Condenada a tres años de tratamiento psiquiátrico por intentar matar a su hija

Condenada a tres años de tratamiento psiquiátrico por intentar matar a su hija

Actualizado:

La Audiencia de Albacete ha decretado una pena de tres años de cárcel sustitutiva por tres años de control médico y tratamiento psiquiátrico para una mujer que en marzo de 2012 trató de matar a su hija apuñalándola por la espalda después de una discusión, aunque la víctima salvó la vida.

Así lo establece la sección segunda de la Audiencia en una sentencia hecha pública hoy en la que determina que la mujer cumplirá la condena con la medida de libertad vigilada «consistente en tratamiento psiquiátrico o sometimiento a control médico periódico», con lo que no tendrá que ingresar en prisión. La condenada deberá indicar el Centro médico al que va a acudir, y una vez sabido se le encargará a dicho centro que cada tres meses emita un informe sobre la situación y evolución de la madre

La hija está declarada incapaz y la acusada tiene «capacidad intelectual límite y depresión neurótica».

La acusada es V.M.R., de 55 años de edad, vecina de Molinicos (Albacete) que vivía con su hija en la pedanía de Dehesa de Val, del municipio albacetense de Bogarra.

El día de los hechos, 22 de marzo de 2012, la acusada discutió con su hija, con quien tenía continuos enfrentamientos, y tras la discusión, «queriendo provocarle la muerte o sin importarle hacerlo», cogió un cuchillo de cocina de 10,5 centímetros de hoja y se lo clavó a su hija por la espalda. La herida causada fue de un centímetro de diámetro y un trayecto subcutáneo de 10 centímetros, aunque la víctima pudo salvarse y las heridas sanaron a los 25 días.

Los magistrados plantean en la sentencia que la acusada «tiene capacidad intelectual límite que le impide parcialmente conocer el alcance de su proceder». De hecho, en el juicio V.M.R. dijo que «no quiso hacer daño, no sabe porqué lo hizo y no pudo controlarse».

El tribunal entiende que el problema jurídico era calificar los hechos como homicidio o como asesinato, y se decanta por lo segundo, al tratarse de «una puñalada por la espalda».

Atendiendo a las circunstancias de la procesada, el tribunal indica que la pena de tres años de cárcel se verá cumplida si cumple las medidas de libertad vigilada.