Lanzamiento de un cohete V-2, inventado por los nazis y crucial en la conquista del espacio - YOUTUBE/ Vídeo: ABC

Un cohete inventado por los nazis, la primera máquina que llegó al espacio

Fue diseñado para atacar a civiles y construido por esclavos, pero se convirtió en el punto de partida de la exploración espacial. Wernher Von Braun, científico de las SS que lo desarrolló, se convirtió en héroe de Disney y de la NASA

MADRIDActualizado:

El 3 de octubre de 1942 un trueno rasgó el cielo en una base secreta de la Alemania nazi, cerca de localidad de Peenemünde. Bajo la atenta mirada de un nutrido grupo de ingenieros y científicos, un cohete A-4 («Aggregat 4»), de 12 toneladas de peso, rugió y despegó de su plataforma. El artefacto se elevó con decisión hacia las alturas, como si estuviera suspendido por una fuerza fantasmal. El furioso motor, alimentado con alcohol etílico y oxígeno líquido, le hizo viajar 190 kilómetros y elevarlo hasta los 38 kilómetros de altura.

Europa estaba luchando furiosamente en la Segunda Guerra Mundial cuando, sin que nadie lo sospechara, la carrera espacial dio su primer paso. Un 20 de junio de 1944 uno de estos cohetes A-4 atravesó la línea de Karmán, un límite situado a 100 kilómetros de altura, y llegó al espacio exterior, por primera vez en la historia. Pero su desarrollo no estaba motivado por el amor a la ciencia. En septiembre de ese mismo mes, los nazis comenzaron a lanzar cohetes A-4 cargados con explosivos sobre ciudades como Lieja, Amberes y Londres para vengarse por los bombardeos aliados sobre las ciudades alemanas. Acababa de nacer el misil balístico y el A4 se había convertido en el V-2 o «Vergeltungswaffe 2», «Arma de la venganza 2». Su destino era matar y fue construido con mano de obra esclava en campos de concentración, pero fue absolutamente crucial en el desarrollo de los cohetes espaciales. La prueba más directa es que su desarrollador, el ingeniero alemán Wernher Von Braun, fue también el «héroe» de los Estados Unidos de América que diseñó el cohete que llevó al hombre a la Luna.

Estragos causados por un misil V-2 en el barrio de Whitechapel, Londres, el 27 de marzo de 1945. El cohete mató a 134 personas
Estragos causados por un misil V-2 en el barrio de Whitechapel, Londres, el 27 de marzo de 1945. El cohete mató a 134 personas- Imperial War Museum

«A pesar de lo deplorable que pueda resultar, los primeros pasos de la carrera espacial fueron un producto de la Guerra Fría y la carrera de armamentos», escribió Alan J. Levine en su obra «The missile and space race». «La mayoría de los cohetes que hicieron posible llegar al espacio fueron misiles militares modificados».

Los pioneros del espacio comenzaron su labor haciendo la guerra. Los principales diseñadores del monstruoso cohete soviético «R-7», que puso en órbita el Sputnik, el primer satélite artificial, diseñaron aviones de combate y lanzacohetes durante la contienda mundial. En los Estados Unidos, decenas de científicos del régimen nazi permitieron que el hombre llegara a la Luna con el programa Apolo. Y antes de eso, durante los años treinta, el recién nacido Laboratorio Aeronáutico Guggenheim en el Caltech (GALCIT) trabajó en aplicaciones militares para los misiles antes de convertirse en el famoso Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), ya en 1944. La propia NASA, hoy el emblema de la exploración espacial, nació en 1958 con el objetivo de luchar contra el aplastante dominio soviético del espacio.

A pesar de que tanto en los Estados Unidos como en la Unión Soviética importantes científicos como Robert Goddard y Sergei Korolev, erigieron la base de la ciencia de los cohetes, el punto de partida de las primeras naves espaciales es el misil de guerra alemán V-2. Este cohete fue fruto del trabajo de Herman Oberth y, sobre todo, de un joven físico llamado Wernher Von Braun, quien encontró en el regimen nazi un medio para financiar y trabajar en el desarrollo de los cohetes. Von Braun, que ostentó un cargo en las infames y criminales SS («Schutzstaffel»), estuvo al frente de la parte tecnológica en la base secreta de Peenemünde y fue crucial para el éxito de los primeros diseños. Su impresionante labor le convirtió en la posguerra en un científico clave en el programa Apolo.

