Lágrimas de San Lorenzo¿Cuál es la mejor hora para ver esta noche la lluvia de estrellas de las Perseidas?

Si tienen paciencia, el número de estrellas fugaces por hora, desde un lugar oscuro, puede alcanzar el centenar, cerca de dos por minuto

MADRIDActualizado:

«Algunos meteoros dejaron tras de sí hermosísimos rastros luminosos, que tardaban hasta treinta segundos en desaparecer», contaba ABC, el 15 de agosto de 1909, sobre la lluvia de las Perseidas que se acababa de producir. Un fenómeno astronómico que cada verano reúne, desde hace siglos, a multitud de curiosos.

Hablamos de esos meteoritos espectaculares —fragmentos de un cometa que siguen la misma órbita tras desprenderse de este— que pueden superar los 50 kilómetros por segundo. Cuando estos «escombros» espaciales son atrapados por el campo gravitatorio de la Tierra y entran a gran velocidad en la atmósfera, se calcinan en su contacto con los gases. Es entonces cuando se muestran brillantes durante una fracción de segundo, formando lo que popularmente conocemos como estrellas fugaces o lluvia de estrellas.

Aunque la que se produce estos días no es la más activa del año —las Cuadrántidas, en enero, y las Gemínidas, en diciembre, generan más cantidad por hora— las Perseidas son posiblemente las más populares del hemisferio norte. Su momento de máxima intensidad suele producirse a mediados de agosto y se hace más visible entre el 23 de julio y el 22 de agosto. No hay que olvidar que estamos en unas fechas en las que el cielo está despejado en muchos lugares de Europa, Asia y Norteamérica.

Pero, ¿cuál es el mejor día y la mejor hora para ver las Perseidas en España? El momento más óptimo es precisamente en la madrugada de hoy, del sábado al domingo. Sin embargo, este año no es el más favorable para observar las estrellas fugaces, puesto que la Luna se encuentra en fase menguante y hará su aparición por el este en torno a la medianoche, iluminando el cielo a partir de ese momento. Ya saben que, para disfrutar de este tipo de fenómenos, lo mejor es rodearse de la máxima oscuridad posible en algún sitio alejado de las grandes ciudades.

http://www.brightcove.com/?source=brightcove&medio=abc&id=5536304493001&referenceId=ABC-5536304493001&channel=&image=https%3A%2F%2Fcomeresaprensa-a.akamaihd.net%2Fpmd%2F55814260001%2F201708%2F55814260001_5536313094001_5536304493001-vs.jpg%3FpubId%3D55814260001%26videoId%3D5536304493001&name=Gu%C3%ADa%20para%20ver%20las%20Perseidas%20&description=La%20noche%20del%2012%20al%2013%20de%20agosto%20ser%C3%A1%20la%20mejor%20para%20ver%20la%20lluvia%20de%20estrellas&live=false&linkURL=http%3A%2F%2Fwww.abc.es%2Fciencia%2Fabci-lluvia-estrellas-perseidas-vuelve-5536304493001-20170809115636_video.html&duration=52267

En este sentido, lo preferible será observar el cielo desde que comience a anochecer, a eso de las 21.15 horas, hasta la medianoche, mientras el cielo esté oscuro. Si tienen paciencia, el número de estrellas fugaces por hora, desde un lugar lo más alejado de las luces de la ciudad y con un cielo despejado, puede alcanzar el centenar. Eso es cerca de dos Perseidas por minuto.

Si el cielo estuviese nublado en el punto en que nos encontremos esta noche, puede volver a intentarlo durante la madrugada del domingo al lunes, ya que, aunque no disfrutemos hoy de su máxima actividad, el número de meteoros observados por hora varía muy rápidamente de un día a otro dependiendo de la densidad de los fragmentos en la estela del cometa. En las noches siguientes, eso sí, la Luna se irá levantando un poco más tarde cada día que pase, dificultando su visibilidad.

A 100 kilómetros

La visibilidad de estas «Lágrimas de San Lorenzo» —como se las conoce también— depende igualmente de la velocidad de penetración de los fragmentos del cometa en la atmósfera de la Tierra. Los meteoros suelen hacerse brillantes a una altura de, aproximadamente, 100 kilómetros. Pero si son capaces de descender hasta los 20 kilómetros de altura, pueden dar lugar a espectaculares bolas de fuego con brillos mayores que el del planeta Venus. En ocasiones, hasta generan la ilusión de que están demasiado cerca de la superficie terrestre.

De todas formas, la gran mayoría de los meteoritos, que suelen tener menos de un kilogramo de peso, se calcinan al entrar en contacto con la atmósfera. Los de mayor tamaño y más densos, sin embargo, pueden alcanzar el suelo.

Aunque suele recomendarse dirigir la vista hacia la zona más despejada de nubes, la que menos contaminación lumínica tenga y la más alejada de la posición de la Luna, lo cierto es que las Perseidas pueden aparecer en cualquier lugar de la bóveda celeste. No hace falta ningún telescopio o prismáticos para observarlos, tan solo tumbarse mirando al cielo y disfrutar de la magia.