CLM

Ruidera busca «otros» turistas

Día 19/10/2014

El Parque Natural se reivindica como un lugar privilegiado para disfrutar de experiencias de ocio activo más allá del baño y la tartera

Las Lagunas de Ruidera dan por finalizada una temporada de verano más. Atrás quedan los domingos multitudinarios, el colapso en la carretera y la basura sin recoger. Llega el otoño y el Parque Natural entra de lleno en una de las épocas del año más especiales, junto a la primavera, para recibir a esos «otros» turistas, más interesados en conocer los verdaderos tesoros que esconde esta joya de la naturaleza, el oasis manchego de Don Quijote, que por pasar un día de playa, pero sin viajar a la costa.

Se estima que este verano han visitado este Parque Natural unas 220.000 personas entre los meses de julio y agosto. El dato lo facilita el director del complejo lagunar, José Antonio Pizarro, pero advierte de su poca fiabilidad. Sí lo es su postura en torno a cuál tiene que ser el futuro de este humedal que forman quince lagunas que se suceden durante 25 kilómetros y que se encadenan a través de cascadas, torrentes y represas naturales porque el desnivel entre la primera y la última es de 120 metros: menos tartera y más turismo de calidad.

Respeto a la naturaleza

Indiscutible es que el baño es uno de los principales atractivos de las Lagunas de Ruidera, pero no el único, afirma Pizarro. La naturaleza ofrece un espectáculo muy interesante y existe un patrimonio en torno al complejo importante para un tipo de turismo que, probablemente, desconoce que existe una oferta amplia y singular para disfrutar del humedal desde otro punto de vista.

Un punto de vista que incluye sobre todo el respeto por la naturaleza y el turismo activo. Un cambio de «concepto» que significa también, a juicio del director del humedal, empujar la creación de riqueza y empleo en la zona, a caballo entre las localidades de Ruidera y Ossa de Montiel, justo en la frontera entre las provincias de Ciudad Real y Albacete.

Por eso, para incidir en esa labor de captación el Parque ha creado una página web en la que el turista puede encontrar toda la información relacionada con qué actividades llevar a cabo y qué lugares visitar, así como horarios, precios y teléfonos de contacto.

En este sentido, Pizarro recomienda que durante los próximos meses los visitantes deberían concertar una cita antes de visitar cualquier punto de interés turístico en Ruidera porque, excepto en fines de semana señalados, suelen estar cerrados al público. Aun así, apunta, «intentamos atender a todo el mundo que lo solicita siempre que es posible».

Pero, qué hacer en Ruidera. Lo primero de todo, dice su director, es acercarse al Centro de Información de Visitantes donde el turista puede obtener planos en papel, itinerarios, consejos y sugerencias sobre zonas donde bañarse o pescar. Además cuenta con una sala de exposiciones que remiten a la geología, fauna y flora, con paneles de información, acuarios y maquetas e incluso dispone de un jardín botánico con los árboles y arbustos más interesantes del parque. En este lugar además, se proyecta un audiovisual de unos 15 minutos de duración donde se explican «las principales características del parque así como las amenazas que se ciernen sobre su conservación».

Este, que sería el primer paso lógico, apenas lo da un 5% del total de las personas que visitan el parque, se lamenta Pizarro.

Rutas senderistas

Otra de los imprescindibles para disfrutar de las Lagunas en todo su esplendor pasaría por realizar alguna de las siete rutas senderistas oficiales. Dos de ellas por su longitud están recomendadas para bicicleta y hay otras dos que son cortas y fáciles de realizar especialmente con niños.

También es necesario, según el director del humedal, visitar el Castillo de Rochafrida. Pocas piedras quedan ya de esta fortaleza de origen musulmán cuyo principal atractivo tiene más de leyenda que de historia. Su aparición en el Romancero Anónimo español (siglo XV) en el llamado Romance de Rosaflorida, donde se relata la historia de amor de dicha doncella, que lloraba a su amor Montesinos lo han elevado a categoría de monumento.

Muy cerca se encuentra también la Cueva de Montesinos. Un emblemático lugar gracias a la imaginación de Cervantes que hizo a su caballero andante pasar una noche en ella. Allí, Don Quijote conoció al caballero Montesinos, que le contó la famosa leyenda de Merlín y Ruidera.

La recomendación en estos casos es contratar a una empresa de turismo activo con un guía. Lo mismo ocurriría con otra de las actividades que no hay que dejar de realizar: recorrer las lagunas en una visita guiada en kayak. «Esto probablemente sería lo segundo que yo haría en una visita –afirma Pizarro- conocer las lagunas desde el agua, pero es necesario llevar un guía porque cuando sales al campo te tienen que ir explicando si no hay muchas cosas que los que no son expertos no ven».

Además de todo esto, el Parque Natural ofrece otras muchas propuestas interesantes para realizar dentro del mismo parque o en los pueblos de la comarca como la visita al Castillo de Peñarroya, en Argamasilla de Alba, el Museo Etnográfico de Ossa de Montiel, las Cuevas del Champiñón o la Destilería de Plantas Aromáticas, por citar algunas.

Singular es también seguir las huellas en Ruidera de su esplendor pasado gracias al favor del rey Carlos III, que la consideró Real Sitio. Allí instaló molinos de agua y una fábrica de pólvora y la llamada Casa Grande o Casa del Rey (que todavía está en pie) se construyó para mansión del Infante Don Gabriel. Los Borbones tuvieron un estrecho vínculo con esta pequeña población a cuyo término pertenece una gran parte del humedal. En la cima del pueblo está el mirador del Rey desde donde la panorámica de las lagunas es fabulosa.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.