Ondas Gravitacionales En directo: «Damas y caballeros, hemos detectado ondas gravitacionales»

Científicos a cargo del detector LIGO han anunciado el hallazgo

Dos agujeros negros convergen y deforman el espacio-tiempo. Esta perturbación, en teoría podría ser captada desde la Tierra - Swinburne Astronomy Productions/JPL
G.L.S./J. DE J. MadridGuardado en: Ciencia  Actualizar

18.08 El astrofísico José Fernández Barbón ha explicado a ABC que este hallazgo aporta una observación directa de las ondas gravitacionales ya predichas por Einstein y observadas de forma indirecta. Pero lo más importante, en su opinión, es que abren una nueva vía para observar el Universo de otra forma. «A partir de ahora podría haber mapas de ondas gravitacionales». Gracias a esto, se podría medir mejor la aceleración del universo o medir distancias gigantescas con mayor precisión.

18.00 La última pregunta de la rueda de prensa ha tratado de sonsacar si se han detectado otras ondas gravitacionales. La respuesta ha sido prudente, y ha recalcado la imoportancia del hallazgo de hoy. Hay rumores de que efectivamente hay dos posibles ondas más que están siendo estudiadas.

17.56 ¿Es este hallazgo revolucionario? Thorne ha reconocido que no nos acerca a los viajes en el tiempo ni tan siquiera a la unificación entre mecáncia cuántica y relatividad. Pero muchos científicos coinciden en señalar que comienza una nueva era de la astrofísica, en la que será posible ver el Universo a través del la gravedad y no a través de la luz. Y, cuando en ciencia se abre una nueva ventana, nadie puede imaginar qué se descubrirá.

17.22 ¿Cuáles son los próximos planes de los científicos? Aumentar la sensibilidad del LIGO en cerca de tres veces y buscar más señales gravitacionales.

17.19 Hace unos minutos que ha comenzado la ronda de preguntas de la prensa. Una de las primeras ha sido si estaban seguros de que el eco detectado por los astrofísicos era ruido o verdaderamente se trataba de la «canción entonada» por dos agujeros negros.

17.00 Las ondas gravitacionales son tan diferentes a la luz, que Thorne cre que traerán muchas sorpresas sobre el Universo.

16.55 Kip Thorne, cofundador del LIGO y científico que inspiró la película Interstellar, está hablando ahora acerca del largo camino de la construcción de LIGO.

16.51 Aquí se puede escuchar el sonido del «abrazo» de los dos agujeros negros

16.49 La señal llegó en la dirección de la Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea. «Es la primera de muchas que llegarán», ha dicho González. Ahora, sabemos escuchar el Universo.

16.47 Gabriela González, de la Universidad del Estado de Luisiana, ha estado explicando cómo se detectaron las ondas gravitacionales. Primero se captaron en el detector LIGO de Livingston. Siete milisegundos después se detectón en el detector Hanford, a causa del tiempo que le llevó a las ondas gravitacionales recorrer esa distancia.

Animación de las ondas (en verde claro) llegando a la Tierra
Animación de las ondas (en verde claro) llegando a la Tierra- NSF

16.42 «Creo que esto es grande, proque podremos oir las ondas gravitacionales a partir de ahora», ha prosegudo Rietze. ¿Qué nos deparará el futuro?

16.40 Cuando esas ondas gravitacionales llegan a la Tierra, contraen y expanden el esacio-tiempo, ha explicado Rietze. En una exagerada animación, esas ondas contraían la TIerra como si fuera una esfera de gelatina. Esas variaciones, que son minúsculas, han sido detectadas por LIGO.

16.38 «Fue exactamente como predijo Einstein», ha dicho Reitze. La señal, detectada el 12 de septiembre, proviene de dos agujeros negros en rotación deformando el espacio tiempo. Tienen unas 30 masas solares y están a 1.300 millones de años luz.

16.34 «Damas y caballeros, hemos detectado ondas gravitacionales», ha dicho David Reitze, antes de recibir una ovación. La fuente son dos agujeros negros en colisión.

