Actualidad

La sacristía de Tavera, lista para la gran exposición del Greco

Será uno de los seis espacios que desde el viernes 14 acogerá «El griego de Toledo»

EFE - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El Hospital Tavera de Toledo ha restaurado su sacristía para acoger desde el 14 de marzo las cinco pinturas del Greco que hay en su museo, entre ellas la espléndida «Sagrada Familia», y la escultura «Cristo Resucitado», que es la única documentada del Greco y ha sido restaurada en el Museo del Prado. El Hospital Tavera será uno de los seis «espacios Greco» que desde el viernes 14 acogerán la exposición «El griego de Toledo», que aglutinará gran parte de la obra del Greco en una muestra irrepetible que coincide con el cuarto centenario de la muerte del pintor.

«El griego de Toledo» estará abierta en el Museo de Santa Cruz y en otros cinco espacios de la ciudad que conservan las mismas obras que Dómenicos Theotocópuli concibió para estos edificios: la sacristía de la Catedral, el Hospital Tavera, la iglesia de Santo Tomé, el convento de Santo Domingo el Antiguo y la capilla de San José. De todos ellos, el Hospital Tavera es el único situado fuera del Casco.

En una entrevista, el director general de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, de la que forma parte el Hospital Tavera, Juan Manuel Albendea, ha explicado las obras realizadas en la sacristía y la vinculación que tuvo el Greco con Tavera.

El objetivo ha sido reunir las piezas del Greco «entre la iglesia y la sacristía, que en realidad es donde estuvieron hasta prácticamente la guerra civil», ha dicho. Allí estarán la magnífica «Sagrada Familia», el retrato del cardenal Tavera que el Greco pintó en base a la máscara de cera que, probablemente, realizó Berruguete sobre el propio cadáver del cardenal, además de «San Francisco en meditación» y «San Pedro en lágrimas».

Rico patrimonio

A estos cuatro cuadros se une «Bautismo de Cristo», que está situado en el retablo lateral de la iglesia del Hospital Tavera y que es una de las últimas pinturas del cretense. De hecho, no la concluyó él sino su hijo Jorge Manuel. También estará expuesta la escultura del «Cristo resucitado», que acaba de ser restaurada en el Museo del Prado y que estará ubicada en el mismo espacio que ideó y construyó el Greco: un tabernáculo de metro y medio de longitud que se está restaurando y que es «una pieza curiosísima». De hecho, Juan Manuel Albendea asegura que será «muy interesante» ver la estructura que diseñó el Greco para albergar la escultura: «Creo que va a sorprender, porque no es El Greco que todo el mundo tiene en la cabeza».

El «Cristo resucitado», una escultura de 47 centímetros que es la única documentada que existe del Greco, sufrió daños durante la Guerra Civil -se le amputaron los brazos- pero en los años cuarenta se acometió una restauración bastante buena y ahora la intervención ha sido mínima.

En cuanto a la «Sagrada Familia», el director general de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli apunta lo que la mayoría de expertos y muchísimos otros ciudadanos que han tenido oportunidad de verla opinan: sencillamente, que es el rostro de la Virgen María más bello que pintó El Greco.

Respecto a la sacristía, se han arreglado los tejados y unas humedades que llegaban del subsuelo, y en unos días se trasladarán allí los cuadros.

El Hospital Tavera no sólo quiere mostrar la vinculación que tuvo con el Greco sino difundir que «toda la vanguardia artística del momento» estuvo ligada de una u otra forma a este Hospital de San Juan Bautista que nació en el siglo XVI con la doble función de ser hospital y panteón de su fundador, el cardenal Juan Pardo Tavera.

De hecho, el maravilloso sepulcro del cardenal que construyó Berruguete entre 1557 y 1561 es una de las piezas que podrá contemplarse junto a los grecos porque ocupa un lugar principal en la nave central de la iglesia.

Toda la actualidad en portada

comentarios