León renuncia a presidir las Cofradías y el obispo de Ciudad Real le cesa

León renuncia a presidir las Cofradías y el obispo de Ciudad Real le cesa

Actualizado:

El obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, decidió ayer cesar de su cargo al hasta ahora presidente de las Cofradías, Sandalio León, así como a la vocal de la Comisión Permanente, Cristina Almodóvar, tras hacerse pública la pelea que tuvo lugar entre los dos el pasado fin de semana y que finalizó con sendas denuncias por malos tratos entre ambos.

El Obispado hacía pública ayer su decisión en un comunicado difundido entre los medios poco después de que el propio Sandalio León presentara su carta de renuncia que publicó en la web oficial de la Asociación, ciudadrealcofrade. También dimitió de su cargo el vicepresidente de la Asociación, Carlos Lillo.

En su comunicado el obispo afirma que tiene competencia para remover de su cargo al presidente de las Cofradías y que «el incidente público» acaecido entre León y Almodóvar «hace daño a la comunidad cristiana en general y a esa persona jurídica (asociación de cofradías) más específicamente». Por este motivo, y después de haber oído a las dos partes, según reconoce Algora en el escrito, ordena «la remoción de estas dos personas del cargo que tenían en la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad Real, así como del que pudieran tener en las Juntas de sus respectivas hermandades».

Igualmente, el obispo decreta la inhabilitación para que puedan desempeñar cargos directivos «hasta que, a juicio de los legítimos pastores de la Iglesia, conste su enmienda evangélica», sin entrar a valorar las consecuencias que se produzcan en la jurisdicción civil.

Junta gestora

Finalmente, el obispo pide al Vicario General y responsable de la Curia, Miguel Esparza, de que «provea en el menor tiempo posible» de gobierno a esta asociación designando un comisario que «constituirá una Junta Gestora presidida por él, en la que estarán presentes los miembros de la Comisión Permanente, que continúan en sus cargos».

Por su parte, Sandalio León difundía su carta de dimisión dirigida al obispo en la que afirmaba que no es culpable de los hechos por los que ha sido citado a juicio, pero «considero y así lo he considerado siempre, que el representante de una asociación religiosa no puede verse salpicado por ningún escándalo mediático de esta relevancia, debiendo quedar siempre intacta y sin perjuicio la imagen de la entidad a la que representamos, nuestra Santa Madre iglesia».

El ya ex presidente de las Cofradías aseguraba que para él en estos momentos, «es mucho más importante la dedicación a mi mujer y mis hijas, quien de manera incondicional han apoyado y apoyan al que le habla, en ellas encontré la fuerza suficiente para llegar y su posible sufrimiento es el motivo de esta carta». Una carta en la que presentaba su renuncia irrevocable al cargo de presidente, del mismo modo que un día antes lo había hecho el vicepresidente y asesor jurídico de la Comisión Permanente, Carlos Lillo.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado en las fiestas del barrio de El Perchel cuando al parecer se produjo una pelea entre Santiago León y su compañera, Cristina Almodóvar. León fue detenido y puesto a disposición del juez que, tras tomarle declaración, le dejó en libertad con cargos, aunque acusado de un presunto delito de malos tratos.