Ciencia

Esta planta puede limpiar el aire de tu casa

Científicos comprueban que ciertas especies de interior son capaces de absorber la contaminación ambiental de los edificios

Una bromelia (Guzmania lingulata)
Una bromelia (Guzmania lingulata)

Ni siquiera dentro de nuestros hogares nos libramos de la contaminación ambiental. El aire de los edificios puede albergar compuestos nocivos liberados por pinturas, muebles, copiadoras e impresoras, productos de limpieza e incluso ropa de la tintorería. Estas sustancias pueden causar efectos nocivos en la salud a corto y largo plazo, desde mareos y náuseas a daños en el sistema nervioso central, cáncer y, en los casos más extremos, incluso la muerte

Existen distintas formas de combatir el problema, como la instalación de sistemas de ventilación que filtren el aire del exterior. Pero hay una solución fácil, barata y ecológica para conseguir un aire más limpio y seguro: rodearse de plantas. Por ejemplo, la vistosa bromelia (Guzmania lingulata), fácil de encontrar en floristerías o viveros. El consejo parece un remedio casero, pero tiene base científica. Lo dan investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego (SUNY Oswego). Y lo mejor de todo es que está al alcance de cualquiera.

«Los edificios, ya sean nuevos o viejos, pueden tener altos niveles de compuestos orgánicos volátiles en su interior, a veces tan altos que se pueden oler», dice Vadoud Niri, responsable del estudio, presentado en la reunión de la Sociedad Americana de Química (ACS) que se celebra estos días en Pensilvania. Algunos de esos compuestos son la acetona, el benceno o el formaldehído, que se emiten en forma de gases. «La inhalación de grandes cantidades de compuestos orgánicos volátiles puede llevar a algunas personas a desarrollar el 'síndrome del edificio enfermo', que incluye mareos, asma o alergias», subraya Niri.

El uso de plantas para eliminar los productos químicos del aire interior se llama biofiltración o fitorremediación. Además de dióxido de carbono, las plantas pueden absorber gases como el benceno, el tolueno y otros compuestos orgánicos volátiles. La NASA comenzó a estudiar esta opción en 1984 y se encontró con que las plantas podían asimilar estos compuestos transportados por el aire a través de sus hojas y raíces.

Desde entonces, otros estudios han examinado cómo las plantas reducen otros compuestos específicos, como el formaldehído cancerígeno, en un espacio cerrado. Sin embargo, Niri quería comparar la eficiencia y la velocidad de la eliminación simultánea de varios compuestos por varias plantas.

El experimento de la cámara

Para probar esto, el investigador y su equipo construyeron una cámara sellada que contiene concentraciones específicas de varios compuestos orgánicos volátiles y observaron las concentraciones de los contaminantes durante varias horas con y sin un tipo diferente de planta en su interior. Anotaron qué compuestos absorbió cada tipo de planta, la cantidad y la velocidad a la que lo hicieron.

Los investigadores probaron cinco plantas de interior comunes y ocho compuestos también comunes, y encontraron que ciertas plantas fueron mejores en la absorción de ciertos compuestos específicos. Por ejemplo, las cinco especies podían eliminar la acetona, el producto químico penetrante abundante en los salones de manicura, desde el aire, pero la planta dracaena absorbió la mayoría, alrededor del 94% del producto químico.

«En base a nuestros resultados, podemos recomendar que las plantas son buenas para ciertos tipos de compuestos orgánicos volátiles y para lugares específicos», asegura Niri. «Por ejemplo, la planta de bromelia resultó muy buena en la eliminación de seis de los ocho compuestos orgánicos volátiles estudiados. Fue capaz de absorber hasta más del 80% de cada uno de ellos durante el período de muestreo de doce horas. Por lo tanto, podría ser una buena planta para tener en el hogar o lugar de trabajo», aconseja.

Niri dice que el siguiente paso en la investigación es poner a prueba la capacidad de estas plantas en un ambiente real, no sólo una cámara sellada. Uno de sus objetivos es poner plantas en un salón de belleza en el transcurso de varios meses para ver si pueden reducir los niveles de acetona a los que los trabajadores están expuestos. Poner una en casa cuesta poco, alegra la estancia y, según los investigadores, puede ser beneficiosa para la salud.

Toda la actualidad en portada

comentarios