(a) El macho presenta una gran esponja marina ante unas hembras. (b) El macho lanza una esponja hacia una hembra. (c) Un macho (derecha) realiza la «postura de plátano» cerca de una hembra. (d) Un macho adopta una postura fingida y emite un sonido de trompeta (durante unos 30 segundos) mientras nada inmediatamente detrás de una hembra
(a) El macho presenta una gran esponja marina ante unas hembras. (b) El macho lanza una esponja hacia una hembra. (c) Un macho (derecha) realiza la «postura de plátano» cerca de una hembra. (d) Un macho adopta una postura fingida y emite un sonido de trompeta (durante unos 30 segundos) mientras nada inmediatamente detrás de una hembra - F. Smith /A.Brown / S. Allen

Los delfines hacen regalos a cambio de sexo

Descubren que los machos jorobados de Australia presentan esponjas marinas a las hembras durante el cortejo. El extraño comportamiento puede ser una exhibición de la fuerza y calidad del ejemplar como compañero de apareamiento

MadridActualizado:

Flores, bombones, una invitación a cenar o incluso un anillo de diamantes son los regalos clásicos de cualquier maestro del galanteo que quiera impresionar al sexo opuesto, pero las muestras tangibles de cariño no son solo propias de nuestra especie. Aunque es un comportamiento extremadamente raro en la naturaleza, los científicos ya habían observado que algunas aves se muestran obsequiosas durante el cortejo, ofreciendo a sus parejas piedrecillas y conchas, mientras que una araña entrega a sus amantes suculentos insectos envueltos en seda. Ahora, un equipo internacional de investigadores ha descubierto otra sorprendente especie que hace regalos para conseguir aparearse: los delfines jorobados de Australia.

Según explican los científicos en la revista Scientifc Reports, los machos de estos delfines presentan a las hembras grandes esponjas marinas en un aparente esfuerzo por llamar su atención. Ellos se zambullen y arrancan las esponjas fijadas al lecho marino para luego equilibrarlas y sacudirlas en su pico ante la audiencia femenina. Los investigadores creen que semejante exhibición podría ser una demostración de la fuerza y la calidad del donjuán como compañero de apareamiento.

El regalo va acompañado de exhibiciones visuales y acústicas. Además de ofrecer obsequios, los machos también emiten sonidos especiales y hacen una impresionante «postura de plátano» para llamar la atención. Eso sí, si ellas no quedan impresionadas por sus habilidades, los machos a veces les tiran las esponjas, lo que quizás supone una intimidación ante el rechazo y que recuerda un poco a un patio de colegio.

«Nos quedamos perplejos»

El uso de objetos en exhibiciones sexuales por parte de mamíferos no humanos no es habitual, por lo que cuando los investigadores lo observaron por primera vez se llevaron una auténtica sorpresa. Para Simon Allen, de la facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Australia Occidental, estos hallazgos sugieren un nivel aún no reconocido de la complejidad social en los delfines jorobados. «Al principio nos quedamos perplejos al presenciar estas intrigantes muestras de comportamiento, pero a medida que emprendíamos sucesivas visitas a lo largo de los años, la evidencia aumentó», señala.

«Aquí tenemos a algunos de los animales socialmente más complejos del planeta que usan esponjas, no como una herramienta de búsqueda de comida, sino como un regalo, una muestra de su calidad, o tal vez incluso como una amenaza en los contextos conductuales de la socialización y el apareamiento», añade el investigador.

Stephanie King, coautora del estudio, asegura que en ocasiones algunos delfines adultos también parecían trabajar juntos en parejas. «La formación de alianzas entre machos adultos con el propósito de obligar a las hembras es poco común, ya que el éxito del apareamiento no se puede compartir», indica. «Este es un nuevo hallazgo para esta especie y presenta una vía emocionante para futuras investigaciones».

Los investigadores esperan determinar próximamente, a través de la observación del comportamiento y la genética, si la presentación de esponjas y la participación en exhibiciones sexuales mejoran las posibilidades de éxito del apareamiento de los delfines o si, por el contrario, tanto espectáculo sirve para poca cosa.