El PP pide la comparecencia de Montero por el recorte sanitario

Actualizado:

La vicesecretaria de Organización, Electoral y Política Municipal del PP-A, Ana María Corredera, informó ayer de que su grupo ha solicitado la comparecencia en sede parlamentaria de la consejera de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, para que explique «cómo van a afectar a los andaluces los recortes» en la sanidad pública andaluza, que cifró en más de mil millones de euros. En una rueda de prensa en Córdoba, acompañada por el portavoz de Sanidad del PP en el Senado, Jesús Aguirre, y la coordinadora de Sanidad del PP de Córdoba, Carmen Blanco, Corredera advirtió de que «el bipartito, con su doble moral, no deja de mentir», motivo por el que considera que «basta ya de mentiras», pues, «los andaluces merecen saber la verdad».

En concreto, explicó que la Junta ha recortado sus fondos propios en materia de sanidad para este 2013 en 1.043 millones de euros, mientras que la aportación a tal efecto del Gobierno central se ha reducido en 15 millones. Por tanto, la Junta, según destacó, «tiene la absoluta responsabilidad de los recortes en la sanidad andaluza». Además, detalló que «el programa con mayor reducción es el de atención sanitaria», donde la Junta, según especifica, reduce 764 millones, frente a los cuatro millones del Ejecutivo de Mariano Rajoy, algo por lo que la popular acusó al Gobierno regional de «manipular las cifras para intentar engañar a los andaluces y decir que el responsable es Rajoy». Igualmente, lamentó «el cierre de centros de salud los sábados y viernes por la tarde en Málaga o alguna otra provincia»; recordó a la consejera que en la comunidad también hay colaboración con la iniciativa privada en centros y hospitales; censuró que Andalucía tenga «la tasa de camas en hospitales públicos más baja de España», con 1,96 por cada mil habitantes, frente a 2,33 en la media nacional; y criticó que «el aumento de las listas de espera», destacando que a la sede del PP «no dejan de llegar denuncias de manipulación de listas de espera» por parte de pacientes.

En cuanto a las huelgas en sanidad, Corredera vio «grave que se exijan servicios mínimos leoninos, para luego intentar ridiculizar a los profesionales diciendo que el seguimiento es mínimo», al tiempo que se produce «una aplicación caótica en la jornada laboral» y advirtió de «presiones» a los profesionales «para que no se vaya a la huelga».

Por su parte, el senador Jesús Aguirre defendió las medidas del Gobierno central en 2012 con el objetivo «claro de garantizar la sostenibilidad» del sistema sanitario, tras «la inacción» del Gobierno socialista anterior, «diciendo durante siete años que las competencias estaban transferidas a las comunidades autónomas». Así, indicó que mientras el Ejecutivo de Rajoy ha tomado «medidas estructurales y reformistas» para «la universalidad de la asistencia sanitaria», la Junta de Andalucía aplica «políticas coyunturales» y «sigue la grasa inútil con más de 2.500 millones de euros» en fundaciones, entidades o agencias.

La Junta de Andalucía, a través del servicio de prensa de la Delegación de Salud en Córdoba, replicó que «el Partido Popular andaluz y sus dirigentes se vuelven a retratar en relación a su defensa de los intereses de la ciudadanía andaluza, a la que pretende engañar con manifestaciones completamente fuera de la realidad que lo único que persiguen es tapar las vergüenzas del PP nacional y de las políticas que las comunidades autónomas gobernadas por los populares llevan a cabo en materia sanitaria».