Wernher Von Braun, rodeado de los líderes nazis de los que dependieron los trabajos en la base secreta de Peenemünde
Wernher Von Braun, rodeado de los líderes nazis de los que dependieron los trabajos en la base secreta de Peenemünde- Bundesarchiv

V-2: El arma de la venganza

Con sus 14 metros de altura y su potente motor el V-2 era capaz de transportar una carga de 1.000 kilogramos de explosivo a 300 kilómetros de distancia. Iba provisto con giroscopios para controlar el rumbo, con una escasa precisión que solo mejoró a medida que avanzó la guerra. Sin embargo, volaba tan rápido que resultaba imposible de interceptar para los medios de la época: alcanzaba velocidades de hasta 5.760 kilómetros por hora y podía impactar a casi 3.000 km/h.

Misil V-2 en la actualidad
Misil V-2 en la actualidad- WIKIPEDIA

Tal como explica Javier Casado Pérez en «Historia y Tecnología de la Exploración Espacial», el mal desarrollo de la guerra llevó a Hitler a ordenar la producción en masa de los cohetes V-2. Desde septiembre de 1944 hasta la capitulación final, los alemanes construyeron más de 10.000 cohetes V-2, de las cuales 2.676 cayeron sobre ciudades aliadas provocando el pánico y la muerte de 9.000 personas.

Un misil para sembrar el terror

A diferencia de las otras armas, como la famosa bomba volante V-1, mucho más lenta y que podía ser interceptada, era imposible avisar de la llegada de uno de estos misiles, entre otras cosas porque solo hacían falta alrededor de cinco minutos para que el artefacto llegara al blanco después de su lanzamiento.

«De repente, hubo una gran explosión y una nube de escombros se levantó hacia el cielo en una carretera cercana. Era un V-2. Era un arma aterradora, no la oías acercarse, de repente llegaba y... ¡bang!», explicó un testigo, según recogió BBC.com.

El primer ataque sobre Londres, producido el 8 de septiembre de 1944, dejó un cráter de 10 metros de diámetro, mató a tres personas e hirió a 22. Animados por sus efectos sobre la población, los jerarcas nazis se pusieron el objetivo de producir 10.000 de estos cohetes y de lanzar 350 misiles a la semana. Mientras tanto, cientos de bombarderos británicos y estadounidenses arrasaban las ciudades alemanas en una carrera hacia la destrucción total.

Al principio, los daños causados por los V-2 fueron escasos a causa de la mala precisión de las armas. Pero aún así, el gobierno británico quiso evitar el pánico alegando que las explosiones eran causadas por problemas en las instalaciones de gas, así que los ingleses, con su proverbial sentido del humor, comenzaron a referirse a las V-2 como «cañerías de gas volantes» o «flying gas pipes».

Un arma construida por esclavos

Los ataques de las V-2 sobre las ciudades acabó resultando letal, pero los trabajos forzados y la esclavitud a los que el regimen nazi recurrió para construirlas dejó aún más víctimas.

El destino de miles de personas se selló en octubre de 1943, cuando los británicos lanzaron un bombardeo masivo sobre la base secreta de Peenemünde. En consecuencia, los alemanes trasladaron la producción de los cohetes a una gran base subterránea, cercana a Nordhausen.

Allí, acabaron empleando a 60.000 personas que se convirtieron en trabajadores esclavos, según «Dora.uah.edu». Se calcula que murieron entre 12.000 o 20.000 prisioneros en la construcción, según «V2rocket.com». En teoría, por cada V-2 fabricado fallecieron seis trabajadores esclavos.

Trabajadores esclavos trabajando en un misil V-2
Trabajadores esclavos trabajando en un misil V-2- Hanss Peter-Frentz/Amicale des déportés de Dora-Ellrich/http://dora.uah.edu

«Es algo que con frecuencia se pasa por alto, pero no debería», dijo en BBC.com Doug Millard, historiador en el Museo de Ciencia de Londres. «El programa V-2 fue enormemente caro en términos de vidas, porque los nazis usaron mano de obra esclava para fabricar estos cohetes».

Una vida en condiciones «bárbaras»

En el libro «Dora», el autor Jean Michel relata cómo era la vida en las factorías donde se contruían los V-2. Allí recuerda las memorias de Albert Speer, ministro de armamentos del III Reich, en las que el líder nazi se refería así a los operarios: «Con el rostro carente de expresión, me miraban sin verme y se quitaban mecánicamente su gorro de preso de terliz azul hasta que nuestro grupo hubo pasado... Las condiciones de vida de aquellos presos eran verdaderamente bárbaras y me invade un sentimiento de profunda consternación y de culpabilidad».

