Representación artística de un BFR, un cohete para misiones interplanetarias de larga duración
Representación artística de un BFR, un cohete para misiones interplanetarias de larga duración - SPACE X

Los próximo pasos tras el Falcon Heavy: nuevos robots y un megacohete

Elon Musk, director de Space X, ha informado que la compañía construirá una nueva plataforma para el aterrizaje de cohetes en el océano. En un futuro próximo, desarrollarán el colosal lanzador BFR

MADRIDActualizado:

El pasado 5 de febrero la compañía Space X, del magnate Elon Musk, consiguió un logro histórico al lanzar con éxito su nuevo súpercohete, el Falcon Heavy. Este se convirtió el más pesado lanzado en décadas y afianzó el proyecto de desarrollar vehículos reutilizables, capaces de revolucionar los precios de los lanzamientos al espacio.

Según recoge Space.com, Musk ha comentado recientemente que Space X está construyendo una segunda plataforma robótica para aterrizaje de cohetes en el mar, y que se llamará «A Shortfall of Gravitas». El nombre hace homenaje a la obra de ciencia ficción de Iain M. Banks, en la que aparece una nave espacial «Experiencing A Significant Gravitas Shortfall». Las otras dos plataformas robóticas, llamadas «Of Course I Still Love You» y «Just Read The Instructions» también hacen honor a naves aparecidas en los libros de Banks.

Además, la compañía está desarrollando un «barco-cesta» para recoger otras partes de los cohetes Falcon 9 y Falcon Heavy. Aunque aún no ha quedado claro cómo, Space X pretende recoger con este ingenio tanto las «narices» de los cohetes, la pieza cónica que se coloca en la parte superior de los lanzadores, como el carenado que alberga la carga, y que cuesta alrededor de cuatro millones de euros. Incluso, Musk sugirió que más adelante esta cesta podría usarse para recoger cápsulas tripuladas.

Lanzamiento de un satélite español

La compañía pronto dará los próximos pasos en su camino de multiplicar el número de lanzamientos espaciales a un precio más barato. El próximo sábado el satélite español PAZ será lanzado con un Falcon 9 desde la base aérea de Vandenberg, en California (EEUU). Ya en junio de este año se producirá el segundo lanzamiento de un Falcon heavy, que irá cargado, al menos, con un reloj atómico de alta precisión y resistencia de la NASA.

Según informa Space.com, además habrá al menos otras dos misiones para el Falcon Heavy este año, y varios lanzamientos de satélites para el Falcon 9, más pequeño. Este mismo año, Space X también hará un vuelo de prueba con una nueva cápsula tripulable llamada Dragon. Además de esto, la compañía ha desarrollado un traje espacial y pronto comenzará a trabajar en el BFR, un ambicioso proyecto para construir el cohete más pesado de todos los tiempos y capaz, en teoría, de llevar al hombre a Marte y diseñado en general para misiones interplanetarias de larga duración.

La explosión que costó millones

Aunque el primer despegue del Falcon Heavy fue un triunfo, y dos de los tres cohetes que componían la parte reutilizable cohete aterrizaron con éxito en tierra, un tercer bloque de motores, valorado en al menos 30 millones de euros, se estrelló en el mary no pudo aterrizar en una plataforma robótica destinada a ese efecto y llamada «Of course I still love you». Recientemente, Elon Musk ha explicado en Twitter la causa del fallo: el cohete no tenía suficiente combustible para amortiguar su caída con los motores.

En una rueda de prensa celebrada después del exitoso lanzamiento del Falcon Heavy, Musk explicó que, mientras que los dos bloques laterales del cohete se posaron con suavidad y sincronizadamente en tierra, el bloque central cayó en el Atlántico a una velocidad de casi 500 kilómetros hora. Lo hizo a unos 100 metros de la plataforma donde debía aterrizar, y el impacto provocó una lluvia de metralla que dañó la plataforma.

La solución, según ha parecido sugerir, será aumentar la cantidad de combustible para el aterrizaje de este bloque central.