Última versión de la tabla periódica (en inglés), de enero de 2016
Última versión de la tabla periódica (en inglés), de enero de 2016 - IUPAC

Cuatro nuevos elementos en la tabla periódica: nihonio, moscovio, tenesina y oganesón

Los nombres de los cuatro elementos superpesados descubiertos en diciembre han sido oficialmente propuestos. Serán aceptados o rechazados en noviembre de este año

MADRIDActualizado:

A finales del año pasado, el duro trabajo en aceleradores de partículas y sofisticados laboratorios dio sus frutos en forma del descubrimiento de cuatro nuevo elementos químicos superpesados: los elementos 113, 115, 117 y 118. Ninguno de ellos se produjo en grandes cantidades y apenas se pudieron vislumbrar en simulaciones por ordenador de choques de partículas, pero todos ellos encierran en su interior información muy interesante para entender la física de los núcleos de los átomos y quizás producir aún elementos más pesados e interesantes.

Desde este miércoles, todos esos elementos tienen ya un nombre preliminar asignado. Así lo anunció la Unión Internacional de Química Aplicada y Pura (IUPAC), un organismo formado por representantes de las sociedades nacionales de química de todo el mundo, aunque harán falta un período de revisión pública de cinco meses para su aprobación definitiva.

Si se confirman estos bautizos, el elemento 113, descubierto en Japón y además el primer elemento descubierto en Asia, pasaría a llamarse nihonio, que significa «la tierra del sol naciente», y tendría el símbolo (Nh). El 115 se llamaría moscovio (Mc) y el 117, tenesina (Ts), porque fueron descubiertos en Moscú y en Tenessee. Por último, el elemento 118, se llamría oganesón (Og), en honor al trabajo del químico ruso Yuri Oganessian, que descubrió elementos susperpesados y quien encontró evidencias experimentales de la isla de estabilidad.

Por tradición, el descubridor de un nuevo elemento tiene el honor de nombrarle y asignarle un símbolo, pero la IUPAC tiene la última palabra y la tarea de aprobarlo. Además, en anteriores ocasiones ha habido polémica cuando varios grupos decián ser los primeros en haber descubierto un elemento químico.

De forma habitual, los elementos se nombran refiriéndose a un concepto mitológico o a un personaje, a un mineral o sustancia similar, a un lugar, a una propiedad o a un científico.

Mientras la IUPAC consolida estos nombramientos, los laboratorios implicados en los descubrimientos de los elementos que completaron la séptima fila de la tabla periódica, ya trabajan en producir los primeros elementos químicos de la octava fila. Se cree que allí, y a apartir del elemento 120, se puede llegar a la isla de estabilidad, un fenómeno que permitiría producir átomos súperpesados estables y que serían extremadamente interesantes para estudiar la física nuclear o en el futuro producir elementos con interesantes propiedades.