Ciencia

Quién fue «Baby Louie», el embrión de dinosaurio

Descubren que pertenecía a una nueva especie similar a un ave gigantesca que contruía nidos del tamaño de una rueda de camión y ponía huevos descomunales de 5 kilos de peso

Recreación del Beibeilong sinensis, parecido a un casuario, sobre su nido
Recreación del Beibeilong sinensis, parecido a un casuario, sobre su nido - Zhao Chuang
J. DE J. Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia
El embrión «Baby Louie»
El embrión «Baby Louie»- Darla Zelenitsky, Universidad de Calgary

«Baby Louie» es el nombre con el que fue bautizado popularmente un embrión de dinosaurio hallado en la década de los 90 en Henan, China, dentro de un enorme nido del tamaño de un neumático de camión en el que descansaban gigantescos huevos de entre 89 y 100 millones de años de antigüedad. Pero la criatura aún no nacida escondía un gran secreto sobre su identidad. Un equipo de paleontólogos ha descubierto que «Baby Louie» es único, ya que pertenece a una nueva especie de oviraptorosaurio gigante, similar a las aves modernas. El trabajo aparece publicado en Nature Communications.

Los investigadores compararon el fósil del embrión con especies de dinosaurios descritas anteriormente y llegaron a la conclusión de que se trata de una nueva especie de oviraptorosaurio caenagnathidae, un grupo de misteriosos dinosaurios parecidos a las aves, emplumados y con pico. Lo llamaron Beibeilong sinensis, que se traduce como «bebé de dragón chino» («Beibei» es la palabra en chino Pinyin para bebé, «long» es dragón y «sinensis» es la palabra latina para chino). El embrión tiene solamente 38 cm de largo desde su hocico a la base de su cola. Sin embargo, un estudio previo estima que los dinosaurios de este tipo podrían alcanzar más de una tonelada (1.100 kg) en su edad adulta.

Reconstrucción del embrión de Beibeilong
Reconstrucción del embrión de Beibeilong- Zhao Chuang

Durante un tiempo, muchos fósiles de huevos recogidos en Henan se exportaron fuera de China a otros países. «Este fósil en particular estuvo fuera del país durante más de 20 años (se envió a EE.UU.) y su retorno a China finalmente nos permitió estudiarlo adecuadamente», dice el profesor Lü Junchang, paleontólogo del Instituto de Geología de la Academia China de Ciencias Geológicas.

Los huevos tienen hasta 45 centímetros de largo y pesaban unos cinco kilos, por lo que son algunos de los huevos de dinosaurio más grandes jamás descubiertos. Fueron encontrados en un nido de unos 2 o 3 metros de diámetro y probablemente contenía dos docenas o más huevos.

Parecido a un casuario

«Durante muchos años fue un misterio en cuanto a qué tipo de dinosaurio puso estos enormes huevos. Debido a que los fósiles de grandes terópodos, como tiranosaurios, también fueron encontrados en las rocas en Henan, algunas personas pensaron inicialmente que los huevos podían haber pertenecido a una tiranosaurio», dice Darla Zelenitsky, profesora de la Universidad de Calgary, quien formó parte del equipo de investigación que describe el fósil. «Gracias a este fósil, ahora sabemos que estos huevos fueron puestos por una oviraptorosauria gigantesca, un dinosaurio que se habría parecido mucho a un casuario desmesurado. Habría sido un espectáculo contemplar un animal de tres toneladas anidando», dice.

Aunque no se conocen los huesos de un ejemplar adulto, los científicos creen que probablemente alcanzaba los ocho metros de largo y las tres toneladas de masa corporal, basándose en la comparación de sus parientes cercanos.

Debido a que dinosaurios de cuerpo más pequeño emparentados se fosilizaron mientras estaban sentados sobre sus huevos, los autores describen la nueva especie de oviraptorosaurio gigante como el dinosaurio más grande conocido que se había sentado en su nido y cuidado a sus crías.

Toda la actualidad en portada

comentarios