Los trabajadores provenían de otros campos de concentración donde las condiciones eran probablemente peores. Los nazis, queriendo aprovechar las habilidades técnicas de sus prisioneros, como la capacidad de soldar, internaron a sus esclavos en la inmensa factoría subterránea de Mittlebau, Mittlewerk o campo Dora, cerca del campo de concentración de Buchenwald (aquí hay un mapa del enorme complejo).

Allí, los prisioneros construían las piezas del V-2, producían oxígeno líquido, combustible sintético y otras armas experimentales. Los trabajadores esclavos no veían la luz del sol, dormían poco, recibían una pobre alimentación y las condiciones sanitarias en las que vivían eran deplorables. Muchos fueron ejecutados por intento de sabotaje y fueron colgados en las grúas que había sobre las líneas de producción, tal como relata «V2rocket.com».

El importante papel de Wernher Von Braun

Después de que los nazis transportaran la producción de cohetes a las factorías subterráneas a causa de los bombardeos de los Aliados, Von Braun se quedó en Peenemünde a cargo de las pruebas y la investigación de cohetes.

El 1 de mayo de 1964 Von Braun se convirtió en director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA
El 1 de mayo de 1964 Von Braun se convirtió en director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA- NASA

En ese tiempo coordinó los trabajos para mejorar el V-2 y para realizar nuevos diseños de naves más pesadas. Se elaboraron los planos de un nuevo cohete de dos etapas llamado «America», por su capacidad teórica de llegar a una autonomía de 4.800 kilómetros y de bombardear ciudades como Nueva York. Por fortuna, el diseño no llegó a abandonar los planos. Además, los nazis lograron romper la barrera del sonido con un misil equipado con alas y más tarde diseñaron dos cohetes aún mayores diseñados para poner cargas en órbita, y que ya en los cincuenta, después de la guerra, serían esquemas básicos sobre los que Von Braun propuso la construcción de una estación espacial.

Distintos diseños de cohetes procedentes de las investigaciones dirigidas por Von Braun
Distintos diseños de cohetes procedentes de las investigaciones dirigidas por Von Braun- WIKIMEDIA COMMONS

En marzo de 1944, la compleja relación entre Von Braun y las SS llevaron a que el físico fuera arrestado por la Gestapo, la policía secreta del régimen nazi. Entonces, se le acusó de que su principal interés en desarrollar la V-2 había sido usarla como nave espacial y no como arma, y se sugirió que tenía planes de huir y entregarle planos secretos a los Aliados. Sin embargo, el crucial papel de Von Braun en la guerra hizo que fuera rápidamente liberado para continuar sus trabajos.

El fin de la guerra arranca la era espacial

Según escribió Alan J. Levine en «The missile and space race», los cohetes V-2 tuvieron un efecto escaso en la guerra en favor de los nazis, y en realidad fueron «un desperdicio idiota de recursos. Von Braun, aunque sin intención, dañó mucho más a los nazis que muchos cuidadosos planes de los Aliados».

El motivo es que los V-2 supusieron un coste ingente de recursos e implicaron un gasto del 10 o del 15 por ciento de la escasa producción de combustible en Alemania, que era crucial para continuar la guerra. Además, se desviaron a los cohetes recursos necesarios para producir submarinos, aviones y otros equipos electrónicos.

Esquema de un cohete V-2. En el centro destacan dos grandes depósitos de alcohol etílico y oxígeno líquido
Esquema de un cohete V-2. En el centro destacan dos grandes depósitos de alcohol etílico y oxígeno líquido- WIKIPEDIA

Sin embargo, el fin de la Segunda Guerra Mundial despertó el interés en los cohetes y los viajes espaciales. Aunque el V-2 llegó tarde para influir en la contienda, «impresionó profundamente a todo el mundo; el viaje espacial, casi un chiste para mucha gente antes de la guerra, ahora parecía una posibilidad real, e incluso inminente», escribió Levine. Además, el espacio y los cohetes parecían un desarrollo natural para las recién creadas armas atómicas.

Operación «Paperclip»

Por este motivo, la Unión soviética y los Estados Unidos comenzaron una carrera por conseguir tantos cohetes V-2 y científicos, ingenieros y técnicos alemanes como fuera posible, en previsión de la Guerra Fría que estaba por comenzar.

