El decálogo de la huelga

El decálogo de la huelga

Los médicos inician mañana unos paros que se prolongarán hasta junio y que repetirán miércoles alternos: los recortes salariales y la ampliación de la jornada son sus quejas

Actualizado:

LOS médicos están llamados mañana a la primera jornada de paros con los que, cada quinces días, tratarán de concienciar a los ciudadanos de los quebrantos que les suponen los recortes salariales y la ampliación de la jornada. Esos dos son los principales motivos de la protesta contra el SAS. ABC detalla las claves del descontento laboral según el Sindicato Médico (Simec).

Los doctores son de la opinión de que la Administración autonómica les «ignora y menosprecia mientras se negocia con otros colectivos», al tiempo que a ellos «se les aplica la normativa de forma discriminatoria ejecutando un recorte encubierto».

Les preocupa cómo se deteriora nuestra sanidad, cómo aumentan las listas de espera y cómo se ignora al paciente y al profesional.

Los facultativos lamentan que «se nos trate como si los empleados públicos fuéramos los responsables de la mala situación económica actual».

«Nosotros no tenemos por qué ser los que paguemos la mayor parte del déficit económico de esta comunidad y hacerlo además a costa de perder complementos, como las continuidades asistenciales o las guardias», señalan.

Para los doctores, «no es justo que dejen de renovarse cientos de contratos de eventuales, como tampoco es admisible que a esos mismos eventuales se les reduzca el sueldo un 25 por ciento, a pesar de que esta medida no está contemplada en ningún decreto».

Los profesionales sanitarios defienden en la víspera de su protesta que «no es imprescindible mantener las agencias instrumentales, como observatorios y escuelas de salud, mientras se prescinde de cientos de médicos asistenciales y se les quita hasta el 30 por ciento de sus retribuciones a los otros».

Los facultativos consideran que el tiempo que dedican al estudio y a la formación continua «debe ser tenido en cuenta» en sus nóminas. Defienden que «nuestra actividad intelectual es tan necesaria y de tan alto nivel como la de profesores o jueces».

El Sindicato Médico piensa que «es intolerable que se contraten médicos al 33 o al 50 por ciento [de la jornada] y que se les haga responsables de tareas tan trascendentes como los trasplantes o los tratamientos a pacientes con problemas oncológicos».

Los doctores sostienen que «de ninguna forma esta Sanidad podrá contar con unas perspectivas adecuadas de desarrollo si hoy nuestros dirigentes desprecian al colectivo de los MIR», que mañana asumirá la totalidad de las decisiones asistenciales.

«Los culpables de esta situación -finalizan los profesionales a los que representa el Sindicato Médico-, han sido quienes nos gestionaban de forma poco eficiente y mal orientada, llevando a nuestra sanidad pública a una situación de aparente insostenibilidad, y no admitimos de ninguna forma que la solución sea recortar una vez más el sueldo de los facultativos peor pagados de Europa», rubrican los defensores de los derechos de los facultativos, que lamenta que la Junta no sea sensible «a las propuestas de gestión sanitaria que contribuyen al ahorro».