Lamas: «En la comisaría oí que los huesos se fueron de copas»
Lamas, que no permitió que se mostrase su rostro, sujeta una imagen de los restos de la hoguera - VALERIO MERINO

Lamas: «En la comisaría oí que los huesos se fueron de copas»

Actualizado:

Reconoció su error, pero conectó el ventilador. La perito policial Josefina Lamas se convirtió ayer en la gran baza de la defensa de José Bretón para sembrar la duda, con «un cotilleo», sobre la vulneración de la cadena de custodia de los restos óseos y volver a asegurar que la hoguera «fue manipulada y removida», palabras que, ante su gravedad, motivaron que el presidente de la Sala, Pedro Vela, le anunciase, de viva voz, que le iba a deducir testimonio ante el juzgado de instrucción para que se iniciase una investigación.

«Sí, es cierto que en la comisaría de Canillas se oyó que los huesos se fueron de copas» aseguró Lamas, a preguntas de la defensa, indicando que fue «un rumor bastante extendido» que a Etxeberria le mostraron los restos, sin autorización judicial, «en un bar entre el 26 de julio y el 2 de agosto[el análisis del experto es del día 14 con el preceptivo permiso judicial]», aseguró la perito, recientemente galardonada por su labor en la identificación de los restos de una víctima del grupo criminal «Tigres de Arkán».

Tras soltar la bomba llegaron los matices. Primero dijo que «sólo era un cotilleo, un comentario extendido». El Ministerio Fiscal le exigió entonces los nombres y apellidos de los agentes que le habían dicho estas palabras. «No recuerdo», contestó. El juez le exigió que respondiera, al tiempo que le avanzaba que le iba a deducir testimonio por sus palabras y abrir una investigación. Lamas señaló entonces a «un miembro del equipo de Policía Científica de Córdoba» como el que inició el cotilleo que, según dijo, se había extendido por toda la comisaría madrileña.

Por alusiones, Etxeberria tomó la palabra y calificó de «falso, disparate y chusco» las palabras de la perito. Acabada la sesión fue mucho más contundente: «Creo que debería intervenir el comisario jefe y hasta el ministro del Interior. Es bochornoso».

Muestra 8 y la hoguera

No fue ésta la única duda que sembró Lamas sobre la custodia de la caja que contenía los restos óseos. «Vi la caja en un despacho fuera del armario en el que se custodiaba», aseguró.

Siempre a preguntas de la defensa, Lamas también hizo hincapié, en su extrañeza por la suerte que había corrido la famosa muestra número 8, un pequeño resto de cúbito de apenas dos centímetros, que según el testimonio de todos los expertos pudo deshacerse tras los análisis que le fueron practicados para hallar acelerantes.

«Cuando revisé los huesos, en el Instituto de Toxicología fui exprofeso a buscarla y no la hallé. No encuentro una explicación plausible a que no estuviera allí, porque aunque se hubiese dañado hubiesen quedado fragmentitos», aseguró Lamas que, a preguntas del magistrado, reconoció que «sólo con dos muestras distintas, una de 6 y otra de 2 años, hubiese valido para ratificar la validez del informe».

De la hoguera también habló y aseguró primero que fue «manipulada», nuevamente el juez tomó la palabra y le pidió si con el término manipular trataba de denotar una intencionalidad. Lamas volvió a recular e indicó que «fue removida por los agentes y eso provocó que las llamas se reavivasen». La perito volvió a señalar a la Policía de Córdoba: «Me lo dijo el jefe de la Brigada de Judicial».

Las palabras de Lamas se basan en el posible «cambio de posición» de elementos que salían en las imágenes tomadas el día 8 de octubre, el palo y un techo de uralita» lo que hacía «imposible determinar con exactitud» la posición de los cadáveres, ya que «los huesos pudieron moverse dentro de la superficie de la hoguera».

Tras esto, Lamas fue preguntada por cómo se había sentido y soltó la última bomba: «Dolida y amenazada» señalando a la abogada de la acusación, Reposo Carrero, que según sus palabras le amenazó «con acciones penales si no cambiaba su actitud», en referencia a sus dudas sobre la muestra 8. Ayer, la abogada, aseguró que sopesaría estas acciones por esta acusación en la sala.