Destellos causados por «extraterrestres» y otras cinco fascinantes noticias científicas

La semana ha dado titulares tan intrigantes como el hallazgo de un misterioso objeto espacial o la pestilente niebla que una vez cubrió toda la Tierra

MADRIDActualizado:123456
  1. La propulsión de naves alienígenas

    Manasvi Lingam y Abraham Loeb son dos astrofísicos del prestigioso centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, que tienen una desconcertante explicación para los Fast Radio Burst (FRBs o destellos rápidos de radio), unas de las señales más misteriosas de todo el Universo. Se trata de fenómenos astrofísicos de muy alta energía, que se manifiestan como brevísimos pulsos de radio, de apenas unos pocos milisegundos de duración pero increíblemente brillantes y cuyo origen se encuentra fuera de nuestra propia galaxia. Pues bien, ahora estos investigadores se preguntan si esos destellos podrían estar siendo emitidos por civilizaciones extraterrestres.

    En un artículo recién aparecido en arxiv.org, Lingam y Loeb exploran la posibilidad de que los FRBs estén siendo causados por la tecnología para impulsar naves alienígenas a través de galaxias lejanas.

    El estudio puede parecer atrevido (lo es, sin duda), pero no es una broma, es una propuesta. Sigue leyendo la noticia aquí.

  2. El misterioso objeto espacial

    En este caso, no hay alienígenas de por medio. Pero sí otro misterio espacial. Se trata de un raro objeto (CFBDSIR 2149-0403 para abreviar), cuya mera existencia constituye todo un desafío para los astrónomos que lo estudian desde su descubrimiento en 2012 a unos 130 años luz de la Tierra. Los científicos no están seguros de si se trata de algún raro tipo de estrella o de un planeta solitario. Y resulta fascinante porque los datos espectroscópicos han revelado la presencia de gas de metano y agua. Sigue leyendo la noticia aquí.

  3. La Tierra, una bola de nieve

    Hace 717 millones de años algo enfrió el clima de la Tierra de una forma tan drástica, que hicieron falta 60 millones de años para que el planeta volviera a calentarse. El hielo se extendió por todo el planeta, convirtiendo a la Tierra en una gran «bola de nieve». Fue una de las mayores glaciaciones acontecidas. Científicos de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) tienen una nueva idea sobre qué fue lo que pudo causar una glaciación de este calibre. Sus modelos muestran que una combinación de catastróficas coincidencias, erupciones volcánicas, la ascensión de aerosoles liberados en los volcanes, la deriva de los continentes y la cobertura del hielo, crearon la «tormenta perfecta». Sigue leyendo la noticia aquí.

  4. El planeta pestilente

    Hace 2.400 millones de años la Tierra sufrió uno de los cambios más drásticos de toda su existencia. Las bacterias comenzaron a usar la luz del Sol para crecer y nutrirse, a través de la fotosíntesis, y en el camino liberaron tanto oxígeno, que su concentración en la atmósfera aumentó 10.000 veces. Este gas era tóxico para la mayoría de los seres vivos que vivían por entonces, pero con el paso del tiempo, esta Gran Oxidación de la atmósfera permitió la aparición de animales y plantas.

    Pero antes de eso, ¿qué ocurría? Un estudio publicado este lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), y realizado por científicos de la NASA, entre otros, ha propuesto que una de las causas que activó la Gran Oxidación fue la presencia, durante un millón de años, de una extensa niebla de metano, un gas tóxico y pestilente, por todo el planeta. Sigue leyendo la noticia aquí.

  5. Las primeras imágenes de Trappist-1

    El telescopio espacial Kepler de la NASA ha captado las primeras imágenes de Trappist-1, la estrella a 40 años luz de la Tierra en cuyo entorno se han detectado siete planetas de tamaño similar a la Tierra y que podrían tener agua en superficie. Sigue leyendo la noticia aquí.

  6. El Sahara, creación humana

    Hace más de 10.000 años, el Sahara era verde. Praderas salpicadas de lagos y pantanos formaban el exuberante paisaje. Pero algo cambió, y el paraíso se convirtió en el desierto cálido más grande del mundo. ¿Por qué? David Wright, arqueólogo de la Universidad Nacional de Seúl, ha publicado una teoría alternativa que desafía las conclusiones de la mayoría de estudios realizados hasta la fecha al respecto, que apuntan a cambios en la órbita de la Tierra o a la evolución natural de la vegetación como motores principales. A su juicio, son los seres humanos los que pudieron desempeñar un papel activo en la desertificación. Sigue leyendo la noticia aquí.