Solsticio de invierno en Stonehenge - Taro Taylor

Solsticio de invierno: llega el día más corto del año

Este miércoles comienza la estación más fría, determinada por la posición de la Tierra en su órbita alrededor del Sol

Actualizado:

El invierno comienza ese miércoles, a las 11.44 horas (horario peninsular) en el hemisferio norte, al tiempo que en el hemisferio sur se iniciará el verano. La estación durará 88 días y 23 horas, y terminará el 20 de marzo de 2017, cuando comenzará la primavera, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, perteneciente al Ministerio de Fomento.

El inicio de la estaciones viene dado, por convenio astronómico, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso del invierno, se da en el punto de la eclíptica en el que el astro alcanza su posición más austral. El día en que esto sucede, el Sol alcanza su máxima declinación sur (-23º 27’) y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia. Por eso, a esta circunstancia se le llama también solsticio (‘Sol quieto’) de invierno. En ese instante, en el hemisferio sur se inicia el verano.

El día del solsticio de invierno es el de menor duración del año. Alrededor de esta fecha se encuentran el día en que el Sol sale más tarde y aquél en que se pone más pronto. Un hecho circunstancial no relacionado con el inicio de las estaciones se da también en esta época: el día del perihelio, es decir, cuando el Sol y la Tierra están más cercanos entre sí a lo largo del año. Es esta mayor proximidad al astro la causa de que el planeta se mueva más rápidamente a lo largo de su órbita elíptica y, por lo tanto, la duración de esta estación sea la menor.

El inicio del invierno puede darse, a lo sumo, en cuatro fechas distintas del calendario (del 20 al 23 de diciembre). A lo largo del siglo XXI, esta estación se iniciará en los días 20 a 22 de diciembre (fecha oficial española), con su inicio más tempranero en 2096 y el más tardío en 2003. Las variaciones de un año a otro se deben al modo en que encaja la secuencia de años según el calendario (unos bisiestos, otros no) con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (duración conocida como año trópico).

Nueve horas de luz solar

Si se llama coloquialmente duración del día al tiempo que transcurre entre la salida y la puesta del Sol en un lugar dado, este miércoles va a ser la jornada de menor duración. Como ejemplo, en Madrid esta duración será de 9 horas y 17 minutos, a comparar con las 15 horas y 3 minutos que duró el día más largo (que en 2016 fue el 21 de junio).

Hay casi seis horas de diferencia entre el día más corto y el más largo, lo que depende mucho de la latitud del lugar, ya que es nula en el ecuador y extrema (24 horas) entre los círculos polares y los polos. Precisamente, es en la Antártida donde algunos días al año alrededor del 21 de diciembre se da el fenómeno del Sol de medianoche, en que el astro es visible por encima del horizonte durante las 24 horas del día.

Se podría pensar que el día más corto del año será también el día en que el Sol salga más tarde y se ponga más pronto, pero no es así porque la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es circular sino elíptica y porque el eje del planeta está inclinado en una dirección que nada tiene que ver con el eje de esa elipse. Ello también hace que un reloj solar y nuestros relojes, basados en un Sol ficticio, estén desajustados.

El día en que el Sol se puso más pronto fue el 7 de diciembre, mientras que el día en que saldrá más tarde será el 4 de enero de 2017. Por estas fechas se da también el máximo acercamiento anual entre la Tierra y el Sol, un fenómeno conocido como perihelio. En esta ocasión, el máximo acercamiento se dará el próximo 4 de enero, con una distancia de algo más de 147 millones de kilómetros, unos cinco millones menos que en el momento de afelio o de mayor distancia (3 de julio de 2017).

Durante el invierno, el cielo matutino estará dominado por Júpiter y Saturno, y el vespertino por Venus, Marte y Urano. También se producirán dos eclipses: uno penumbral total de Luna la noche del 10 al 11 de febrero (llamado así porque todo el disco lunar quedará sumergido en el momento máximo dentro de la penumbra), que será visible en España y cuya observación será algo difícil porque apenas se oscurecerá el disco lunar, y uno anular de Sol el 26 de febrero, que podrá verse en Sudamérica, África y la Antártida.

Más información: Magia y rituales en un festival de celtas y mayas