La fotografía muestra la diferencia entre el tamaño de la nariz en un selfie hecho a 30 cm de la cara y un retrato tomado a 1,5 metros de distancia.
La fotografía muestra la diferencia entre el tamaño de la nariz en un selfie hecho a 30 cm de la cara y un retrato tomado a 1,5 metros de distancia. - Boris Paskhover

Por qué los selfies hacen que tu nariz parezca más grande

Los autorretratos deforman el apéndice y llevan a muchas personas a someterse a operaciones de cirugía estética

MADRIDActualizado:

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey, acaba de confirmar lo que muchos ya intuían: que los selfies tienen la virtud de distorsionar el tamaño de nuestra nariz. El estudio se acaba de publicar en JAMA Facial Plastic Surgery.

«Los jóvenes -afirma Boris Paskhover, del Departamento de Otorrinolaringología de la citada entidad- están haciéndose selfies continuamente para colgarlos en sus redes sociales. Y piensan que esas imágenes son realmente representativas de cómo se ven a sí mismos, lo que puede tener un impacto en su estado emocional».

Paskhover, en efecto, asegura que muchos de sus pacientes le muestran selfies como ejemplo de por qué quieren someterse a una cirugía que reduzca el tamaño de sus narices. De hecho, un informe de la Academia Norteamericana de Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva llega a decir que hasta el 55% de los cirujanos aseguran que las personas recurren a sus servicios en busca, precisamente, de procedimientos y «retoques» que puedan mejorar sus selfies.

Como un espejo deformado

«Lo que pretendo con este trabajo -explica Paskhover- es que los jóvenes se den cuenta de que cuando se hacen un selfie, lo que ven después es, en esencia, una versión portátil de lo que verían en el espejo deformante de una feria».

Fue precisamente eso lo que hizo que el investigador se planteara su estudio. Paskhover, en efecto, buscaba una forma mejor de explicar a sus pacientes por qué no deberían utilizar selfies para valorar el tamaño de su nariz.

De esta forma, y junto a Ohad Fried, investigador de ciencias computacionales de la Universidad de Oxford, Paskhover desarrolló un modelo matemático que muestra con toda exactitud la distorsión nasal creada por los selfies y otros retratos tomados a muy corta distancia.

Una nariz un 30 % más ancha, en apariencia

El modelo, por ejemplo, muestra que un selfie medio, tomado a una distancia de unos 30 centímetros de la cara, hace que la base de la nariz parezca hasta un 30% más ancha, y la punta nasal un 7% más gruesa, que un retrato normal tomado a un metro y medio de distancia.

El modelo se basa en las medidas promedio de características faciales tomadas de una selección de participantes de distintas etnias y razas. Y determina la magnitud del efecto de distorsión presentando la cara como una colección de planos paralelos y perpendiculares al eje de la cámara que obtiene la fotografía. Los investigadores calcularon los cambios que se producen en la relación entre la anchura de la nariz y la distancia entre los dos pómulos en imágenes tomadas a varias distancias.

Para Paskhover, la importancia que tienen los selfies en la imagen de sí mismos que tienen muchas personas constituye todo un problema de salud pública.