16.32 «Fue arriesgado, pero la Fundación Nacional de Ciencia corre ese tipo de riesgos», ha dicho la presentadora antes de pasar a un vídeo. La búsqueda de ondas gravitacionales es una tarea tan complea como costosa, que requiere el trabajo de cientos de investigadores en todo el mundo, entre ellos los de Estados de Unidos.

16.31 Comienza con presentaciones y agradecimientos a científicos del MIT, del Caltech y el Max Planck, así como agradecimientos a la prensa.

16.30 Comienza la rueda de prensa.

16.18 José Alberto Rubiño, científico del Instituto de Astrofísica del Canarias, también trabaja en detectar huellas de las ondas gravitacionales. En el experimento Quijote, buscan estre rastro en la radiación cósmica de fondo, un «eco térmico» del Big Bang. Según declara para ABC, este hallazago tendría «una importancia tremenda para la física, porque aportaría una confirmación más sobre una de las predicciones la Teoría de la Relatividad General y abriría una vía para observar el Universo de una forma totalmente distinta. Hasta ahora nuestra relación con él se hacía a través de la luz, la que viene de las estrellas o las galaxias, pero ahora podríamos usar las ondas gravitacionales».

16.06 En caso de que se anunciase el hallazgo de las ondas gravitacionales, Mukhanov considera que «cambiaría la astrofísica y la cosmología, porque entenderíamos mejor el comportamiento de fuentes astrosíficas, como explosiones de supernovas, y acerca de cómo se comportaba el Universo temprano».

16.00 El astrofísico Viatcheslav Mukhanov, premiado recientemente junto a Stephen Hawking, por descubrir que las galaxias se formaron a partir de perturbaciones cuánticas en el principio del Universo, también ha hecho algunas declaraciones para ABC sobre lo que está por llegar. Aunque aún no se sabe nada, sí explica que después del anuncio habrá que hacer comprobaciones cruzadas con los otros centros que disponen de interferómetros, los instrumentos que pueden captar las ondas gravitacionales. También recuerda que los resultados tendrán que ser significativos a nivel estadístico. «En física todo es un rumor sin el nivel de significación suficiente», ha apostillado.

15.38 ¡Queda menos de una hora para que comience la esperada rueda de prensa! Hace menos de una semana, el premio Nobel Adam Riess, laureado por su demostración de que el Universo se estaba acelerando, hizo las siguientes declaraciones en Señal y Ruido: «Es un momento increíblemente excitante para todos nosotros, por lo que implica para nuestra capacidad de sondear el universo. Porque por primera vez tendríamos un telescopio de gravedad. Ya sabes, podemos ver el universo a través de la luz pero hay muchos otros portadores de información por todo el universo... algunos tipos de partículas y, en particular, ondas gravitacionales. Y nos darían una ventana completamente diferente hacia el universo. Sería extremadamente diferente a las ventanas que nos abren los diferentes tipos de radiación electromagnética. Seríamos capaces de ver eventos como la colisión de dos agujeros negros, objetos que literalmente no emiten nada de luz. Además de muchas otras cosas. Es difícil incluso especular sobre qué tipo de cosas podríamos aprender potencialmente de algo así. Estoy muy entusiasmado».

13.30 La web de la revista Nature dedica un gran espacio al anuncio de la búsqeuda de ondas gravitacionales por parte de LIGO. Esto tiene buena pinta...

12.00 En marzo de 2014, investigadores del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica anunciaron la primera detección de ondas gravitacionales, pero un tiempo después se confirmó que no había pruebas concluyentes para respaldar el descubrimiento. Las ondas gravitacionales habían sido confundidas con el polvo interestelar de nuestra galaxia. Esperemos que esta vez el equipo de LIGO tenga más suerte.

