La construcción pasó en 2012 su peor año

Actualizado:

Annus horribilis. Sólo así puede calificarse 2012 para el sector de la construcción en Córdoba. A pesar de que esta actividad fue la primera en dar síntomas de agotamiento allá por 2007 cuando se inició la crisis, ha sido durante el pasado ejercicio cuando la mayoría de los indicadores señalaron que este campo productivo tocó fondo. Los datos negativos fueron la nota dominante tanto en la construcción residencial como en obra pública.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria siguió indigestando a la maltrecha economía cordobesa. Casi todas las estadísticas apuntan al escaso pulso que tiene la edificación de viviendas, sobre todo en el mercado libre. Tanto los expertos como los representantes empresariales coinciden en achacar a la falta de crédito gran parte de grave parón.

Los datos correspondientes a la compraventa de inmuebles son un claro ejemplo de este mal momento. Según los datos publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las transacciones descendieron un 11 por ciento en Córdoba el año pasado respecto a 2011, al pasar de 4.522 a 4.037 operaciones. Esta caída es la segunda consecutiva y arroja la cuantía más baja desde que hay datos al respecto. El último aumento se produjo en 2010, cuando se registró un repunte del 1,2 por ciento.

Lejos quedan ya las cifras que se dieron al final del «boom» del ladrillo. Por ejemplo, en 2007 fueron 11.015 las compraventas de pisos y casas que se cerraron en Córdoba, casi el triple que el año pasado. Sin embargo, hay otros datos que invitan a pensar que la caída va remitiendo. En 2011 la disminución fue del 18 por ciento.

Las peores cifras fueron para las viviendas nuevas. El número de operaciones relativas a este tipo de inmuebles se desplomó un 16,6 por ciento, hasta quedarse en 1.686. En cuanto a las viviendas de segunda mano, también se contabilizó una disminución de transacciones, pero fue menor. En este caso, la bajada fue del 6 por ciento, con lo que la cifra total se situó en las 2.351.

La excepción a esta situación fue la vivienda de protección oficial (VPO), ya que la compraventa de esta clase de inmuebles creció un 26,3 por ciento, hasta alcanzar un total de 835.

Este bajo nivel de operaciones contrasta con el hecho de que el 1 de enero de este año se puso fin a las desgravaciones fiscales por compra de vivienda habitual y al IVA superreducido del 4% para los inmuebles nuevos. Además, en 2012 se continuó con el proceso de abaratamiento de los pisos y casas.

Según los datos del Ministerio de Fomento, el valor medio del metro cuadrado de los inmuebles del mercado libre en la provincia ascendía a 1.271 euros en el cuarto trimestre del pasado ejercicio. Esto supone un descenso interanual del 6,6 por ciento respecto al año anterior, con lo que se cambia la tendencia que se dio en 2011, cuando se dio un pequeño encarecimiento de casi el 4 por ciento. Una situación muy distinta vivió la VPO. Su precio se elevó el año pasado un 4 por ciento respecto a las cifras de finales de 2011, con lo que su cuantía se situaba en los 1.141 euros.

Caída de precios

Es destacable el hecho de que entre 2007 y 2012 el precio de la vivienda libre en la provincia ha descendido un 16,4 por ciento. Si se coge por ejemplo un inmueble de 90 metros cuadrados se observa que hace cinco años costaba algo más de 137.000 euros, mientras que eahora no llega a 114.000.

De cara al futuro, las perspectivas no son nada halagüeñas, ya que el visado de vivienda experimentó el ejercicio pasado un retroceso de casi el 25 por ciento. Este trámite consiste en la aprobación de los proyectos de construcción por parte del Colegio de Arquitectos antes de su puesta en marcha, con lo que supone una proyección de futuro a corto o medio plazo de cómo se encontrará el sector. Los 702 proyectos que recibieron el visto bueno en 2012 es la cifra más baja desde que hay estadísticas. La excepción volvió a ser la VPO, cuyo número de visados casi se cuadruplicó, al pasar de 99 a 395.

Tampoco se iniciaron las obras de muchas viviendas nuevas en Córdoba en los últimos meses. Las estadísticas del departamento encabezado por Ana Pastor señalan que entre enero y junio de 2012 -últimos datos disponibles- se puso la primera piedra de un total de 323 inmuebles en la provincia, un 35,7 por ciento menos que el primer semestre de 2011. Aún peores fueron las cifras de pisos y casas terminadas. Entre enero y septiembre se finalizó la edificación de 815 viviendas, lo que significa un 46,2 por ciento menos que 12 meses antes.

Si negativo fue el año en el apartado residencial, en cuanto a la licitación de obra pública la situación fue paupérrima. Y es que los recortes públicos para atajar el déficit se han cebado especialmente con la construcción de equipamientos y carreteras en Córdoba, a pesar de las necesidades de nuevas infraestructuras existentes, con proyectos pendientes como la Ronda Norte, la Ciudad de la Justicia, la Variante de Porcelanosa o la Autovía del Olivar.

Según la patronal Seopan, en 2012 se licitaron obras públicas en Córdoba por valor de 56,6 millones de euros, lo que representa un 46,7 por ciento menos que en 2011 y una décima parte de lo sacado a concurso antes de la crisis. Los ayuntamientos fueron las instituciones que más rebajaron su inversión: de 68,7 a 24 millones. La Junta la redujo en cinco millones, hasta quedarse en 21, mientras que el Gobierno mantuvo su nivel de licitación, con proyectos por 11 millones.