Vídeo: Astrónomos detectan el Tesla de Elon Musk en su viaje por el espacio - SpaceX

El Tesla lanzado al espacio chocará con la Tierra o Venus en millones de años

Investigadores indican que el destino del vehículo es probablemente volver a casa, aunque se quemará en la atmósfera

MadridActualizado:

Un flamante Tesla Roadster de color rojo cereza fue lanzado hace unos días al espacio como parte del vuelo de prueba del supercohete Falcon Heavy de SpaceX. Descartada su entrada en la órbita de Marte, que era su destino previsto, ¿dónde acabará finalmente? Pues según una investigación de la Universidad de Toronto, es probable que vuelva a casa y se estrelle contra la Tierra o Venus en los próximos 10 millones de años más o menos.

«Pero no hay necesidad de entrar en pánico ya que la probabilidad de que eso ocurra en el próximo millón de años es muy pequeña», explica Hanno Rein, profesor de física y director del Centro de Ciencias Planetarias. Además, aunque lo hiciera, todo o la mayor parte del coche espacial se desintegraría en la atmósfera como fuegos artificiales.

El vehículo fue enviado al espacio el 6 de febrero como parte de la carga del Falcon Heavy. Aunque los vuelos de prueba de cohetes usualmente tienen una carga ficticia, el fundador de SpaceX, Elon Musk, decidió enviar su Tesla Roadster.

La acción fue sobre todo un truco publicitario, ya que el automóvil no tiene ningún instrumento científico a bordo, pero ahora está clasificado como un objeto cercano a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), lo que significa que está catalogado y siendo rastreado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA junto con otros objetos que viajan relativamente cerca de nuestro planeta.

Primer encuentro cercano

Después de ejecutar una serie de simulaciones utilizando un sofisticado software que puede rastrear el movimiento de los objetos en el espacio, los científicos determinaron la probabilidad de que el coche colisione con la Tierra y Venus durante el próximo millón de años en un 6% y un 2,5%, respectivamente.

También determinaron que el primer encuentro cercano que el Tesla tendrá con nosotros será en 2091, cuando pasará a unos pocos cientos de miles de kilómetros de la Tierra.

El automóvil se encuentra actualmente en una órbita de cruce de Marte y la Tierra, lo que significa que viajará en una trayectoria elíptica que lo transporta repetidamente más allá de Marte y luego de vuelta a la distancia orbital de la Tierra desde el Sol. La evolución de la órbita del automóvil a lo largo del tiempo dependerá en gran medida de sus encuentros con la Tierra, especialmente de lo cerca que estará de nuestro planeta, ya que cualquier pequeño cambio en su trayectoria podría tener un gran efecto en su órbita.

Si bien el camino del Tesla se puede predecir con precisión en términos de años, después de cientos de años y muchos encuentros cercanos con la Tierra se vuelve imposible predecir la órbita precisa del objeto. Sin embargo, al estudiar una gran cantidad de simulaciones orbitales, los investigadores pudieron llegar a una distribución estadística de posibles resultados.

Patada gravitacional

«Cada vez que pase por la Tierra, el automóvil recibirá una patada gravitacional», explica el investigador Dan Tamayo, coautor del estudio. «Dependiendo de los detalles de estos encuentros, el Tesla puede ser pateado a una órbita más amplia o más pequeña, por lo que es aleatorio. Con el tiempo, la órbita se someterá a lo que se llama una caminata aleatoria, similar a las fluctuaciones que vemos en el mercado bursátil, que le permitirá vagar por el sistema solar interior».

Aunque solo realizaron simulaciones durante los primeros tres millones de años de su viaje espacial, Rein dice que el resultado más probable para el Tesla es que se estrelle contra la Tierra o Venus en los próximos 10 millones de años más o menos.

«Aunque no somos capaces de decir en qué planeta acabará finalmente el automóvil, sí podemos decir que no sobrevivirá en el espacio por más de unas pocas decenas de millones de años», señala Tamayo. Si bien el destino final probable del automóvil es la Tierra, no hay nada que temer ya que gran parte o la totalidad se quemará en la atmósfera.