Ciencia

El proyecto del gran telescopio de 30 metros (TMT) se acerca a Hawái y se aleja de Canarias

Una decisión judicial ha dado luz verde a la construcción del TMT en una montaña sagrada de las islas estadounidenses. La isla de La Palma es el emplazamiento alternativo

La construcción del TMT, en la imagen, aún debe ser aprobada por varios organismos hawaianos
La construcción del TMT, en la imagen, aún debe ser aprobada por varios organismos hawaianos - TMT Observatory Corporation

El impresionante proyecto del Telescopio de 30 Metros (TMT, en inglés), que será el telescopio óptico y de infrarrojos más potente del hemisferio Norte, está más cerca de hacerse realidad y de ser construido en el volcán de Mauna Kea, Hawái, Estados Unidos, y no en la segunda localización predilecta, el Observatorio del Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma, Canarias.

La juez retirada Riki May Amano ha recomendado esta semana que se conceda el permiso para iniciar la construcción del TMT en las islas estadounidenses. Las obras se paralizaron judicialmente cuando en octubre de 2014 algunos habitantes de Mauna Kea protestaron por considerar que la construcción iba a atentar contra sus prácticas culturales, protegidas por las leyes del estado, puesto que en su tradición Mauna Kea es una montaña sagrada.

Después de sucesivas idas y venidas judiciales y de muchas protestas de activistas y ecologistas, la Corte Suprema de Hawái retiró el permiso de construcción al Consejo de Gobierno del Gran Telescopio de 30 metros hace un año y medio. De esta forma, la decisión bloqueó un programa internacional de casi 1.200 millones de euros e impulsado por prestigiosas universidades de todo el mundo.

En respuesta, los organizadores del TMT designaron a La Palma como la localización alternativa para las instalaciones en caso de que no se pudieran levantar en Hawái, y además siguieron presionando a nivel judicial.

Desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), entidad responsable del Observatorio del Roque de los Muchachos, en La Palma, se han mostrado prudentes ante la decisión adoptada por la juez. Han asegurado que están estudiando el informe y que están en contacto con los organizadores del TMT para saber cuáles son sus planes. Por el momento, los responsables no han aclarado cuál es su postura oficial, y si esta decisión acerca el telescopio a Hawái o a La Palma. Solo se han limitado a reconocer que el informe de la juez Amano es un «importante hito» y que Hawái sigue siendo el emplazamiento predilecto para el TMT.

Oportunidad para España

Esta decisión podría tener consecuencias muy importantes, según el IAC. Si se construyese en La Palma, el TMT generaría una importante actividad científica durante un mínimo de 65 años, en gran parte porque científicos españoles tendrían acceso al 10 por ciento del tiempo de observación en el TMT, y, además, las inversiones supondrían una inyección económica de al menos 25 millones de euros al año en la región.

La juez hawaiana ha elaborado un informe de más de 300 páginas para recomendar la construcción del TMT después de reunirse con 71 testigos. Según ha opinado, la edificación debe iniciarse siempre que se cumplan una serie de condiciones, encaminadas a proteger el emplazamiento. Estas medidas incluyen «una formación obligatoria en cultura y recursos naturales» y el pago, por parte del TMT, de unas fuertes rentas para preservar Mauna Kea. Por último, la construcción se cancelaría si en el lugar se encontrasen enterramientos o restos arqueológicos.

La recomendación de Amano no es definitiva. Su informe será estudiado por el panel de tierra y recursos naturales del estado de Hawái, y la decisión que este adopte será llevada hasta la Corte Suprema. Sea como sea, este «culebrón» judicial podría acabar pronto, puesto que la organización del TMT puso en abril de 2018 la fecha límite para iniciar las obras del telescopio.

Toda la actualidad en portada

comentarios