Aseguran que un planeta no detectado chocará contra la Tierra. En la imagen, el impacto de un gran asteroide
Aseguran que un planeta no detectado chocará contra la Tierra. En la imagen, el impacto de un gran asteroide - ABC

El fin del mundo llegará este sábado, según una profecía absurda

Aficionados a la numerología aseguran, sin recurrir a ninguna evidencia científica, que la Biblia anuncia la destrucción de la Tierra este sábado. Hasta ahora ninguna profecía sobre el fin del mundo ha acertado

MADRIDActualizado:

Un grupo de aficionados a la numerología y a la astrología ha vaticinado que el fin del mundo está a punto de llegar. Tal como aseguran en un dramático vídeo de Youtube, en la Biblia hay pistas ocultas que indican que el supuesto planeta Nibiru —o planeta X— chocará con la Tierra este mismo sábado 23 de septiembre. Dicen que provocará una serie de catastróficos eventos que transformarán el mundo para siempre.

Nibiru es el nombre de un cuerpo celeste de la mitología babilónica. Aunque en algunos círculos esotéricos se ha propuesto que se trata de un planeta más allá de Neptuno que cruza las órbitas del resto de planetas, la comunidad científica niega su existencia. Para los astrónomos, «las persistentes declaraciones acerca de un planeta cercano pero invisible son simplemente absurdas». El mito se remonta a 1975 y, desde ese momento, ha sido protagonista de muchas de las predicciones sobre el fin del mundo como las de 2003, 2012 o 2015.

Para los profetas que defienden la inminente llegada del apocalipsis, el eclipse solar del pasado 21 de agosto fue un presagio oscuro de lo que está por llegar mañana. Según aseguró David Meade en una publicación cristiana evangélica, el Libro de la Revelación describe una imagen de destrucción y fuego en el cielo cuando Nibiru haga su aparición. Esta hipótesis fue extensamente explicada en su libro «Planeta X: La llegada de 2017», que vende por un módico precio de 11.69 dólares.

Dicho libro describe esta llegada con creativas imágenes metafóricas: aparecerá una mujer «vestida con el Sol y la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» y que dará a luz a un niño que «dirigirá las naciones con un cetro de hierro».

Experto inventado, hecho inventado

Las fantásticas predicciones de Meade han sido desautorizadas por otros religiosos. Tal como ha declarado a The Washington Post Ed Stetzer, profesor y director ejecutivo del Centro para Evangelismo Billy Graham del Wheaton College, «no hay tal cosa como la numerología cristiana. Aquí tenemos básicamente a un experto inventado hablando de un campo inventado sobre un evento inventado».

El día del juicio final ya fue predicho en el año 2000, en el 2003 y hasta en el 2012, así como en otras muchas ocasiones de la historia, y siempre con el mismo resultado: naturalmente, todas las predicciones se equivocaron.

En 2012 la NASA decidió que merecía la pena explicar por qué esto era totalmente infundado. En aquel momento, el astrónomo David Morrison dijo en un vídeo que si un planeta fuera a chocar contra la Tierra lo habríamos visto.

«Sería brillante. Sería fácilmente visible para el ojo desnudo. Si fuera real tendría una masa capaz de perturbar las órbitas de Marte o la Tierra. Veríamos cambios en las órbitas», dijo Morrison. Estas declaraciones levantaron ampollas en internet entre los amigos de la teoría apocalíptica, quienes no dudaron en confeccionar vídeos para insultar a Morrison.

Espíritu crítico

Los creyentes en la idea de que Nibiru va a destruir el mundo, esta vez sí, en 2017, consideran que el motivo de no haberlo visto es porque sus años duran 3.600 años terrestres. Pero Morrison explicó que esto no tiene ningún sentido, porque si eso fuera así, hoy en día veríamos las huellas dejadas tras su paso. «Su gravedad habría alterado las órbitas de la Tierra, Venus, Marte y, probablemente, habría desmontado totalmente la órbita de la Luna». Pero en vez de eso, «vemos órbitas estables en el sistema solar interior. Vemos la Luna girando alrededor de la Tierra».

Stetzer ha animado a los cristianos a ser críticos con la información, especialmente en un momento en que abundan las noticias falsas. «La idea de que el mundo acabará este 23 de septiembre es una noticia inventada. Y también es un recordatorio de que necesitamos tener espíritu crítico con todas las noticias».