11.20 LIGO es un conjunto de dos detectores idénticos, ubicados en Livingston (Louisiana) y Hanford (Washington) para recoger los pequeños movimientos del espacio-tiempo provocados por las ondas gravitacionales que llegan a la Tierra. Cada detector de LIGO lanza haces de luz láser de 4 km de largo, en brazos que están dispuestos en forma de «L». Si una onda gravitacional pasa a través del sistema detector, la distancia recorrida por el rayo láser varía por una cantidad minúscula, miles de veces más pequeña que el diámetro de un núcleo atómico. Si LIGO ha recogido esa diferencia, ha detectado una onda gravitacional.

11.00 El comunicado de prensa que describe este encuentro es breve y un tanto vago, prometiendo simplemente un «informe de situación» en la búsqueda incansable de los científicos que utilizan el instrumento LIGO, pero la expectación es enorme.

10.16 Los investigadores de LIGO harán su anuncio desde Washington a las 16.30 (hora peninsular española), pero ruedas de prensa paralelas han sido organizadas por científicos colaboradores en Moscú, París y Pisa (Italia).

9.24 Los científicos del Instituto de Tecnología de California, el Instituto de Tecnología de Massachusetts y la Colaboración Científica LIGO ofrecerán un «informe de situación» sobre su trabajo en la búsqueda para detectar las ondas gravitacionales. Ahora bien, muchos esperan que anuncien el ansiado descubrimiento de esas ondas. «El descubrimiento de las ondas gravitacionales se llevaría el Premio Nobel», afirma el físico Bruce Allen, del Instituto Max Planck de Física Gravitacional en Hannover, Alemania. Todos sus colegas estarán de acuerdo.

9.01 Pero, ¿qué son las ondas gravitacionales? Se trata de pequeñas deformaciones en el tejido del espacio-tiempo que recorren todo el Cosmos a la velocidad de la luz. Aquí te explicamos todo acerca de las ondas gravitacionales.

8.58 El de Clifford no ha sido el único rumor al respecto. Días antes el cosmólogo Lawrence Krauss, de la Universidad Estatal de Arizona, escríbía en Twitter: «Mi última información sobre LIGO ha sido confirmada por fuentes independientes. ¡Estén atentos! ¡¡Las ondas gravitacionales pueden haber sido descubiertas!! Emocionante».

8.50 Lo cierto es que en los últimos días ha habido muchos rumores sobre el hallazgo de las ondas gravitacionales. Clifford Burgess, un físico teórico de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, decía en un correo electrónico que acabó publicado en Twitter que los investigadores de LIGO habían detectado de esta forma dos agujeros negros, de 29 y 36 masas solares, girando juntos y fusionándose. El físico reconoce que él no ha visto la investigación, sino otros colegas suyos que le informaron al respecto.

8.40 No sabemos qué es lo que los físicos de LIGO van a presentar. Pero si anuncian el descubrimiento de las ondas gravitacionales estaremos presenciando el pistoletazo de salida para una nueva era de la Astronomía. El hallazgo servirá para estudiar con mucho más detalle cómo se producen los eventos más extremos y violentos del Universo, como por ejemplo la fusión de dos agujeros negros, midiendo las distorsiones en el espacio que emanan de ellos.

8.30 Los físicos del experimento LIGO (Observatorio de Interferometría láser de Ondas Gravitacionales) darán esta tarde una rueda de prensa sobre su trabajo en la búsqueda de las ondas gravitacionales, cuya existencia fue formulada por Albert Einstein. El anuncio ha disparado la expectación de la comunidad científica.

JOSÉ MANUEL NIEVES MadridGuardado en: Ciencia

Los científicos a cargo del detector LIGO (Observatorio de Interferometría láser de Ondas Gravitacionales) celebrarán una rueda de prensa para llevar a cabo un importante anuncio sobre la primera detección directa de estas pequeñasdeformaciones en el tejido espaciotemporal, predichas por Albert Einstein hace ya cien años y que hasta ahora no habían podido ser observadas. El anuncio, de realizarse, puede ser calificado como «histórico».