Von Brau, con el brazo roto tras un accidente de coches, en el momento de entregarse a los Estados Unidos para continuar su trabajo en cohetes
Von Brau, con el brazo roto tras un accidente de coches, en el momento de entregarse a los Estados Unidos para continuar su trabajo en cohetes- WIKIPEDIA

Los estadounidenses trataron de adelantarse a los soviéticos con la operacion «Paperclip» y atraer al personal alemán implicado en la fabricación de las V-2. Al mismo tiempo, lanzaron una operación militar para capturar 100 cohetes V-2 en territorio alemán. En una misión contrarreloj, los americanos entraron en la factoría de Mittlewerk, a pesar de que estaba situada en la zona que le correspondía ocupar a los soviéticos, y se llevaron 360 furgonetas cargadas de material.

Von Braun, ¿héroe o villano?

Para alivio de los estadounidenses, Von Braun y 500 miembros de su equipo se rindieron a los americanos y les llevaron ante una gran cantidad de documentos fundamentales para el desarrollo de los cohetes. Finalmente, en el verano de 1945, con la caída de la Alemania de Hitler, los estadounidenses ofrecieron un contrato a Wernher Von Braun y a otros 127 miembros clave de su equipo para seguir trabajando en Estados Unidos en el desarrollo de cohetes. A pesar de la oposición de figuras como Albert Einstein o Edgar Hoover, este contrato les eximió de culpa por las muertes ocasionadas con las armas desarrolladas por ellos y por el uso de decenas de miles de esclavos. También les garantizó la nacionalidad estadounidense y un cobijo para sus familias.

Von Braun obtuvo su nueva nacionalidad en 1955. Al principio trabajó para el ejército de los Estados Unidos en el desarrollo de misiles balísticos, como el Redstone, que luego fueron usados por usados por la NASA para los primeros lanzamientos del programa «Mercury», cuyo fin era enviar al primer astronauta estadounidense al espacio en respueta al prodigioso vuelo del soviético Yuri Gagarin.

En 1960, las labores de investigación de Von Braun y su equipo se transfirieron a la NASA. Entonces, se les encomendó la construcción de los gigantescos cohetes Saturno, que llevaron al hombre a la Luna. Von Braun se convirtió en el director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA y adquirió fama como portavoz de la exploración espacial del país. También participó en programas de televisión de Disney dedicados a la exploración espacial.

En contra de los críticos que recordaron el oscuro pasado del físico, otros argumentaron que Von Braun en realidad no tuvo elección a la hora de decidir si trabajaba o no en las V-2. «Esto no era una opción, porque habría llevado a su propia detención. Tanto si Von Braun sintió no compasión por los abusos sufridos por los trabajadores esclavos, no estaba en posición de negociar los términos de su servicio a las SS o a Hitler», argumentan en «V2Rocket.com».

La primera fotografía desde el espacio

Sea como sea, el cohete V-2 fue el precursor de los cohetes espaciales utilizados por Estados Unidos y la Unión Soviética. Los americanos dispararon 70 V-2, hechos con piezas americanas, entre 1946 y 1952. El 24 de octubre de 1946, un cohete V-2 lanzado por los estadounidenses consiguió la primera fotografía de la historia desde el espacio. Ya en 1949 un cohete V-2 con dos estapas alcanzó los 400 kilómetros de altura.

Primera fotografía de la historia tomada desde el espacio, desde un cohete V-2
Primera fotografía de la historia tomada desde el espacio, desde un cohete V-2- U.S. Army

Los soviéticos también estuvieron muy interesados en el V-2. Consiguieron atraer a algunos científicos e ingenieros nazis, a través de la «Operación Osoaviakhim», y reiniciaron la producción de misiles V-2 en la factoría Mittlewerk bajo la supervisión del alemán Helmut Gottrup. Así, lograron construir una réplica del V-2, el misil R-1.

El personal de origen soviético pronto dejó a un lado las contribuciones de los alemanes. En pocos años los soviéticos comenzaron a construir misiles cada vez más sofisticados. Una de las últimas versiones de los misiles V-2 fue el R-11, que en la primera guerra del golfo adquirió fama bajo el nombre de «Scud». Así, bajo la estela de cohetes letales, el viaje espacial se convirtió en una herramienta científica que en realidad enmascaraba la tensión generada en la Guerra Fría.