Vista aérea de los círculos de hadas australianos que se extienden de forma homogénea sobre el paisaje
Vista aérea de los círculos de hadas australianos que se extienden de forma homogénea sobre el paisaje - Kevin Sanders

Los misteriosos círculos de Namibia se repiten en Australia

Científicos encuentran por primera vez fuera de África estas desconcertantes estructuras y creen saber qué las origina

MADRIDActualizado:

Desde hace tiempo, los científicos conocen la existencia de unos extraños círculos que dibujan un patrón muy regular sobre el terreno en las praderas de Namibia. Bautizados con el sugerente nombre de «anillos de hadas», su origen resulta un misterio. ¿Quién ha podido crear estas misteriosas «calvas»? Y hay miles, de tamaños que van desde unos pocos a 20 metros de diámetro. Hasta ahora nunca se habían visto fuera de África y se consideraban únicas en el mundo, pero un grupo de investigadores del Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental (UFZ) en Leipzig las ha descubierto en el deshabitado interior de Australia. Tienen una teoría: creen que estas desconcertantes estructuras, propias de una película de alienígenas, son el resultado de la forma en que las plantas se organizan en respuesta a la escasez de agua.

Los investigadores fueron advertidos de la existencia del fenómeno natural en Australia por la foto tomada por un colega australiano, que les envió una toma aérea de la región que rodea la ciudad de Newman. La foto mostraba patrones de plantas de diámetros medios de 4 a 7 metros, muy similares a los círculos de hadas que sólo se habían encontrado en el sur de África.

Los científicos tienen diferentes teorías sobre cómo se producen esos círculos áridos rodeados de hierba. Algunos investigadores creen que son obra de termitas u hormigas. La hipótesis es que estos insectos mordisquean en las raíces de los pastos, matándolos. Otros científicos creen que el gas monóxido de carbono, tóxico, se eleva desde el interior de la Tierra bajo los círculos y mata la vegetación. Y un tercer grupo piensa que las zonas áridas surgen simplemente por su propia voluntad, bajo ciertas condiciones. La cantidad de agua disponible no es suficiente para una cobertura vegetal continua. Así, las plantas individuales compiten por el agua y se organizan en esta característica alfombra de césped, repleta de agujeros.

Stephan Getzin, investigador de UFZ experto en estos círculos, ha apoyado durante años la tercera teoría. Las vistas aéreas de los paisajes han contribuido a que tenga esta convicción. Cree que este patrón, que se asemeja a la estructura de seis lados de los panales, es muy probablemente el resultado de la competencia por el agua. Junto con los coautores Hezi Yizhaq y Ehud Meron, de la Universidad Ben-Gurión del Néguev, en Israel, ha confirmado esta valoración con simulaciones por ordenador.

Otros científicos se muestran escépticos. Una objeción frecuente es que si un mecanismo de este tipo fuera el responsable de los círculos, tendría que haber estructuras similares en otras áreas secas de la Tierra. Después de todo, los pastizales de Namibia no son de ninguna manera el único lugar del mundo donde las plantas compiten por el agua. Y de hecho, se sabe que la sequía causa patrones de vegetación interesantes en otros lugares también. Pero los parches estériles en los prados con una estructura de seis caras tan regular no aparecían en otro lugar que en Namibia.

Pero han aparecido en Australia.

Para investigar el fenómeno de cerca, Stephan Getzin y Hezi Yizhaq viajaron hasta el continente. Los científicos midieron los círculos, compararon las temperaturas de superficie con las de las zonas con vegetación y registraron indicios de hormigas y termitas en cuatro partes de la región casi deshabitada. Observaron cómo el agua se drenaba en estas áreas y tomaron muestras del suelo para analizarlas más adelante en el laboratorio. A esto añadieron evaluaciones de imágenes aéreas, análisis estadísticos de los patrones de paisaje y simulaciones por ordenador. Desde entonces, están convencidos de que en realidad son genuinos círculos de hadas con los mismos patrones que los que se encuentran a 10.000 kilómetros de distancia en Namibia.

Un círculo de hadas grande con una capa de suelo superficial endurecida que impide el crecimiento de la hierba.
Un círculo de hadas grande con una capa de suelo superficial endurecida que impide el crecimiento de la hierba.- Stephan Getzin

Los investigadores también han encontrado una nueva evidencia que apoya su teoría de cómo surgen los parches estériles. Mientras que en Namibia por lo general hay dos o tres especies de termitas u hormigas en la zona de los círculos de hadas, lo que da lugar a la especulación, no es el caso en Australia. «No hemos encontrado nidos en los círculos y, a diferencia de Namibia, no existen termitas», apunta Getzin. A su juicio, esta es una clara señal de que los parches estériles no son producidos por las actividades de los animales, sino por la forma en la que las plantas se organizan.

Esta teoría es apoyada también por el hecho de que los pastos dominantes del género Triodia que se encuentran en las inmediaciones de los círculos de hadas forman también otros patrones típicos de sequía, tales como rayas, laberintos o puntos con plantas individuales rodeadas de tierra desnuda.

Además, si el suelo arcilloso de Australia no está protegido por la vegetación, su superficie no sólo se pone muy caliente, se hornea en una costra dura que el agua encuentra casi imposible de penetrar. El agua de las escasas lluvias se escurre por la superficie, lo que crea muy malas condiciones para la germinación de las plantas, de manera que las áreas desnudas permanecen estériles.

Sin embargo, en los lugares donde están creciendo las primeras hierbas, las plantas mantienen fría la superficie y el suelo más suelto, por lo que es fácil que se filtre la lluvia. Esto permite a otras plantas colonizar la zona y mejorar las condiciones nuevamente. El proceso provoca la alfombra de hierba con los círculos.

«En Namibia, los suelos arenosos de los círculos de hadas son mucho más permeables y las precipitaciones pueden drenar con facilidad», dice Stephan Getzin. Así, los depósitos se forman bajo las zonas áridas, suministrando humedad a la hierba circundante a través de procesos de difusión en el suelo. «Los detalles de este mecanismo son diferentes a los de Australia», explica. «Sin embargo, se produce el mismo patrón de vegetación debido a que ambos sistemas son provocados por la misma inestabilidad».

Los científicos seguirán buscando círculos de hadas. Creen que pueden existir más ejemplos en otras regiones áridas y escasamente habitadas del mundo.