«Danza macabra», de Michael Wolgemut, inspirada en la muerte negra
«Danza macabra», de Michael Wolgemut, inspirada en la muerte negra - Wikipedia

La terrible peste llegó a Europa mucho antes de la Muerte Negra

Un estudio genético muestra cómo nómadas esteparios de la Edad de Piedra introdujeron la plaga en el continente, milenios antes de las primeras epidemias históricas conocidas

MadridActualizado:

Yersinia pestis es uno de los organismos más letales de la Historia. Esta bacteria es la responsable de la terrible peste bubónica o muerte negra, que causó el deceso de un tercio de la población europea en el siglo XIV, dejando ciudades completamente devastadas en las que en ocasiones no había ni un alma para enterrar a los muertos. Algunos estudiosos incluso la relacionan la caída del Imperio Romano. Pero esta plaga es mucho más antigua y ahora los investigadores ya saben cómo se introdujo en Europa.

El equipo, dirigido por científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, ha secuenciado los primeros seis genomas europeos de la bacteria, que datan del Neolítico Tardío hasta la Edad del Bronce (hace entre 4.800 y 3.700 años). El análisis de estas muestras, publicado en la revista «Current Biology», sugiere que la plaga entró en Europa durante el Neolítico con una migración a gran escala de personas provenientes de la estepa euroasiática.

Para el estudio, el equipo buscó la presencia de Y. pestis en más de 500 muestras de dientes y huesos de Alemania, Rusia, Hungría, Croacia, Lituania, Estonia y Letonia. De esta forma, se recuperaron genomas completos de Y. pestis de seis individuos, lo que supuso una oportunidad sin precedentes para estudiar cómo evolucionó la enfermedad después de su introducción en Europa.

Un varón del sitio de Haunstetten Postillionstraße, con una daga, flechas de pedernal, brazalete y broche de hueso
Un varón del sitio de Haunstetten Postillionstraße, con una daga, flechas de pedernal, brazalete y broche de hueso-Stadtarchäologie Augsburg

Los científicos descubrieron que los genomas de Y. pestis, que se encontraron en diferentes partes de Europa, estaban estrechamente relacionados, hecho que relacionan con la gran migración de personas de la estepa póntica a Europa ocurrida hace 4.800 años. Estas personas portaban marcadores genéticos distintos que permiten rastrear sus movimientos y su influencia genética, presente en prácticamente todos los europeos de hoy en día. Curiosamente, los primeros indicios de la peste en Europa coinciden con la llegada de esas poblaciones. Esto respalda la hipótesis de que la plaga se propagó junto con la migración a gran escala de nómadas esteparios.

«Y. pestis fue posiblemente introducida en Europa desde la estepa hace unos 4.800 años, donde estableció un reservorio local antes de regresar a Eurasia Central», explica Alexander Herbig, coautor del estudio.

¿Huían de la peste?

Los genomas de la peste recuperados por los investigadores confirman que durante este período se produjeron cambios en los genes relacionados con su virulencia, algo que ya se sugería en investigaciones anteriores, aunque hacen falta más estudios para confirmar cómo estos cambios afectaron a la gravedad de la enfermedad.

Sin embargo, es posible que Y. pestis ya fuera capaz de causar epidemias a gran escala antes de desarrollar estos rasgos. Johannes Krause, director del Departamento de Arqueogenética del Max Planck y autor principal del estudio, explica que las infecciones pudieron haber sido una de las causas del aumento de la movilidad durante el período neolítico tardío de la Edad del Bronce. En otras palabras, los esteparios podrían haber migrado para escapar de la peste. Además, la introducción de la enfermedad en Europa podría haber jugado un papel en el recambio genético de las poblaciones europeas. «Es posible que ciertas poblaciones europeas, o la gente de las estepas, tuvieran un nivel de inmunidad diferente», señala. Los investigadores dicen que hacen falta más muestras humanas y de Y. pestis de un rango temporal y geográfico más amplio para responder mejor a estas preguntas.