Marvin Minsky
Marvin Minsky - EFE

Muere Marvin Minsky, «padre» de la inteligencia artificial

El científico, que dedicó su vida a que las máquinas utilicen el sentido común, ha fallecido a los 88 años de una hemorragia cerebral

MADRIDActualizado:

Marvin Minsky (Nueva York, 1927), padre de la inteligencia artificial, murió el pasado domingo en Boston a causa de una hemorragia cerebral, según informa el New York Times citando fuentes familiares. El científico dedicó su vida a intentar que las máquinas aprendan a razonar como el ser humano, con «sentido común». Junto con John McCarthy, fundó en 1959 el laboratorio de inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde era profesor. Estudió Matemáticas en Harvard, se doctoró en Princeton y es el inventor del primer simulador de red neuronal capaz de aprender.

Minsky trabajó para transformar los primeros ordenadores, que básicamente eran máquinas de calcular, en máquinas inteligentes capaces de imitar la mente humana. Basándose en la idea de que el cerebro es una máquina que se puede replicar, abordó el problema de dotar a estos aparatos del conocimiento que el hombre adquiere mediante la experiencia. Este empeño le llevó a realizar contribuciones esenciales en matemáticas, ciencia cognitiva, robótica y filosofía.

El investigador creía que las máquinas pueden hacer lo mismo que las personas y que, incluso, cuentan con ventaja, porque «el conocimiento que pueden alcanzar mediante su programación es inmortal». Durante una entrevista concedida en 2014, con motivo del galardón Premio Fronteras del Conocimiento que le otorgó la Fundación BBVA, Minsky recordó cómo el director de cine Stanley Kubrick habló con él para pedirle consejo para '2001 Odisea en el espacio' y lanzaba ideas tan atrevidas como que en le futuro haremos copias de nuestros cerebros. «Puede que los creemos en un laboratorio o que, simplemente, descarguemos su contenido en un ordenador», explicaba.

Minsky puede considerarse padre de la Inteligencia Artificial junto a John McCarthy, de la Universidad de Stanford, y Allen Newell y Herbert Simon, ambos de Carnegie Mellon. La disciplina nació oficialmente en una conferencia de ciencias de la computación en el Dartmouth College (Estados Unidos) en 1956.

La investigación en inteligencia artificial ha acabado generando innumerables aplicaciones: desde sistemas de diagnóstico médico a drones no tripulados, robótica inteligente, y numerosos sistemas expertos que resuelven problemas como lo hacen los especialistas humanos.

Apoyado en la cantidad de investigación que generó el campo de la Inteligencia Artificial a finales del siglo pasado, Minsky llegó a afirmar que «en una generación, el problema de crear inteligencia artificial estaría básicamente resuelto». Sin embargo, a pesar de este optimismo inicial, en el desarrollo de la Inteligencia Artificial se ha comprobado que resulta más fácil que una máquina resuelva operaciones complejas, como hacer un diagnóstico médico, a que actúe con sentido común.

Lee aquí una entrevista con Marvin Minsky.