¿Qué pasaría si impactara La Roca, el asteroide del tamaño del Peñón de Gibraltar?

El objeto pasará a una distancia segura 4,6 veces mayor de la que nos separa de la Luna, pero su visita es una llamada de atención sobre las amenazas del espacio

MadridActualizado:

El impacto no va a ocurrir. «La Roca», el asteroide potencialmente peligroso del tamaño del Peñón de Gibraltar (o más grande) que se aproxima esta noche a la Tierra, pasará a 1,8 millones de kilómetros, casi cinco veces la distancia que nos separa de la Luna. Su visita es completamente segura. Pero se aproximará más a nuestro planeta de lo que ningún otro así de grande lo ha hecho en 13 años, así que no es un sobrevuelo ordinario. Además de servir a los científicos para estudiar las propiedades del objeto (es su mayor acercamiento en 400 años), la llegada es una llamada de atención para preguntarnos, una vez más, si estamos preparados para este tipo de amenazas espaciales. Porque, ¿qué pasaría si la trayectoria del asteroide fuera otra y viniera directamente hacia nosotros?

Pues bien, el impacto de «La Roca», de entre 650 y 1,4 km de longitud, aunque no causaría un evento de nivel de extinción, como el del asteroide que supuestamente acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años cambiando por completo el destino del planeta, sí tendría un efecto desastroso en el ámbito local e incluso regional, una catástrofe de grandes proporciones que sería muy difícil de evitar en una zona poblada con tan solo horas, días o incluso un mes de antelación. El famoso asteroide Apophis, algo más pequeño, de 300 metros, podría devastar una región como Cataluña o Extremadura.

También las rocas más pequeñas pueden causar daños. Una de tan sólo 7 metros de ancho con una densidad media podría provocar una explosión de 4 kilotones en la atmósfera (la bomba atómica que destruyó Hiroshima en 1945 explotó con una energía de 15 kilotones). Y un objeto de entre 20 y 30 metros podría arrasar una ciudad entera. El meteorito (posiblemente un cometa) que destruyó una inmensa área de 2.000 kilómetros cuadrados en la estepa de Tunguska, Siberia, en junio de 1908 medía 80 metros. Fue el mayor estallido de un objeto celeste contra la atmósfera terrestre que registran los libros de Historia. Derribó cerca de 80 millones de árboles y tumbó carruajes y personas a 500 km de distancia. Provocó una muerte, según los registros históricos.

La advertencia de Rusia

Lo cierto es que la Tierra está chocando continuamente con fragmentos de asteroides. En 2013, el mundo entero pudo ser testigo gracias a las cámaras de coches y edificios del impacto de una roca en la ciudad de Chelyabinsk, Rusia, cuya explosión fue equivalente a la de 600.000 toneladas de TNT. La onda expansiva provocó daños en edificios, especialmente en ventanas y cristales, así como heridas leves a casi 1.500 personas. Unos 5.000 kilogramos de fragmentos de meteoritos alcanzaron el suelo, incluido el de 650 kg que se recuperó en el lago Chebarkul. Impactos de asteroides de más de 20 kilotones se produjeron en el sur de Sulawesi, Indonesia, en 2009, en el Océano Antártico en 2004, y en el Mar Mediterráneo en el año 2002. Ninguno de estos asteroides se detectó ni fue seguido de antemano por ningún observatorio terrestre o espacial.

«La Roca», apodada así por el actor y luchador profesional estadounidense Dwayne Johnson, realizará su máximo acercamiento a la Tierra la noche de este miércoles (2.24 hora peninsular). Su nombre científico es 2014 JO25, y fue descubierta en mayo de 2014 por astrónomos del Catalina Sky Survey, cerca de Tucson, Arizona. El asteroide se moverá a unos 33 metros por segundo durante el sobrevuelo. Astrónomos de la iniciativa SLOOH harán un seguimiento del objeto desde sus telescopios en el Instituto de Astrofísica de Canarias que puede seguirse a través de su página web, una actividad de lo más recomendable.

Para los astrónomos el encuentro ofrece una excelente oportunidad para estudiar el asteroide, que será observado con telescopios de todo el mundo para aprender tanto como sea posible. Las observaciones de radar, previstas en el Goldstone Solar System Radar de la NASA en California y el Observatorio de Arecibo in Puerto Rico, podrían revelar detalles de la superficie tan pequeños como unos pocos metros. Una fantástica oportunidad de echar un vistazo.