la posibilidad de actuar colectivamente y la sociedad legalmente formada por los ciudadanos como una unión voluntaria de los individuos libres e iguales.

Habermas recordó que sin una política fiscal y económica común que se debe ampliar a otros ámbitos, como el sistema fiscal y la política social, la Unión Europea no será capaz de volver a la estabilidad en el futuro cercano, destacando que «a largo plazo, los préstamos a los países más endeudados no serán suficiente para fortalecer su competitividad». Y dejó claro que la UE se estaba convertiendo en una «tecnocrácia» en la que en vez de aumentar su democracia, cada pais miembro participaba sin que sus ciudadanos se vieran involucrados. También criticó al gobierno alemán, insistiendo que bajo su orientación, la UE ha dado prioridad a la balanza fiscal de cada Estado miembro sobre cualquier otra cosa en la resolución de la crisis.

En otra ponencia, el filósofo británico Simon J.Critchley, profesor en la Universidad de Chicago, sorprendió a sus oyentes afirmando: «No he entendido nunca porque Inglaterra tiene todavía los mármoles del Partenón. Pertenecen a Grecia y a Atenas y deben regresar a su lugar de origen». Y añadió,ante la satisfacción general de los oyentes griegos, que «la postura del gobierno británico me sorprende. Durante muchos años afirmaban que no existía un lugar para los mármoles. Pero ahora existe el Museo de la Acrópopolis».Critchley se refiere a la Cariátide, la columna y muchos metros de frisos esculpidos por Fidias y su taller pertenecientes al templo del Partenón que Lord Elgin mandó retirar del monumento a finales del s.XVIII y se encuentran ahora expuestos en el Museo Británico de Londres.

Bajo los olivos de Platón y Aristóteles

Pocas veces se pueden reunir los filósofos en los mismos lugares históricos en el centro de Atenas donde Platón y Aristóteles pasearon y discutieron con sus discípulos y alumnos hace unos 2.500 años. En esta semana los participantes del congreso y el público que quiso acompañarles asistieron primero a un extraordinario concierto de música griega en el teatro romano de Heródes Atico, situado bajo el conjunto monumental de la Acrópolis. Y en los días siguientes,escucharon debates filosóficos en la Pnika, el anfiteatro al aire libre en donde se reunía la Asamblea del Pueblo en la Antigüedad (una reunión democrática donde se tomaban las grandes decisiones de la capital tras escuchar a los oradores).

Ahí se escucharon las palabras de la mexicana Juliana González, posiblemente la primera mujer que preside una asamblea en dicho lugar. Los participantes también se reunieron en los lugares donde se encuentran aun partes de la Academia de Platón ( para hablar de la relevancia de la antigua filosofía griega hoy en día), del Liceo de Aristoteles (sobre los pensamientos de Aristóteles y la aplicación de su Ética) y ante la Iglesia de Santa Fotini. Ahí se encuentraba el manantial de Kalirói, y los filósofos hablaron sobre el Eros filosófico.