EFE

Vitoria promete tomar medidas en la OPE de Osakidetza

Cuatro categorías han sido paralizadas por supuestas filtraciones en los exámenes

BilbaoActualizado:

Supuestas filtraciones en las oposiciones del Servicio vasco de Salud (Osakidetza) han obligado al Gobierno autonómico a paralizar las pruebas de varias especialidades. Tanto los grupos de la oposición como los sindicatos han denunciado esta semana el presunto «enchufismo de amigotes» que predomina en la administración, a la que acusan de favorecer a ciertas personas que obtuvieron notas muy superiores que las del resto de aspirantes. En plena tormenta, el consejero de Sanidad, Jon Darpón, aseveró ayer que no le «temblará el pulso» a la hora de tomar medidas ante cualquier tipo de «irregularidad» en el procedimiento.

Así de firme se mostró el mandatario nacionalista, que fue acorralado en el pleno de control de este viernes por el resto de partidos del Parlamento vasco. Darpón aseveró que la Oferta Pública de Empleo (OPE) de Osakidetza «se ha convocado con todas las garantías», y añadió que no pondrá en duda la «honradez» de los 1.300 profesionales de la administración pública que que corrigen los exámenes. Pese a todo, puntualizó que trabajará para esclarecer las posibles irregularidades que han aflorado en algunas de las pruebas.

En concreto, el escándalo afecta a las categorías de Angiología y Cirugía vascular, Anestesia, Cirugía plástica y Cardiología, que ya han sido paralizadas de forma provisional. Una medida que, según informó la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, parte con el fin de «velar por la objetividad y la transparencia» de la OPE, de la que ya se han realizado los exámenes de 67 especializades. En cualquier caso, el Servicio autonómico de Salud aseveró que revisará todas las pruebas.

Aspirantes «dopados»

El caso cobró fuerza el pasado lunes, cuando varios partidos con representación en la Cámara vasca exteriorizaron sus dudas sobre la legitimidad de la OPE 2016/17 de Osakidetza. Entre ellos, Elkarrekin Podemos, que insinuó que algunos de los 90.000 candidatos que se presentaron al proceso fueron «favorecidos» intencionadamente: «Algunas personas han acudido dopadas a las pruebas», denunció la dirigente de la formación morada Cristina Macagaza, que hizo alusión a los exámenes de Cirugía vascular, en los que tres aspirantes obtuvieron una puntuación de cien sobre cien.

De hecho, el portavoz del grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, registró una semana antes de las pruebas un acta notarial con el nombre y los apellidos de varios aspirantes que, a su parecer, conseguirían sacar adelante las oposiciones. No se equivocó: «Son indicios claros de filtración», subrayaron desde el partido. A pesar de la llamada a la calma de Osakidetza, el caso llegará también a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) a instancias de los sindicatos ELA y LAB, que reclamaron la paralización de las oposiciones.