Ciudad Real

Ciudad Real

Ciudad Real / julián fernández

Confidencias de un hombre feminista

Día 09/03/2013
Temas relacionados

Las mujeres siempre han abanderado la lucha feminista. Ahora los hombres piden paso para luchar junto a ellas

Las mujeres siempre han abanderado la lucha feminista. Ahora los hombres piden paso para luchar junto a ellas

En un mundo ideal, todos los hombres de la tierra, del primer, segundo y tercer mundo, comparten responsabilidades y preocupaciones con todas las mujeres del mundo. Puede que sea una imagen idílica, pero en otros tiempos grandes soñadoras y soñadores lucharon por el voto femenino, por ejemplo, y lo consiguieron.

El feminismo, una lucha social que lleva más tres siglos de historia, tiene ahora en el siglo XXI un gran aliado: el hombre. Probablemente lo tuviera desde sus comienzos, y el padre, hermano o marido de Dolores Ibarruri, Victoria Kent o Rosa Luxemburgo apoyaran su lucha en silencio.

Pero hoy los hombres han alzado la voz y han dicho: con nosotros, también es posible. Una de las organizaciones que lucha por este objetivo es la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género. Esta semana impartía una charla, junto a ponentes de otros colectivos, uno de los miembros de AIGHE en Castilla-La Mancha, Julián Fernández, en la Biblioteca de Ciudad Real. Un hombre de mediana edad, cuya «reconversión» hacia el feminismo como forma de entender una sociedad más igualitaria, le llegó a través de su profesión: sexólogo. «Si revindicamos una sexualidad para todo el mundo, nos lleva a la conciencia de género, inevitablemente».

Se define a sí mismo, y sin vergüenza, como un «hombre feminista» y está lejos de los postulados de algunos especialistas en la materia que creen que este término, acuñado al principio de la lucha universal, está «pasado de moda». «Es de actualidad y hay que utilizar el término porque el objetivo del feminismo siempre ha sido la consecución de la igualdad. Lo han abanderado las mujeres porque en su momento se situaban peor que el hombre, pero la lucha por la igualdad nos compete a todos», subraya.

De sus palabras se deduce que la conciencia por el feminismo y la igualdad llega a través del conocimiento. Fernández descubrió así cómo «el patriarcado como hombres nos crea perjuicios», y ejemplifica su explicación en la esperanza de vida, mayor en las mujeres que en los hombres. «Si los hombres vivimos menos es por los valores que nos han inculcado: nos han enseñado, por ejemplo, a amar el riesgo y la velocidad; si no eres temerario, no eres un hombre y hay que demostrar la hombría», ironiza. En consecuencia, los hombres están más expuestos a un accidente de tráfico que las mujeres y, por tanto, a una mayor probabilidad de terminar con su vida.

Dentro de la asociación AHIGE, que tiene alcalce nacional, hombres como Julián Fernández participan activamente no solo en conferencias constructivas, sino en grupos de trabajo donde el primer paso es «tratar de hacer un cambio a nivel personal, que se aplique en tu vida diaria y después en el entorno». Este hombre «feminista» cree esencial tratar a la mujer «con la misma consideración que a un hombre, respetar su capacidad y mérito para emponderarse a nivel político y social». «Son retos que se van consiguiendo, «se ha avanzando mucho a nivel lesgislativo», dice convencido. Pero, según su punto de vista, «la crisis ha paralizado algunas revindicaciones, como el derecho de ampliar la baja de paternidad de los hombres, que actualmente está fijada en 15 días».

Toni Cantó

Y hablando de un hombre que abandera la idea de la igualdad, es inevitable que en la conversación se mezclen polémicas recientes, y salga entre frase y frase la suscitada por el diputado nacional Toni Cantó. «Fue una intervención desafortunada, pero rectificó», aunque «no se puede utilizar un argumento sin cifras reales», dice. «Ante una realidad de violencia de género, hay un 5% de mujeres que maltratan, y un 0,5% de denuncias falsas. Las políticas de protección han de dirigirse a ese 95% y 99,0%, respectivamente. Los datos no deseables son una anécdota», defiende.

Aunque fue un gran avance la Ley sobre la Violencia de Género, Julián recuerda que «no se terminó de aplicar al 100% y ahora se aplica mucho menos; faltan juzgados especiales, -porque los que hay están sobresaturados-; faltan jueces, fiscales, abogados, medidas de protección policial... ¿Dónde están las famosas pulseras de maltratadores?», se pregunta.

Con esa determinación y convencimiento que tiene en cada una de sus argumentaciones, Julián Fernández encarna al padre, al compañero, amigo, hermano, hijo, que toda mujer concienciada querría tener. Con el tiempo, y gracias al esfuerzo y la entrega de personas como él, habrá más brazos para la mucha mies que queda por recoger en el campo de la vida.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.