«Jeremy», con una cría encima
«Jeremy», con una cría encima - Angus Davison

Muere «Jeremy», el raro caracol zurdo, después de encontrar el amor y ser padre

El molusco se hizo famoso por sufrir una malformación genética que le hacía tener todos sus órganos en el lado contrario, lo que le impedía encontrar pareja

MadridActualizado:

Los científicos han anunciado la muerte de «Jeremy», el famoso caracol zurdo británico. «Jeremy» se hizo muy popular por su rara biología que le hacía distinguirse entre un millón, una condición que le impedía encontrar pareja. Afortunadamente, antes de morir el caracol pudo aparearse con otro igual que él, el mallorquín «Tomeu», y tener descendencia: 56 caracolitos, de los que se cree que es padre de un tercio.

«Jeremy» se hizo muy popular por una malformación genética que hacía que sus órganos estuvieran en el lado opuesto a lo habitual. Esto provocaba, por ejemplo, que su concha girara hacia la izquierda, en vez de hacia la derecha. Como todo estaba en el sitio equivocado, el pobre animal no encajaba, literalmente, con ninguna pareja.

Pero investigadores de la británica Universidad de Nottingham querían que el caracol criara para averiguar si su genética podía arrojar luz sobre la asimetría corporal en otros animales, incluidos los seres humanos, así que le buscaron dos novios también «zurdos»: «Lefty», proporcionado por un entusiasta de los caracoles de Ipswich, y «Tomeu», de una granja de Mallorca.

Lo que podía haber sido una romántica historia se convirtió en un drama cuando «Lefty» y «Tomeu» decidieron liarse a espaldas del traicionado «Jeremy». La pareja produjo varias puestas de huevos y en seis meses ya habían nacido 170 criaturas diestras. Los caracoles son hermafroditas, por lo que pueden cumplir indistintamente el papel de madre o padre.

Surgió el amor

Pero el amor es caprichoso y al fin «Tomeu» se fijó en «Jeremy» y surgió la atracción entre ambos. La pareja tuvo 56 hijos que tampoco hereraron la rareza de sus padres, ya que también son diestros. Por desgracia, «Jeremy» apenas pudo conocerlos, ya que murió poco después de que nacieran. Su muerte también reduce las esperanzas de que se pueda producir una descendencia «zurda».

Como explicaron los investigadores en las primeras puestas, «el hecho de que los 'bebés' desarrollen conchas hacia la derecha puede ser debido a que la madre llevara las versiones dominantes y recesivas de los genes que determinan la dirección del giro de la concha. La simetría del cuerpo en los caracoles se hereda de una manera similar al color de la cáscara de las aves. Solo los genes de la madre determinan la dirección del giro de la concha, o el color de un huevo de ave. Es mucho más probable que encontremos bebés zurdos en la próxima generación, o incluso en la generación posterior».

Los científicos creen que un gen determina si la concha del caracol se retuerce en el sentido de las agujas del reloj o al revés. El mismo gen también afecta a la asimetría corporal en otros animales - incluyendo a los humanos- y la investigación podría ayudar a entender cómo los órganos se colocan en el cuerpo y por qué este proceso a veces puede salir mal cuando todos o algunos de los principales órganos internos se invierten de su colocación normal.