Salida de la plataforma, en una base de las fuerzas aéreas de Estados Unidos, el pasado 4 de marzo
Salida de la plataforma, en una base de las fuerzas aéreas de Estados Unidos, el pasado 4 de marzo - YOUTUBE/Holloman AFB

Así ruge un «tren volador» viajando a 1.000 kilómetros por hora

El escuadrón 846 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha batido un récord de velocidad con un prototipo experimental de «maglev», un artefacto capaz de levitar sobre un campo magnético producido en unos raíles

MADRIDActualizado:

Ningún tren sale de una estación con una potente explosión y dejando tras de sí una estela de humo y combustible. Ninguno salvo el prototipo experimental de «maglev» que el Escuadrón de Pruebas 846 de la «US Air Force», está poniendo a punto en la base Holloman, en pleno desierto de Nevada. Quizás aún falten pulir algunos detalles hasta llevar pasajeros.

El pasado 18 de abril el escuadrón publicó las imágenes del viaje (vuelo) inaugural de este artefacto, realizado el 4 de marzo. Montado sobre la Holloman High Speed Test Track (HHSTT), un sofisticado sistema de raíles que permiten a una plataforma propulsada sobre cohetes levitar a lo largo de 640 metros, el maglev logró batir el récord para este tipo de artefactos y superar los 1.000 kilómetros por hora.

«Hemos logrado la prueba más rápida hecha con un maglev de la historia», dijo Shawn Morgenstern, teniente coronel y comandante del escuadrón. «Alcanzamos los 1.018 kilómetros por hora».

Todo esto gracias al sistema de levitación. Su gran ventaja es que no hay fricción y la energía propulsora solo tiene que hacer frente al rozamiento del aire. Gracias a esto, la plataforma experimental logró una aceleración de 282 metros por segundo.

El objetivo de esta prueba es sobre todo desarrollar un maglev más estable que permita portar todo tipo de cargas, para luego hacer pruebas de ingeniería o de informática. Pero las aplicaciones más inmediatas no solo se quedan en el ámbito militar, sino que podrían servir también para transporte espacial.

Un técnico prepara la plataforma propulsada por cohetes y capaz de levitar sobre un campo magnético
Un técnico prepara la plataforma propulsada por cohetes y capaz de levitar sobre un campo magnético - U.S. Air Force/Randahl J. Jenson

El sistema usa unos potentes imanes para estabilizar una plataforma propulsada por cohetes. La tecnología requiere que estos imanes se comporten como superconductores, por lo que es necesario que estén «súperenfriados»: esto ocurre en las cercanías del cero absoluto, la temperatura más baja posible en la naturaleza. En este caso, los imanes se enfriaron hasta los alrededores de los -269º C.

«Usamos helio muy frío para hacer levitar la plataforma sobre los raíles magnéticos», explicó Morgenstern. «Este sistema nos permite hacer pruebas sin vibraciones. Si tienes que usar componentes muy sensibles que formen parte de sistemas de armas y quieres que funionen en un ambiente realista (con pocas vibraciones, tal como pasa a bordo de una aeronave), podemos usar este maglev para simularlo».

Lo próximo que planean es mejorar el diseño de la plataforma y aumentar su velocidad de operación.