Si todo va según lo esperado, estaremos ante el pistoletazo de salida para una nueva era de la Astronomía. Una en la que los científicos podrán utilizar las ondas gravitacionales para estudiar con mucho más detalle cómo se producen los eventos más extremos y violentos del Universo, midiendo las distorsiones en el espacio que emanan de ellos. El hallazgo, además, sería la evidencia definitiva de que el Universo, justo después del Big Bang, sufrió una etapa de «inflación», durante la cual, y apenas en una fracción de segundo, se expandió exponencialmente, aumentando miles de veces su tamaño en apenas un instante.

¿Pero qué son exactamente las ondas gravitacionales? ¿Y para qué sirven? La teoría de la relatividad general de Einstein podría resumirse en dos afirmaciones: La materia dice al espacio y al tiempo cómo curvarse; y el espacio y el tiempo curvados le dicen a la materia cómo moverse. Si sujetamos una sábana por las cuatro esquinas y después colocamos sobre ella una pelota, el tejido de la sábana se curvará debido al peso de la pelota. Cuanto mayor sea el balón, mayor será la deformación de la sábana. Otras pelotas más pequeñas colocadas en la sábana caerán, inevitablemente, hacia la pelota más grande, deslizándose por la pendiente provocada por ella. Es, ni más ni menos, que otra forma de describir la gravedad.

Einstein publicó su teoría en noviembre de 1915, y apenas unos meses más tarde, en la primavera de 1916, se dio cuenta de otra sutil consecuencia de vivir en un espaciotiempo distorsionado por la materia. Y es que la relatividad general permite la existencia de ondas gravitacionales, pequeñas ondulaciones rítmicas que se propagan por el espacio a la velocidad de la luz.

Durante mucho tiempo, los físicos no han estado seguros de si estas hipotéticas ondulaciones eran algo real o si, por el contrario, no eran más que una curiosidad matemática dentro de la teoría. Pero a partir de la década de los ochenta empezaron a obtenerse evidencias indirectas que apuntaban a que esas ondas existían de verdad.

Las ondas gravitacionales son emitidas por cuerpos en órbita y por masas de materia aceleradas. Y un buen número de investigadores de todo el mundo se esfuerzan actualmente para detectarlas directamente. Una vez conseguido, los científicos esperan poder utilizar estas ondas para «escuchar» algunos de los eventos más violentos del Universo, como la explosión de supernovas o la fusión de agujeros negros y de estrellas de neutrones. E incluso el Big Bang.

Así, y de la misma forma en que la astronomía convencional utiliza la luz y otras formas de radiación electromagnética para obtener información de objetos distantes, la «astronomía de ondas gravitacionales» interpretará la información que contienen esas pequeñas distorsiones en el espacio tiempo. Hasta ahora, todo lo que sabemos sobre estrellas y galaxias lejanas procede únicamente de la información que los astrónomos logran arrancarle a la luz que llega hasta nosotros. A partir de ahora, podríamos tener otra fuente de información completamente nueva e independiente de la radiación. Las posibilidades de conocimiento, pues, se multiplican.

Como ondas en el agua

Como se ha dicho, las ondas gravitacionales se propagan a través del espacio. Y lo hacen de una forma parecida a como lo hacen las ondas en el agua. En un estanque, por ejemplo, cada punto de la superficie oscila, lo que hace que ésta se eleve y decienda continua y rítmicamente. La oscilación se va propagando y moviéndose por todo el estanque. Lo mismo sucede con las ondas gravitacionales en el espacio.

Y esas oscilaciones son, precisamente, lo que buscan los cazadores de ondas gravitacionales. Solo que no hay partículas ni gotas de agua flotando en el espacio. En su lugar, los detectores tratan de medir las masas con grandes espejos suspendidos y combinados con rayos laser, para detectar los pequeños cambios en las distancias que se producen como consecuencia de las ondas gravitacionales.

Hoy, pues, los investigadores del detector LIGO explicarán al mundo sus hallazgos. Puede ser un anuncio histórico, que cambie para siempre la Astronomía y nuestra forma de estudiar y comprender el Universo que nos rodea.

Toda la actualidad en portada

comentarios