Las imágenes en color natural de la nave espacial Cassini comparan el aspecto del polo norte de Saturno en junio de 2013 (izquierda) y en abril de 2017 (derecha)
Las imágenes en color natural de la nave espacial Cassini comparan el aspecto del polo norte de Saturno en junio de 2013 (izquierda) y en abril de 2017 (derecha) - NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/Hampton University

La sonda Cassini, testigo del solsticio en Saturno

El cambio de estación en el planeta de los anillos ocurre cada quince años terrestres

MadridActualizado:

La veterana sonda Cassini de la NASA, en órbita alrededor de Saturno desde 2004 y que en septiembre terminará sus días precipitándose en la atmósfera del planeta, ha alcanzado un nuevo logro, uno que llevaba bien apuntado en su agenda e incluso en el nombre de la misión extendida que la ocupa desde hace siete años, la Misión Solsticio. El pasado miércoles fue testigo de algo que solo ocurre cada quince años terrestres: el solsticio de Saturno y sus lunas, el día más largo del verano en el hemisferio norte y el día más corto del invierno en el sur.

La impresinante tormenta que rodeó todo el planeta, en un imagen de 2011
La impresinante tormenta que rodeó todo el planeta, en un imagen de 2011- NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias del Espacio

La nave espacial ha podido observar, de cerca y por primera vez, una estación completa en Saturno, lo que resulta todo un espectáculo. Como explica Linda Spilker, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California, «el sistema de Saturno sufre drásticas transiciones de invierno a verano, y gracias a la Cassini, tenemos un asiento de primera fila». De hecho, durante ese período Cassini pudo observar una gigantesca tormenta en erupción que rodeaba todo el planeta. O la aparición de brumas primaverales en su atmósfera.

Los datos de la misión mostraron cómo la formación de neblinas se relaciona con los cambios de temperatura y composición química de la atmósfera superior de Saturno. Los investigadores han encontrado que algunos de los compuestos de hidrocarburos, gases como el etano, propano y acetileno, reaccionan más rápidamente que otros al cambiar la cantidad de luz solar en el transcurso del año de Saturno.

Los investigadores también se sorprendieron de que los cambios observados por Cassini en Saturno no se produjeran de forma gradual, sino de repente, en latitudes específicas en la atmósfera de bandas de Saturno.

Saturno durante su equinoccio de 2009. Se aprecian los hemisferios norte y sur igualmente iluminados por el Sol, con la mitad del polo norte en la sombra
Saturno durante su equinoccio de 2009. Se aprecian los hemisferios norte y sur igualmente iluminados por el Sol, con la mitad del polo norte en la sombra- NASA / JPL / Instituto de Ciencias del Espacio

Después del equinoccio y continuando hacia el solsticio de verano en el norte, el Sol está cada vez más alto por encima de la cara norte de los anillos. Y a medida que eso ocurre, la luz solar penetra más profundamente en los anillos, calentándolos a las temperaturas más altas que se hayan registrado allí durante la misión. La luz del Sol del solsticio ha ayudado a los instrumentos de la Cassini a revelar cómo las partículas se agrupan y si las partículas enterradas en el medio del plano de los anillos tienen una composición o estructura diferentes de las que están en las capas exteriores.

Titán y Encélado

Además, la Cassini ha observado la mayor luna de Saturno, Titán, en el cambio de estaciones, con ocasionales estallidos de actividad de las nubes. Después de observar las nubes de tormenta de metano alrededor del polo sur de Titán en 2004, la nave detectó una tormenta gigante en el ecuador de Titán en 2010.

En 2013, la sonda observó una acumulación repentina y rápida de neblina y trazas de hidrocarburos en el sur de Titán que antes solo se habían observado en el norte. Esto indicó a los científicos que una reversión estacional estaba en marcha, en la que la principal circulación atmosférica de la luna cambiaba de dirección.

En la luna helada Encélado, el cambio estacional más importante fue la caída de la noche invernal en el sur. A pesar de que significaba que la Cassini ya no podía tomar imágenes iluminadas por el Sol de la superficie geológicamente activa, la nave pudo observar con mayor claridad el calor que viene de dentro del propio Encélado. Con el polo sur de la luna en sombra, los científicos pudieron controlar la temperatura del terreno sin preocuparse de la influencia del Sol. Estas observaciones están ayudando a los investigadores a entender mejor los océanos que se encuentra debajo de la superficie de ese mundo. Desde esa región polar del sur de la luna, se eleva un penacho de hielo y vapor hacia el espacio del que Cassini ha tomado muestras directamente.

Con la llegada del solsticio de Saturno, Cassini se encuentra actualmente en la fase final de su larga misión. A lo largo de las 22 semanas del 26 de abril al 15 de septiembre, la nave espacial está haciendo una serie de inmersiones entre el planeta y sus anillos helados que proporcionarán una importante información científica. Por ejemplo, los científicos han quedado desconcertados al descubrir que el espacio entre Saturno y sus anillos parece estar relativamente libre de polvo, por lo que lo han denominado «el gran vacío».