Los recortes en personal empiezan a agravar las listas de espera

Actualizado:

María, de 70 años, lleva dos años a la espera de una intervención quirúrgica para implantarle una prótesis para su maltrecha rodilla. La espera no debe superar, según el decreto de 209/01 de la Junta de Andalucía, los 180 días o seis meses. Sin embargo, esta señora casi impedida para sus quehaceres diarios tuvo que pasar por las pruebas de la anestesia hace casi un año. Antes del verano, ha vuelto a ser llamada por el Reina Sofía para repetir las pruebas. Sin fecha para ser intervenida, el verano volvió a retrasar la cita por falta de personal.

Éste es sólo un caso de los más de 5.370 enfermos (listado del mes de junio de 2013) que aguardan pasar por quirófano en Córdoba. Unos pacientes a los que vienen a sumarse los acumulados durante este verano, teniendo en cuenta que la reducción en la contratación de médicos, enfermeros y profesional sanitario ha demorado muchas más citas, consultas y pruebas. Desde CSI-CSIF, Antonio Poyato admite «el descenso en la contratación en este verano es aún mayor en todas las categorías, agudizándose más en médicos y enfermeros, obligándoles a cubrirse unos a otros».

Agosto en el Reina Sofía es casi como en Justicia, «inhábil». Una cita para el especialista en Digestivo Pediátrico tardaba en darse una semana en el mes de mayo desde el centro de salud al Hospital. La siguiente cita pedida en julio se posterga a finales de este mes. Un ejemplo más agravado por los recortes en suplencias.

Sin embargo, desde Salud aseguran que «como todos los veranos, hay un plan específico para mantener los tiempos máximos de espera». Para ello se previó realizar más de 5.200 intervenciones quirúrgicas y atender unas 240.000 consultas. Este esfuerzos se ha traducido, según fuentes del SAS, en la contratación de más de 74.000 jornadas de trabajo.

CC.OO., UGT, y Satse inciden y denuncian la reducción de las contrataciones de verano, que calculan entre un 25 y un 30 por ciento respecto a otros años en el Hospital Reina Sofía. Desde UGT-Sanidad, Lola Hidalgo, denuncia que «ha habido falta de personal» y que esto repercute en la calidad asistencial y en la lista de espera. Los contratos al 75 por ciento de la jornada han sido la tónica en los que no eran interinos en el caso de enfermeros, médicos o personal de lavandería o cocina. Satse, por su parte, considera que los datos de la lista de espera están «maquillados» por el SAS y es difícil saber hasta dónde ha repercutido la falta de contrataciones en el servicio al enfermo.

Aún así, el centro hospitalario de referencia en Córdoba aparece con una demora en la lista de espera de 53 días. Se coloca por debajo del resto de hospitales andaluces para someterse a una intervención quirúrgica. La Junta de Andalucía garantiza que se realicen en un plazo máximo de 180 días desde hace más de 10 años. El plazo es de 47 días de demora si se trata de una de las 71 intervenciones identificadas como más frecuentes donde el compromiso se reduce a 120 días según SAS.

Desde la Asociación el Defensor del Paciente recuerdan «que es importante conocer el tiempo previsible» que una persona pasará en lista de espera, y la opinión del médico sobre cuánto margen juzga necesario para que una intervención se haga. Un tratamiento no debe demorarse más de dos meses. «Todo lo que supere ese tiempo hay que hacerlo constar por escrito, por si hay cualquier agravamiento de la patología. Y, por supuesto, acudir a los tribunales a denunciar denegación de asistencia si la espera es superior a un mes en el caso de patologías ya diagnosticadas», alega este colectivo.