Ignacio Cirac - Director del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica

Revolucionó y popularizó la Física

Stephen Hawking fue un modelo para muchos de nosotros, no solo por su dedicación a la ciencia, sino también por su esfuerzo en popularizarla

Ignacio Cirac
Actualizado:

Hemos perdido un gran científico, uno de los físicos más importantes de los últimos 50 años. Stephen Hawking fue un modelo para muchos de nosotros, no solo por su dedicación a la ciencia, sino también por su esfuerzo en popularizarla y por la lucha personal que supuso resistir a una enfermedad que lo mantuvo en silla de ruedas durante gran parte de su vida y debido a la cual tuvo grandes dificultades para comunicarse.

El público general lo conoce por sus libros divulgativos, como «La breve historia del tiempo», «La brevísma historia del tiempo», o «El gran diseño». Pero también por sus (a veces controvertidas) afirmaciones sobre la religión, la necesidad de ir preparándonos para abandonar el planeta o la renuncia a algún premio por motivos políticos. A pesar de que algunas de sus afirmaciones no son compartidas por muchos científicos, todos nosotros sentimos un gran respeto y admiración por su trabajo como investigador.

Su obra científica ha sido muy original, adelantada a su tiempo y ha abierto nuevas líneas de investigación. Todas ellas relacionadas con los agujeros negros, la Cosmología (como se creó el universo y cómo llegó a ser el que hoy observamos) y la Física Cuántica.

Junto a Roger Penrose, se dio cuenta de que los agujeros negros dan lugar a singularidades (la aparición de infinitos) en las ecuaciones de la teoría de la relatividad general de Einstein. También descubrió que no son del todo negros, ya que según la Física Cuántica deberían emitir radiación (luz). En Cosmología planteó una teoría matemática para describir un Universo que no tiene fronteras (sin bordes), en el que el tiempo no tiene un origen. O, también, que las fluctuaciones cuánticas del Big Bang dieron lugar a las galaxias.

Stephen Hawking ha trabajado y colaborado con algunos físicos españoles. Yo tuve ocasión de encontrarme con él en varias ocasiones en los últimos años. Una de ellas fue en la conmemoración de los 100 años de la memorable conferencia Solvey, que tuvo lugar en 1911 y con la que, de alguna manera, se «fundó» la Física Cuántica. Allí, Hawking dio una conferencia científica utilizando su sintetizador de voz. Después de la conferencia se ofreció un cóctel en la casa de la familia Solvey. Era fácil apreciar la dificultad a la que se enfrentaba debido a su enfermedad, que apenas le permitía pronunciar una palabra por minuto.

Resuta realmente extraordinario que, a pesar de estas limitaciones, haya sido capaz de revolucionar y popularizar la Física, y de elevar su voz para defender todas las causas que consideraba justas.

IGNACIO CIRACIGNACIO CIRAC