Ilustración del sistema que puede existir alrededor de dos estrellas
Ilustración del sistema que puede existir alrededor de dos estrellas - Mark Garlick, UCL, U. Warwick y U. Sheffield

Primeras pistas de un sistema planetario como de Star Wars

Restos rocosos rodean dos estrellas, lo que sugiere la existencia de mundos parecidos a Tattoine, el planeta con dos soles de la saga galáctica

MADRIDActualizado:

Después de que la NASA anunciara hace tan solo unos días un sistema solar con siete planetas similares a la Tierra, quizás exista otro, bastante más lejano, eso sí, pero mucho más parecido a una fantasía del cine y la cultura popular. Un equipo de investigadores ha descubierto evidencias de restos planetarios alrededor de dos estrellas, una de ellas una enana blanca y la otra, una enana marrón, a 1.000 años luz de distancia llamado SDSS 1557 que parece sacado de Star Wars.

Lo que en realidad describe el estudio, publicado en la revista Nature Astronomy, no son planetas en sí mismos, sino restos de asteroides destrozados que orbitan dos soles. Los restos parecen ser rocosos, lo que sugiere que mundos terrestres como Tatooine, el mundo natal de Luke Skywalker, podrían existir en el sistema.

Hasta la fecha, todos los exoplanetas descubiertos en órbita alrededor de estrellas dobles han sido gigantes de gas, similares a Júpiter, y se cree que se forman en las regiones heladas de sus sistemas. En contraste con el material helado rico en carbono que se ha encontrado en otros sistemas de estrellas dobles, el material planetario identificado en SDSS 1557 tiene un alto contenido de metal, incluidos el silicio y el magnesio.

Estos elementos fueron identificados como restos que fluyen de su órbita sobre la superficie de la estrella, contaminándola de forma temporal con al menos 10^17 g (1,1 billones de toneladas) de materia, lo que equivale a un asteroide de al menos 4 km de extensión.

Los astrónomos reconocen que el descubrimiento fue una completa sorpresa, ya que en un primer momento asumieron que la enana blanca polvorienta era una sola estrella, pero después se dieron cuenta de algunos «signos reveladores», como la atracción gravitatoria sutil de la marrón en su compañera.

«Conocemos miles de sistemas binarios similares a SDSS 1557 pero esta es la primera vez que hemos visto restos de asteroides y la contaminación», explica Steven Parsons, de la Universidad de Sheffield y coautor del estudio.

Bloques de construcción

Según Jay Farihi, de Departamento de Física y Astronomía del University College de Londres y autor principal del estudio, el descubrimiento de los restos de asteroides en ese sistema permite ver firmas claras del «ensamblaje» de un planeta rocoso a través de los grandes asteroides que lo formaron, lo que ayuda a entender cómo se forman los exoplanetas rocosos en este tipo de sistemas dobles.

En el sistema solar, el cinturón de asteroides contiene bloques de construcción sobrantes de los planetas terrestres Mercurio, Venus, Tierra y Marte, por lo que los científicos planetarios estudian los asteroides para obtener una mejor comprensión de cómo se forman los planetas rocosos y potencialmente habitables. El mismo enfoque fue utilizado por el equipo para estudiar el sistema SDSS 1557, ya que cualquier planeta dentro del mismo aún no puede ser detectado directamente, pero los escombros se extienden en un amplio cinturón alrededor de las estrellas dobles, que es un objetivo mucho más grande para el análisis.

El equipo estudió el sistema binario y la composición química de los residuos mediante la medición de la absorción de diferentes longitudes de onda de luz o «espectros», usando el telescopio del Observatorio Gemini Sur y el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (ESO), ambos ubicados en Chile.

Los investigadores seguirán buscando en el sistema con la ayuda del telescopio espacial Hubble, para establecer con seguridad si el polvo está hecho de roca en lugar de hielo.